El doctor Filártiga falleció este viernes en Asunción a los 86 años. Durante toda su vida luchó contra los agrotóxicos y desde 1976 denuncia el asesinato de su hijo Joelito, de 17 años, por la dictadura stronista. Su lucha llegó al cine de la mano de Anthony Hopkins, que lo interpretó en la película La guerra de un solo hombre, donde busca justicia por la muerte del joven.

Viernes 5 de julio de 2019. El médico paraguayo Joel Holden Filártiga Ferreira falleció durante la madrugada de este viernes en Asunción, a los 86 años. Fue conocido en el mundo por su lucha incansable contra el régimen dictatorial de Alfredo Stroessner.
Su férrea lucha contra las injusticias y la dictadura incluyó también la fuerte militancia a favor de la defensa del ambiente y la salud, sobre todo frente a las amenazas de los agrotóxicos. Joel Filártiga fue médico alergista, pintor, dibujante y poeta y un consultor permanente para todo aquel que recurriera a sus conocimientos, sobre todo periodistas y estudiantes.
Durante los últimos 40 años, denunció el asesinato de su hijo Joelito Filártiga durante la dictadura stronista: Joelito Filártiga, de 17 años de edad, fue secuestrado el 29 de marzo de 1976 de su casa en Asunción. Cuatro horas más tarde apareció su cadáver, brutalmente torturado. Su padre expuso el cuerpo de su hijo para que todas las personas que fuesen a ofrecer sus condolencias pudiesen ver las heridas de las torturas.
Filártiga falleció esta madrugada a los 86 años, a causa de su deteriorada salud. En noviembre, la Cámara de Senadores del Paraguay le rindió homenaje por su lucha incansable por la libertad y la justicia en su país, cuando manifestó que “ninguna justicia puede ser con muerte”.
Los medios de prensa de Paraguay dan cuenta que Joel Holden Filártiga Ferreira nació en la ciudad de Ybytymí, Departamento de Paraguarí. Estudió Medicina en la Universidad Nacional de Asunción y en la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York.
Su hijo falleció el 30 de marzo de 1976: tenía solo 17 años y fue víctima de la dictadura stronista. La Policía había intentado disfrazar el hecho calificándolo de supuesto crimen pasional.
Todo esto empujó Filártiga a emprender una incansable lucha para esclarecer el crimen de Joelito que en 1976 fue secuestrado, torturado y finalmente asesinado por Americo Pena-Irala, inspector de la policía política del régimen de Stroessner en Asunción. Cuando el padre del asesinado solicitó justicia en las cortes paraguayas, su abogado fue arrestado y se le prohibió el ejercicio de su profesión.
Poco después, el policía Pena llegó a Estados Unidos.
Por su parte, Filartiga también había llegado a ese país en calidad de refugiado. En Estados Unidos presentó una demanda contra el inspector, acusado de dar muerte a su hijo, por violación del derecho internacional. El inspector fue deportado pero no así juzgado.En 1980 la Justicia estadounidense falló a favor de la familia Filártiga, concediéndoles un resarcimiento económico.
Su vida fue una inspiración y en 1990 se realizó una película basada en su lucha. Un hombre en guerra llevó a la pantalla grande la batalla del médico que buscaba justicia por el asesinato de su hijo.

Un hombre en guerra

la guerra de un hombre

El actor Anthony Hopkins interpretó en 1991 al doctor Joel Filártiga en la película La guerra de un hombre (One Man’s War), donde el médico busca justicia por el asesinato de su hijo. Para el médico, esta situación significó “una gran emoción”. Fue la primera película que hizo Hopkins luego de ganar un Oscar por El silencio de los inocentes. Según Filártiga, el actor británico trabajó gratis para este largometraje.
La película, dirigida por Sergio Toledo, contó con la participación de la argentina Norma Aleandro y el músico panameño Rubén Blades, así como también Fernanda Torres, de Brasil. Hopkins encarnó a Filártiga. Este film fue una iniciativa de Amnistía Internacional, producida por Channel 4, de Inglaterra, y HBO poco después de la caída de Stroessner. Se filmó en Ciudad de México, Veracruz y Tlacotalpan.

El caso Filártiga

joelito filártiga

Joelito Filártiga, de 17 años de edad, fue secuestrado el 29 de marzo de 1976 de su casa en Asunción. Cuatro horas más tarde apareció su cadáver, brutalmente torturado. El largometraje gira en torno a esa búsqueda de justicia. Filártiga recordó en declaraciones al diario paraguayo Última Hora que la persecución en su contra comenzó por su lucha contra el uso de agroquímicos en los campos.
Para el médico, la dictadura de Stroessner mató a su hijo porque querían afectarlo a él, por su línea de pensamiento. Sospecha que, así, intentaron causarle algún infarto, pero su corazón soportó la pérdida y su fortaleza lo ayudó a buscar justicia.
Otro aspecto que influyó en el asesinato de Joelito fue que su padre trabajaba de cerca con las ligas agrarias.
El comisario Américo Peña Irala fue sindicado como verdadero responsable del asesinato de Joelito. Una paciente del doctor Filártiga, nieta de un suboficial que estuvo presente cuando torturaban al hijo, le contó los detalles.
La familia Filártiga hizo la denuncia, pero esta no lograba avanzar. Inclusive el comisario desapareció de Paraguay sigilosamente; fue detenido en Nueva York, Estados Unidos, y condenado en 1984 por un juez estadounidense. El magistrado también ordenó al Estado paraguayo indemnizar a la familia de la víctima.