Roberto Padilla, del Consejo de Pastores de Misiones, advirtió que los evangelistas no votarán por candidatos que manifiestamente están en contra de la las dos vidas. En un mensaje que alude directamente a las listas que encabezan Alfredo Schiavoni y Cristina Brítez, aparecen expresando la tan mentada avenida del medio porque se diferencian del progresismo kirchnerista y del liberalismo de Cambiemos. Desde el debate por el aborto el año pasado tienen conciencia del poder político que ganaron.

Martes, 1° de octubre 2109. Roberto Padilla, del Consejo de Pastores advirtió que los evangelistas no votarán por candidatos que manifiestamente están en contra de la las dos vidas. Padilla, como otros pastores de las iglesias cristianas evangélicas, integra el Frente NOS, que evoca las primeras palabras de la Constitución Argentina y postula a la Presidencia al héroe de Malvinas, Juan José Gómez Centurión y para la vice a la conservadora Cynthia Hotton.
En la provincia, donde salieron terceros en las Paso con 37mil votos a pesar de no tener estructura, no postulan candidatos al Congreso, por eso concurren a las urnas con boleta corta en la categoría presidencial.
En Misiones, aunque no todas integran el Consejo, existen entre 400 y 500 iglesias evangélicas que a partir del debate por la legalización del aborto el año pasado, ganaron conciencia del peso que pueden tener en la política ya que es opinión generalizada de que las marchas celestes que ganaron las calles de todo el país fueron decisivas en la toma de decisiones del Senado para rechazar la ley tal como llegaba redactada desde Diputados.
Es sabido que los fieles de los credos evangélicos son sumamente orgánicos, dato no menor que sustenta la toma de decisiones de los pastores que en nuestro país, si bien todavía no adquirieron el poder orgánico que tienen en Brasil, tienen la fortaleza doctrinaria que sería envidia de los partidos tradicionales. Los pastores en la Argentina y en Misiones son reacios al progresismo kirchnerista tanto como al liberalismo de la Alianza del PRO con la UCR. Se puede decir, sin temor a equivocarse que expresan desde esa perspectiva la ansiada avenida del medio que en cada proceso electoral queda muy angosta por la tendencia histórica a la polarización que gana a los electores argentinos.
Pero la tienen clara en la defensa de los valores cristianos y desde esa firmeza son pragmáticos en el respaldo a los frentes políticos.
Situado en esa conciencia, el Consejo de Pastores de Misiones se muestra decidido a hacer valer su participación en el orden social.
En su paso por Misiones, el candidato Gómez Centurión fue claro al revelar que dejó el gobierno de Mauricio Macri facilitó y propició el debate por el aborto en el Congreso. Al día siguiente, el pastor Padilla acompañado de Mariano Amable, estuvieron en el programa de Ariel Sayas que se emite los martes por Canal 4. Fue cuando sin pelos en la lengua reveló que si bien no tienen una posición de respaldo explícito a ninguna candidatura a diputados nacionales, “tenemos bien claro y le decimos a nuestros fieles cuales de la listas sustentan nuestros valores. En el caso nuestro, con los pastores tuvimos una reunión con Diego Sartori”.
Advirtió seguidamente, firme aunque con una sonrisa, que “no podemos ir contra la posición de nuestros candidatos a presidente y vice, lo que ha pasado durante todo el proceso electoral y lo que fue la votación el año pasado”. Dejaron en claro así, y lo reafirmó el periodista, que no votarán por las listas que encabezan ni Alfredo Schiavoni ni Cristina Brítez.
Vale recordar que pastores misioneros firmaron la carta que los evangélicos le hicieron llegar a Macri antes de la votación en el Senado y reclamándole el veto si la ley era aprobada. El extenso texto destacaba: “En sus manos está la decisión más importante de su mandato (…) Para el pueblo evangélico aquí representado esta línea es no negociable y sabremos tener en cuenta vuestra decisión en el momento en que nos toque votar”.
Un contundente mensaje a los legisladores, sin ambigüedades, con la libertad que solo les permite el autofinanciamiento y no depender del presupuesto estatal, mensaje que hoy es dirigido a los candidatos. En lo doctrinario, los pastores no tienen nada que negociar.