Fuentes de la Renovación confirmaron hoy la información de Infobae que deslizó la probabilidad del encuentro entre Carlos Rovira y Cristina Fernández de Kirchner, que llega mañana a Posadas para presentar “Sinceramente” el sábado con el mismo formato de los actos que ponen en evidencia su poder de convocatoria popular. Desde esa centralidad política viene convocando a un gran acuerdo nacional que involucre a todos los sectores y clases sociales de la Argentina. La nominación de Alberto Fernández como candidato a presidente, no es fortuita ya está dotado para la reconciliación y los consensos. En pocas semanas logró tender puentes al interior del peronismo, sumar a Sergio Massa y establecer alianzas horizontales con las provincias. Los gobernadores y las provincias son considerados por AF como aliados para su gestión. Es el contexto en el que CFK llega a Misiones.

Jueves, 5 de septiembre. Carlos Rovira se reunirá con Cristina Fernández de Kirchner que estará en Posadas desde mañana a la noche cuando aterrice el vuelo de Aerolíneas Argentinas estimado para las 20:50.
La candidata a Vicepresidente tiene en agenda la presentación de su libro “Sinceramente” en un formato de actos inéditos para la política y que se convirtieron en auténticas convocatorias multitudinarias que van retroalimentando la significación de Cristina como referente insoslayable de las tradiciones populares argentinas.
Fuentes de la Renovación confirmaron hoy la información del sitito Infobae que deslizó la probabilidad del encuentro entre Rovira y CFK, en una reunión en la que participarían también el gobernador Hugo Passalacqua y el electo Oscar Herrera Ahuad.
En “Sinceramente” Cristina, en un repaso, casi íntimo de su gestión en la Casa Rosada durante ocho años, a la vez que nutre el mito de Néstor como ícono de la política argentina, va desarmando una a una las acusaciones de desprestigio que fue armando el poder fáctico desde una entramado mafioso entre sectores de la política, jueces y fiscales, servicios de espionaje y los medios hegemónicos.
El formato de las presentaciones del libro de memorias, es cierto, pone a CFK en el centro de la escena, ya que el hecho relevante de cada acto es que confirman el poder de convocatoria de la presidenta entre 2007 y 2015. En ese sentido, como se observó “no es sólo un libro. Es acto, irrupción en la escena”.
Pero hay una sustancia en su discurso: el llamado a reformular el contrato social en la Argentina. Esto es subrayado en el diálogo que mantiene con el escritor y periodista, Marcelo Figueras, que comparte el escenario con Cristina como actor de soporte para disparar preguntas que, desde lo escrito en el libro logran anclaje en el debate de la actualidad. Y es subrayado también en “Sinceramente”. Ya en su primera presentación invocó la necesidad de reformular el contrato social de ciudadanía responsable. Más allá de los términos es la convocatoria a un gran acuerdo nacional ya que involucra a todos los sectores y clases sociales de la Argentina. La nominación de Alberto Fernández como candidato a presidente, no es fortuita en ese sentido. Es sabido que AF está dotado para la política de reconciliación y los consensos. Para la rosca, en la jerga. Y no se equivocó porque en pocas semanas logró tender puentes al interior del peronismo, sumar a Sergio Massa y establecer alianzas horizontales con las provincias. Los gobernadores y las provincias son considerados por AF como aliados para su gestión. Es el contexto en el que CFK llega a Misiones.

cristina en posadas
Cristina y un mensaje de unidad
También es el contexto en el que la lectura de la información de Infobae cobra su real significación.
Destaca el sitio que la convocatoria para el sábado “incluye como consigna para los asistentes que vayan a sus presentaciones que lleven una bandera argentina pero no pancartas, no es sólo de imagen. La política local viró al ritmo de los cambios de presidentes. Y CFK se contiene al hablar para dar un mensaje de unidad y, como hizo el sábado pasado en La Plata, evitar que sus dichos profundicen la grieta y agiten los mercados. “Quiere ganar”, sostienen a su lado”.
Y con algunas simplificaciones, el medio sostiene que “durante los primeros tres años de la gestión de Mauricio Macri, el Frente Renovador de la Concordia que lidera Carlos Rovira, ex gobernador entre 1999 y 2007 y presidente de la Cámara de Representantes desde el mismo día en que dejó la gobernación, fue un partido provincial aliado de la Casa Rosada en algunas votaciones del Congreso”.
