Todo el arco representación política despidió hoy de pie y con aplausos a Emilio Monzó que termina su mandato después de cuatro años de presidir la Cámara de Diputados de la Nación en correspondencia con el de Mauricio Macri. El homenaje cobra dimensión especial en el contexto del cuadro de situación en América Latina. Los consensos que tejió Monzó fueron claves para la salida democrática de la Argentina y así parecen haber advertido, fundamentalmente desde el kirchnerismo, que durante los cuatro años ejerció una oposición jacobina indiferenciada de las posiciones del trotskismo. Hoy, se valora la gobernabilidad y hasta Agustín Rossi elogia el clima democrático cuando hace pocos meses hablaba de complicidad. Jorge Franco sutilmente le pasó factura a los jacobinos que hoy ante el espejo de Bolivia se muestran moderados.


Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Parlamentarios de todo el arco de representación política despidieron hoy de pie y con aplausos a Emilio Monzó que termina su mandato después de cuatro años de presidir la Cámara de Diputados de la Nación en correspondencia con el mandato de Mauricio Macri y el gobierno de la alianza Cambiemos.
El homenaje que le brindaron desde todas las bancadas constituye en sí un dato político que cobra dimensión especial en el contexto del cuadro de situación en América Latina. Los consensos que tejió Monzó fueron claves para la salida democrática de la Argentina y así parecen haber advertido, fundamentalmente desde el kirchnerismo, que durante los cuatro años ejerció una oposición jacobina indiferenciada de las posiciones del trotskismo. Cuando el diputado Agustín Rossi, reconoce hoy que “cuando volví a la Cámara hace dos años, sentí que usted había generado el mejor clima que se podía generar desde la Presidencia de la Cámara para que las mejores cosas que tenían que salir de este Congreso pudieran encontrar un cauce y un camino. Usted puso lo mejor que tenía. Y cuando uno es Presidente de la Cámara tiene siempre que poner ese valor agregado”, lo que está reconociendo es el trabajo de Monzó en función de la defensa de la democracia. En marzo de 2018, el mismo Rossi, en los límites de actitudes desestabilizadoras lo acusaba a Monzó de cómplice del “mamarracho” institucional y del mal funcionamiento de la Cámara.
No es sólo el teorema de Baglini y hoy Rossi, que parece vuelve al Ministerio de Defensa se muestra moderado y conciliador, sino que Bolivia y la bolsonarización de las alternativas latinoamericanas han puesto en valor la actitud colaborativa que el kirchnerismo denunciaba como complicidad y traición en estos años. Hoy en el Ejecutivo y la destitución de Evo parece les cambió la cabeza.
El diputado Jorge Franco, del bloque misionerista puso sobre la superficie esa significación al sostener que “sus amigos saben lo que usted hizo para sostener la gobernabilidad y la política, y probablemente no se dieron cuenta de la magnitud de lo que eso significaba. Nosotros, en nombre de la gobernabilidad, muchas veces nos tuvimos que tapar la nariz porque están por encima el civismo y la democracia. Se cumplió un deber”.

j franco
El misionero destaca así el rol preponderante que tuvo Monzó, que al asumir el último año al frente de la Presidencia reivindicó la “rosca política”. Si se leen bien las palabras de Graciela Camaño, se desoculta también el esfuerzo por sostener el funcionamiento de las instituciones que hicieron Monzó y las palomas de Cambiemos junto a las oposiciones que sostuvieron la gobernabilidad. “Muchas gracias Emilio por lo que hiciste, por lo que no hiciste”, dijo Camaño. Lo que hizo es claro: generar consensos, convencer, persuadir para votar leyes del Ejecutivo y contener así a los halcones de la Alianza, como Patricia Bullrich, Elisa Carrió, el ministro Garavano, y el poder fáctico que exigía a Macri meter presa a CFK y terminar con el peronismo.
Vale la pena publicar la información suministrada por la Cámara:

