Entusiasta con la utilización de los residuos industriales para generar energía, el diputado provincial Víctor Kreimer habló sobre la factibilidad de avanzar en ese sentido bajo la coordinación del Estado. El impacto en los costos de la industria si se genera energía por biomasa es un elemento a tener en cuenta -dice-, mientras recuerda que impactará también en la generación de trabajo.

Miércoles 28 de agosto de 2019. Misiones tiene un enorme potencial para generar energía utilizando biomasa, planteado desde dos posibilidades: utilizar el excedente y residuos que la propia actividad industrial produce o por otra parte, planificar el crecimiento de forestación, cultivos, destinados a ser utilizado para generación de energía. En principio, el diputado provincial de Trabajo y Progreso, Víctor Kreimer, prefiere el aprovechamiento de los residuos porque previamente hubo procesos para generar valores, como la propia actividad industrial, dice.
El legislador asegura que este esquema es viable en Misiones y propone, en ese sentido, la ubicación de plantas en zonas de actividad industrial que deje residuos, como la generación de aserrín. “Hay que aprovechar bien los parques industriales o concentraciones de industrias madereras y donde no hayan, hay que planificar para que con los años se generen esos nodos que generarán residuos –biomasa- que finalmente servirán de combustible para la generación de energía”.
La biomasa tiene enorme ventaja frente a otras generaciones de energía sobre todo porque se puede generar a escala, es decir, comenzar a desarrollar las plantas generadoras en regiones donde hay biomasa disponible y planificar para los próximos años más generación de biomasa que resultarán en plantas de energías, propone el diputado Kreimer.
En este sentido, la semana pasada comenzó la construcción de la generadora eléctrica con biomasa en Cerro Azul, un emprendimiento público privado donde participan la empresa Molino Matilde Sociedad Anónima, el municipio, la Provincia de Misiones y la Nación.
Esta planta de Cerro Azul aprovechará los subproductos y residuos de los aserraderos de la zona para generar vapor que activará la turbina que producirá 3,2 megavatios. Con ello, pretenden cubrir el 70 por ciento de la demanda de energía de la localidad, informaron. Generarán generará energía limpia a partir de la utilización de tecnología de punta –con cuidado del ambiente- para sacar a Cerro Azul de las permanentes caídas de tensión eléctrica, informaron.
El Ministerio de Energía y Minería de la Nación adjudicó la construcción de esta planta que cuenta, a su vez, con el estudio de impacto ambiental aprobado hace dos años a través de una audiencia pública.

Energía con biomasa

La generación de energía con biomasa utiliza la materia orgánica como fuente de energía, ya sean restos de madera, como pellets o aserrín, restos de podas o deshechos de agricultura como cáscaras de frutos secos. Esa biomasa es la fuente energética y por lo tanto, se trata de una producción de energía más barata frente a los sistemas tradicionales, es renovable y tiene menos emisiones por su forma de combustión. También es sustentable siempre y cuando la materia orgánica se obtenga de forma controlada y sostenible o se utilicen los residuos industriales.
Para procesar la biomasa, utilizan calderas donde el material se quema de a poco (y las cenizas pueden convertirse, incluso, en abonos, para usos posteriores).
La energía que se produce puede ser almacenada en baterías (acumuladores), para almacenar, utilizar a posteriori o vender el calor sobrante que generan. Los usos son múltiples, aunque se utiliza por lo general para generar calor o para generar electricidad para uso industrial o también familiar, como la instalación de calderas o calefactores de biomasa en las viviendas, como también para calentar agua para uso doméstico o industrial.
En el mundo hay cinco grandes centrales –todas en Europa- de energía a través de biomasa: en Inglaterra, Polonia y tres en Finlandia.

El enorme potencial misionero

Además del potencial que tiene Misiones, el diputado provincial Víctor Kreimer explicó habló también sobre la factibilidad de avanzar en ese sentido, con proyecciones estimadas en 25 años; sobre el papel que juega el Estado en la generación de energía por biomasa, a partir de la regulación y la organización de toda la cadena que interviene y, además, sobre el impacto que tendría la generación de energía por biomasa en los costos de la industria en una provincia como Misiones.
Kreimer indicó que el estudio de factibilidad con el que cuenta prevé la construcción de 15 generadoras de energía con biomasa para toda Misiones, en unos 25 años, donde se podrían generar 600 megas, “que es más de lo que hoy consume Misiones”, con el agregado –dijo- que es una fuente de energía “absolutamente propia. Si hablamos de soberanía, se trata de un recurso que no necesitaríamos compartir sino convertirlo en la fuente de abastecimiento para generar energía propia”.
Entiende que no se puede avanzar de un día para el otro pero si proyectar a través de un esquema de crecimiento sólido, aprovechando también la tasa de crecimiento diferencial de bosques que tiene Misiones. “Generamos con recursos propios y se podría poner dinero en los bolsillos de los colonos, ya que les permitiría aprovechar de mejor manera cada hectárea y también trabajar la recuperación de bosques. Misiones tiene medio millón de hectáreas que son capueras totalmente aprovechables. La forma de recuperar es plantando árboles para generar mejoras en el clima, volver a enriquecer la tierra, y esto si se planifica bien, y se trabaja de forma ordenada, se puede generar energía eléctrica”.

