Las medidas, a contramano del rumbo económico que defiende y aplicó desde 2015 la Alianza de Gobierno, anunciadas por Mauricio Macri “para poner plata en el bolsillo de la gente”, tendrán un costo fiscal estimado en 40 mil millones de pesos, pero fueron diseñadas para que las provincias aporten la mayor parte. Misiones, de acuerdo con cálculos del senador Maurice Closs perderá ingresos por más de 1.200 millones de pesos. Ministros de Hacienda se reunirán en el CFI, aunque algunos medios hablan de cumbre urgente de gobernadores.

Sábado 17 de agosto. Entre el jueves y ayer, el presidente Mauricio Macri anunció una serie de medidas que, según sus propias palabras, son respuestas al mensaje de las urnas y están destinadas a mitigar el impacto inflacionario de la devaluación luego del resultado del 11A
Mediante decretos y resoluciones, el Presidente decidió la suba del 20 por ciento del mínimo no imponible para el Impuesto a las Ganancias, la reducción del 50 por ciento de los anticipos de ese impuesto entre octubre y diciembre y la devolución de lo pagado para septiembre a los monotributistas. Además, dispuso el congelamiento de los combustibles a valores del viernes de la semana pasada y la eliminación del IVA para los productos de la canasta básica alimentaria.
El costo real fue estimado oficialmente en 40 mil millones de pesos, pero según cálculos realizados por el Consejo Federal de Impuestos (CFI), compuesto por los ministros de Economía de las provincias, será de 50milmillones. Destacan además que el costo fiscal recaerán en las jurisdicciones provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sólo por Ganancias es de 29.654 millones de pesos. Si se excluye a la Capital Federal, son 27.989 millones de pesos menos los que dejarán de recibir las provincias en concepto de coparticipación.
En ese cálculo no está incluido el impacto que tendrá la eliminación del IVA a productos de la canasta básica. El 89 por ciento de ese impuesto se coparticipa a las provincias. El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) calculó en 11.300 millones de pesos el impacto del IVA, y lo coparticipable serían entonces unos 10 mil millones de pesos.
En el caso de Misiones, el senador Maurice Closs, que gobernó la provincia desde 2007 a 2015, estimó que la pérdida de ingresos coparticipables hasta fin de año superarán los 1.200 millones de pesos.
Críticas de gobernadores y Fernández
Por eso hubo un fuerte cuestionamiento de las provincias a las medidas de Macri post-PASO. Gobernadores de la oposición que apoyan a la fórmula Fernández-Fernández, se aglutinaron detrás del reclamo por el impacto fiscal de las medidas anunciadas por el Presidente para paliar la devaluación y algunos hasta piensan en recurrir a los tribunales.
La Comisión Federal de Impuestos, que administran los gobernadores, hizo circular ayer un documento con el cálculo del impacto que tendrá para las provincias la elevación del impacto de Ganancias y la reducción del pago del Monotributo, dos impuestos coparticipables. Varios gobernadores mantuvieron contactos telefónicos y estudian exigir una compensación.
Alberto Fernández se sumó a las críticas de las medidas de Macri interpetando que sólo “busca golpes de efecto electorales”
A través de su cuenta de Twitter, el candidato presidencial de Frente de Todos opinó que “actúan sobre los efectos y no sobre las causas de la crisis económica que han generado” y que “desfinancian a las provincia”, entre otras cosas. Además, cuestionó a Mauricio Macri: “debe trabajar como presidente y separar su rol de candidato”.
En la serie de mensajes en su cuenta considera que “no parece razonable reducir el IVA indiscriminadamente como se ha hecho. Ello no redundará en una merma de los precios.
-Seguramente se convertirá en una ganancia adicional para las empresas. Hubiera sido mejor devolver el IVA a los sectores más postergados.
-Las medidas anunciadas por el Gobierno actúan sobre los efectos y no sobre las causas de la crisis económica que han generado. Con estas medidas solo desfinancian a las provincias.
-Son, además, una muestra más de desaprensión hacia el interior del país. Todo se hizo sin haber consultado a los gobernadores, cuando son sus provincias las que pierden 1.500 millones de dólares de recaudación fiscal con esas decisiones.
-El presidente debe trabajar como presidente y separar su rol de candidato. Busca golpes de efecto electorales en lugar de soluciones a los padecimientos que sufren los sectores más débiles.
-La Argentina debe superar la crisis que la mala gestión del Gobierno nacional ha causado y es el presidente el que debe resolverlo con seriedad y despojado de sus ambiciones electorales.