Despedida a diputados que terminan sus mandatos y especial reconocimiento a Monzó
En un clima emotivo, desde todos los bloques aplaudieron de pie al presidente de la Cámara y destacaron los valores de su gestión
Diputados de todos los bloques parlamentarios despidieron, en el marco de la sesión de hoy, a sus pares que culminan el mandato el próximo 10 de diciembre y, además, expresaron un fuerte reconocimiento hacia el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, por sus cuatro años de gestión.

con gcDesde Consenso Federal, la diputada Graciela Camaño señaló: “Usted ha sido un gran Presidente, un hombre de consensos, un hombre de grandeza humana, que ha reivindicado la política como nadie y que quizás, en ese reivindicar la política, en un espacio que no lo supo interpretar, también se inmoló. Pero aquí está usted, presidente, cumpliendo acabadamente el rol para el que lo eligieron los ciudadanos hasta el 10 de diciembre. Y eso en política quiere decir mucho”, ponderó. “Muchas gracias Emilio por lo que hiciste, por lo que no hiciste, y por lo que seguramente vas a hacer porque sos un gran dirigente político”, concluyó Camaño.
A su turno, el presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, expresó: “Usted ejerció un rol y una etapa trascendente que cumple con dos objetivos esenciales: Primero, en el manejo de la casa, jerarquizándola; y en segundo lugar porque demostró que se puede administrar con eficiencia, con transparencia y con honestidad”.
“Podemos defender con absoluta tranquilidad y convicción lo que ha sido esta gestión en la Cámara de Diputados bajo su conducción y podemos demostrar que no hay nada que se esconde, que estamos abiertos desde la página web para llegar al rincón de la vida íntima de cada uno de los legisladores, como exige la calidad de personaje público cuando uno se pone frente a la sociedad”, describió.
Por último, el diputado de la UCR concluyó: “Nadie es dueño de sacar a nadie de la política, solamente sale uno cuando siente que ha perdido las convicciones, que ha perdido el deseo colectivo por el que milita y ha perdido el sentido por lo que lucha. Yo sé que ninguna de esas cosas le ha sucedido a usted”.
En nombre del interbloque Argentina Federal, el diputado nacional Pablo Kosiner sostuvo: “Queremos reconocer en el compañero Emilio Monzó a una persona de palabra y de valores. Destacamos algo que es muy importante, y es el cumplimiento de la palabra, de articular permanentemente el diálogo”.
“Este país se podría haber ahorrado momentos difíciles si el diálogo que Monzó pregonaba y articulaba hubiese sido más escuchado. Estas son las cosas que rescata la sociedad de la política: cuando alguien cumple la palabra, cuando alguien se muestra tal cual es, cuando alguien no tiene doble discurso, cuando alguien realmente cree en el diálogo”, enfatizó.
En tanto, José Luis Gioja (FPV-PJ) manifestó: “Debo reconocer que tuve un buen jefe. Y reconocer que su actitud ha sido más que positiva. Usted es un constructor de éxitos”, resumió.