Planificar desde el Estado

Cuando habla de planificación, Kreimer rescata la intervención “fundamental del Estado” porque se requiere mucha coordinación. “Hablamos de un proyecto de este tipo con horizonte a más de 25 años y ello requiere planificar el desarrollo de bosques, acompañar estas producciones con políticas activas para potenciar el trabajo de los colonos en las chacras porque deberán comprender que al modificar sus prácticas, están contribuyendo a su propio beneficio, dando más riqueza a cada hectárea”.
Habla, en ese sentido, de compartir, por ejemplo, la explotación de sus tierras con bosques y agricultura, ganadería o generación de bosques, de árboles para biomasa. En ese sentido, el Estado debe acompañar a los privados, sobre todo porque también las inversiones para generar las plantas de energía son importantes: “son pocas las empresas que pueden empezar con proyectos de este tipo por sus propios medios”, reflexionó.
Kreimer reforzó de manera reiterada la idea de instalar plantas en proximidades a industrias y aserraderos, con el ordenamiento desde el Estado, “que acompañe, coordine y defina a mediano y largo plazo, hacia dónde va la provincia”, en cuanto a la generación de energía por biomasa y a la producción de la materia prima que demandarán esas plantas.
Para el legislador, Misiones tiene ventajas muy marcadas frente a otros lugares, sobre todo por el aprovechamiento de biomasa que hacen grandes empresas industriales como Alto Paraná y Papel Misionero, que hace años generan energía. Pero al expandir estas experiencias, “claramente el Estado tiene que ser el principal protagonista para aprovechar este recurso que es un eje de desarrollo para Misiones”. La biomasa genera empleo, como todos los eslabones de la cadena de valor que participan: plantar, cosechar, transportar y generar energía sin contar la actividad industrial que genere el polo mueblero –por ejemplo-, para desarrollar cortes de casa o lo que la foresto industria determine, indicó.
Como se trata de una cadena que genera “mucho valor”, el Estado tiene la posibilidad de recuperar las inversiones a través de la mayor actividad económica que generará e, incluso, por la recaudación de impuestos: “la inversión que hace es una llave para genera bienestar a los misioneros que hoy necesitan trabajo. Recordemos que hay lugares en Misiones donde con poca inversión se puede planificar y desarrollar una alternativa que genere energía barata, puestos de trabajo y que a su vez, nos dará mayor disponibilidad energética, que es uno de los principales problemas que tenemos cuando miramos hacia adelante con la instalación de nuevas industrias”.

Aporta al crecimiento

Si bien el potencial es una realidad, recién en los últimos años comenzó a retomar un fuerte impulso este tema, utilizado hace medio siglo en varias regiones. “Hay un cambio cultural. Se consideraba como una contribución muy marginal o una posibilidad de resolver algún tema puntual de empresas puntuales, pero con la gestión del gobernador Hugo Passalacqua y el ministro provincial de Energía, Sergio Lanziani, se empezó a entender la posibilidad que representa la biomasa como eje de crecimiento. A partir de entender eso, hay una rueda que debe comenzar a girar e incorporar a muchos privados, como los aserraderos: son pequeñas empresas con poca cantidad de biomasa pero si las agrupás, planificás y buscás los excedentes para acercar con una logística simple hasta la panta de generación, te encontrás con que podés genera energía de menor costo. Eso, que para mucho es basura, se puede adquirir y de paso resolvés un problema ambiental”, dijo.
La industria provincial todavía tiene la práctica de quemar el aserrín o los restos de las podas y con ello generan contaminación, a pesar que el producto que queman tiene valor.

“Argentina mira el desarrollos sustentable”

El marco regulatorio nacional establece la necesidad de ser parte del sistema interconectado nacional de energía porque ello viene atado a algunos beneficios del sistema impositivo pero la propia Nación tiene planes que incentivan la utilización de energías renovables. “Argentina está mirando el desarrollo sustentable, la energía renovable es una cuestión necesaria que toma relevancia y donde Misiones, insisto, tiene una enorme ventaja competitiva”.
Los insumos están y la necesidad también. Cuando se plantea la generación de energía con biomasa que producen, por ejemplo, los parques industriales, hay que considerar el subproducto de la generación de estas energías que es el vapor.
“El vapor, en Misiones, para el secado de madera es un insumo costoso pero si generás energía con biomasa, este subproducto -el vapor- lo podés poner prácticamente gratis a disposición de los aserraderos”. Con ese ejemplo, Kreimer planteó un esquema de círculo virtuoso para hacerlo más rentable. Generamos energía barata, limpia, un insumo que es vital para que Misiones crezca y, en el medio, muchos puestos de trabajo”.

2 BIOMASA3 BIOMASA4 BIOMASA6 BIOMASA