Es la primera simplificación. Nada de aliados. La decisión de colaborar con la gestión de la Casa Rosada, tiene fundamentos en la defensa de la institucionalidad y en el reconocimiento de las relaciones de fuerza en la praxis política.
La defensa de la institucionalidad
La defensa de la institucionalidad es la que reclaman todos los partidos cuando tienen responsabilidad en la administración. Es un deber cívico más allá de las diferencias que, no se expresan en los discursos sino en la gestión. Y en ese sentido, hay que revisar la toma de decisiones del gobernador Passalacqua y la conducción de la Renovación para verificar el rumbo de las políticas totalmente opuesto al neoliberalismo. No hace falta abundar en la gestión para comprobar la presencia del Estado misionero en educación, salud y lograr con pocos recursos sostener relativamente la actividad económica y el empleo. Ya desde su primer gobierno, CER arrebató a la ortodoxia las banderas del equilibrio fiscal al que se llegó, desendeudando el Estado pero no ajustando el gasto social sino con una política fiscal intensa. Hasta los empresarios más “protestones” reconocieron hace poco las virtudes de un Estado que pudo atender demandas urgentes de los más humildes y de empresarios pymes.
¿Qué hubiera pasado si…?
Esta institucionalidad es la institucionalidad que ha permitido al pueblo argentino llegar a pronunciarse en la forma categórica que lo hizo el 11 de agosto. El sociólogo francés y experto en política internacional, Raymond Aaron, admitía como disparador de sus análisis la pregunta metodológica: ¿Qué hubiera pasado si…?
Vale entonces plantearse al menos qué hubiera pasado si el todo el arco de las oposiciones hubiera rechazado in limine todos los proyectos de ley de la alianza Cambiemos. Es decir si hubiera rechazado todos los proyectos del Ejecutivo enel momento deser presentados, por no ajustarse a la lógica de sus convicciones. Vale poner en consideración la relación de fuerzas hasta después de las elecciones de medio tiempo. De un lado el poder mediático, el poder Judicial, el poder económico, la diplomacia internacional, el imperio y una mayoría dispuesta a seguir votando por la alianza conducida por el PRO. Del otro lado la razón.
No es un ejercicio inútil suponer que, con semejante desbalance y sin los escrúpulos republicanistas de los partidos tradicionales, los tratamientos de leyes se  hubieran trabado  en  las comisiones dejando terreno <bierto a los DNU. Un gobierno como el de Macri tampoco no hubiera temblado, con apoyo de la Corte Suprema, en aplicar el artículo 23 de la CN. Es decir declarar el estado de sitio argumentando conmoción interior por un conflicto de poderes. Ganas no le faltaba al establishment. La actitud colaborativa, en cambio, encerró a Macri en la lógica republicana.Y así llegamos al 11-A.
La unidad según Infobae
La nota de Infobae no elude los conflictos subyacentes en la política. Después de ese párrafo donde confunde la naturaleza de la actitud colaborativa, agrega que “previendo que ese acercamiento no sería eterno, el macrismo intentó sin éxito destronar del poder a Rovira y al gobernador Hugo Passalacqua. No lo consiguió a pesar de las gestiones del embajador en España y amigo personal de Macri, Ramón Puerta, también ex gobernador de Misiones. Tampoco rindieron frutos los esfuerzos de campaña de su otro amigo, el hoy senador Humberto Schiavoni, que cayó con sólo 15% de los votos frente al 75% de Herrera Ahuad.
Cuando este viernes Cristina Kirchner aterrice en Posadas encontrará al Frente Renovador de la Concordia y al Frente de Todos organizando juntos la presentación de su libro, Sinceramente.
A diferencia de sus viajes de gestión, la candidata a vicepresidente llegará a la provincia el día anterior por lo que tendría tiempo suficiente para alguna charla privada que, se especula, podría darse tanto con Passalacqua como con Rovira.
La presentación del libro, que tendrá lugar el día en que oficialmente arranca la campaña, replicará el manual de Oscar Parrilli, que esta semana recibió al ministro de Energía misionero, Sergio Lanziani en el Instituto Patria; al ex ministro Ricardo Escobar; y a los candidatos a diputados Cristina Brítez y Héctor Bárbaro. Por los renovadores estuvo el diputado nacional Ricardo Wellbach, el nexo entre la provincia y la Nación en cuestiones tanto políticas como electorales.