con rossi
El jefe de bancada del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi, expresó: “Después de tantos años he visto todo tipo de cosas en la Cámara de Diputados: diputados buenos, brillantes y más o menos. Me quedo con los diputados y diputadas que trabajan, que son los que hacen al funcionamiento de esta Cámara. A veces algunos resaltan más o menos. Pero los diputados y diputadas que trabajan son los que permiten llevar adelante una tarea como la del Congreso de la Nación”.
“La verdad que esto que Usted dijo la última vez que lo elegimos presidente, ‘reivindico la rosca’, es reivindicar la política. Es reivindicar la política como la herramienta que elegimos los argentinos para producir las transformaciones que cada uno, desde su lugar, cree que se tienen que hacer”.
“Cuando volví a la Cámara hace dos años, sentí que usted había generado el mejor clima que se podía generar desde la Presidencia de la Cámara para que las mejores cosas que tenían que salir de este Congreso pudieran encontrar un cauce y un camino. Usted puso lo mejor que tenía. Y cuando uno es Presidente de la Cámara tiene siempre que poner ese valor agregado”, subrayó el diputado Rossi en referencia a Monzó.
La diputada Ivana Bianchi (Unidad Justicialista) le agradeció al diputado Monzó y reflexionó: “Ha sido, aquí adentro, el presidente del federalismo, ya que para usted todos los diputados valíamos lo mismo. Siempre primó el dialogo, el escuchar y el acompañar”, resumió.
Por su parte, desde el Movimiento Evita, la diputada Araceli Ferreyra afirmó que “desde ese lugar de visibilidad, desde el sillón de la Presidencia, hizo críticas a su propio espacio político, que no es común ni usual”.
A su turno, desde el Frente Progresista Cívico y Social, el diputado Luis Contigiani expresó: “Usted es parte del modelo de reconocimiento del adversario, de la alta política, de la dignidad política y del entendimiento de que la democracia necesita ser de alta intensidad para ser tal”.
Por su parte, el diputado José de Mendiguren (FUNA) destacó “el extraordinario aporte que hizo a esta Cámara y su persona (en referencia a Monzó) a pacificar una Argentina que está en momentos difíciles”. Asimismo, añadió: “Una grieta que a través suyo pudo ser superada y nos permitió seguir legislando”.
“Muchas gracias Emilio, de todo corazón, por lo que hiciste por nosotros y por la Argentina en un momento donde la anti grieta es lo que tenía que haber triunfado”, ponderó.
Desde el Frente Cívico por Santiago, la diputada Mirta Pastoriza expresó: “Usted ha hecho honor dignamente a lo que Raúl Alfonsín siempre pregonó con respecto a la democracia. Ha concretado la aspiración que él tenía. Usted es un gran demócrata y ojalá muchos de los políticos lo tengamos a usted como ejemplo”.
El diputado José Luis Ramón, del Bloque Protectora, afirmó: “A lo largo de estos años ha demostrado tener una calidad humana y personal que permite este reconocimiento unánime sobre su liderazgo, pero por sobre todas las cosas, como persona”.
Por otra parte, el diputado Jorge Franco, del bloque Concordia Misionero, subrayó: “Sus amigos saben lo que usted hizo para sostener la gobernabilidad y la política, y probablemente no se dieron cuenta de la magnitud de lo que eso significaba. Nosotros, en nombre de la gobernabilidad, muchas veces nos tuvimos que tapar la nariz porque están por encima el civismo y la democracia. Se cumplió un deber”, concluyó.
Desde el bloque FPV-PJ, el diputado Luis Basterra valoró: “Usted siempre demostró ser coherente con su pensamiento y eso le ha costado mucho. Quiero hacer un reconocimiento a la entereza con la que ha preservado ese pensamiento, aun cuando fue maltratado desde espacios a los cuales usted pertenece, por preservar la institucionalidad de nuestra Cámara”.
Asimismo, Basterra se refirió al diputado nacional Nicolás Massot y manifestó que –a pesar de haber tenido confrontaciones- “siempre ha tenido un compromiso y han hecho un tándem que quizás sea más reconocido afuera que adentro de su propio espacio político”.
En tanto, Juan Brügge (Córdoba Federal), aseguró: “Agradezco darnos la posibilidad de poder legislar para el interior. Querido Emilio, felicitaciones por todo lo que has logrado; podés decir que tenés la tarea cumplida”, aseveró.
A su turno, Victoria Donda (SOMOS) remarcó: “Ha sido usted, señor Presidente, un hombre que ha estado a la altura de una situación política que a muchos y a muchas nos cuesta, que es presidir esta Cámara en medio de una revolución en la Argentina, que es la marea feminista. Va a pasar a la historia como el Presidente de la Cámara más deconstruido”, enfatizó.
Por último, la diputada Silvia Lospennato (PRO) expresó: “Dicen que cuando un líder provoca entusiasmo, seguirlo es fácil. Pero cuando provoca admiración por sus cualidades técnicas, humanas y morales, seguirlo es una obligación. Creo que el respeto que (Monzó) se ha ganado de todos nosotros es el mayor triunfo que va a acumular probablemente en toda su carrera política. Nos honró desde esa presidencia y a mí me honra, desde hace muchos años, como mi padrino político y un gran amigo”, finalizó emocionada.
Monzó recibió el espontáneo reconocimiento de todos los bloques desde el estrado de la Presidencia y con profunda emoción.

Prensa HCDN