En principio estaría integrada por el Ministerio del Agro y la Producción, Amayadap, Apicofom, el Colegio de Ingenieros Forestales de la Provincia, la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado y los gremios madereros. Desde SOIME auguran un buen año para el sector y aseguran que la mayoría de las empresas que se fueron a Corrientes, volvieron a Misiones.

Lunes 2 de marzo de 2020. El secretario general del Sindicato Obreros de la Industria de la Madera (SOIME), Domingo Paiva (foto), dijo que el miércoles 4 de marzo conformarán la Mesa Forestal provincial, lo que muestra la decisión del Gobierno de Misiones de darle un fuerte impulso al sector maderero.
El gremialista indicó a Misiones Plural que el 90 por ciento de las empresas madereras reabrieron sus puertas después de la parada de fin de año y entiende, en ese sentido, que la situación del sector mejorará este año.
Admitió también que es difícil mejorar la situación irregular de empresas ubicadas en la zona de San Pedro y San Vicente y confirmó que la deuda empresarial con la obra social llegó a los 15 millones de pesos.
Este sindicato tiene agremiados en los departamentos de Montecarlo, Eldorado, San Pedro y Guaraní.

-¿Cómo observan a este año desde el Soime, en cuanto a las expectativas para el sector maderero?
– Después de la parada de fin de año, arrancaron el 90 por ciento de las empresas madereras en forma normal, de las distintas ramas -carpinterías, aserraderos y terciados-, por lo que las perspectivas son alentadoras para este año. Es cierto que los acuerdos salariales no fueron lo suficientes para ganarle a la inflación, no obstante, en 2019 no tuvimos despidos y no hubo reducción de jornadas, salvo casos puntuales.

-¿Cuáles son esos casos puntuales?
-Este es otro tema que nada tiene que ver con el mercado y la demanda. Me refiero a la empresa de terciado Henter ICSA (Montecarlo) cuyos empleados están trabajando tres veces a la semana; la empresa está buscando una salida legal y comercial para regularizar la situación laboral de los trabajadores ya que tiene graves problemas con la AFIP y Rentas de Misiones, entre otros. La otra empresa es Mazter (Montecarlo) donde el problema está en el propio directorio. El resto de las empresas está trabajando normalmente.

-¿Mantuvieron en los últimos tiempos reuniones con la Asociación, Maderera, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap)?
-Sí. Así como los trabajadores tienen sus problemas, reconocemos que los empresarios, a su nivel tienen los suyos, como ser el aumento de los insumos; ya que muchos se cotizan a valor dólar como el costo de la energía entre otros. El obrero pone mucho esfuerzo para mantener la fuente laboral al igual que el empresariado.

Proyección auspiciosa

-En estos casi 90 días de Gobierno de Alberto Fernández, ¿tienen esperanza que la situación mejore?

-Sí. Todos sabemos de dónde viene el presidente Alberto Fernández. Arrancó con el ex presidente Néstor Kirchner y produjo un boom de tres o cuatro años en la economía nacional con empresarios del sector maderero en particular y de otros sectores que pudieron crecer mucho, tecnificaron sus empresas, creció la mano de obra. Eso lo traslado al 2020 donde tenemos la esperanza que la situación para el trabajador mejore considerablemente.

-En mayo deben reunirse para acordar los aumentos salariales para el 2020…
-Sí. No obstante, el año pasado se firmó una revisión salarial cada tres meses, esto nos permitió aumentos de sumas fijas y, por ejemplo, modificación de porcentajes en noviembre pasado. Este año ya se logró un incremento del 3 por ciento en febrero, en marzo el último tramo del 6 por ciento del convenio anterior; en abril y mayo el 3 por ciento cada mes. A partir de junio se discutirá cuál será el incremento desde ese mes hasta mayo de 2021. La mayoría de las empresas pagaron el bono otorgado por el Gobierno nacional.

-Usted dijo que el 90 por ciento de las empresas madereras reiniciaron sus actividades, más allá de las dos firmas que nombró, ¿cuál es la situación del 10 por ciento restante?
-Hay empresas que se encuentran en situación irregular para con los trabajadores. Por ejemplo, nos les pagan las horas extras como corresponde, no blanquean la totalidad del salario y no les pagaron el bono a los trabajadores.

-Con respecto a las empresas Henter ICSA y Mazter, ¿los trabajadores están recibiendo alguna ayuda provincial?
-Están recibiendo asistencia alimentaria. En el caso de Henter ICSA se está trabajando en una restructuración general; tuvimos una reunión para que los trabajadores pudieran tener el programa Repro o algún programa de empleo que se les pueda destinar.

-Días pasados en Campo Grande usted dialogó con el gobernador Oscar Herrera Ahuad: ¿Le planteó la situación de los trabajadores de estas de Henter ICSA y Mazter?
-Sí. Me escuchó, tomó nota. Está en gestión un subsidio que alguna vez se dio por única vez mientras puedan los trabajadores recibir algo de la Nación. ¿De qué va a servir esto? por ejemplo, Henter ICSA hoy no puede comercializar, lo está haciendo a través de terceros porque tiene bloqueado el CUIT; se está trabajando para que la Justicia le restituya el CUIT para que pueda comercializar sus productos de terciado.

-En ese diálogo, ¿Pudo hablar de la posibilidad de construcción de viviendas de madera por parte del Iprodha, por ejemplo?
-El miércoles se creará la mesa forestal provincial. En principio estaría integrada por el Ministerio del Agro y la Producción, Amayadap, Apicofom, el Colegio de Ingenieros Forestales de la Provincia, la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado y los gremios madereros. Esto demuestra el gran interés del gobernador Oscar Herrera Ahuad de darle un gran impuso al sector maderero.

-¿Hay demanda de terciados en la actualidad, no hay competencia con lo que ingresaba de los países limítrofes por ejemplo?
-Hay demanda. Así lo demuestran las empresas dedicadas a este rubro que están trabajando de manera normal y, hay demanda para trabajar mejor. El ingreso de terciado del exterior es mínimo.

-¿Cómo está la situación de las empresas exportadoras?
-Sólo el 30 por ciento de las empresas madereras se dedican a la exportación. Y las que están exportando se encuentran en un muy buen momento comercial.

-¿Hay inversiones de nuevas empresas madereras en Misiones?
-Sabemos de algunas gestiones de instalación de un mega aserradero en el norte de la provincia. Seguramente tendremos novedades al respecto en las próximas semanas. Hay empresas que se tecnificaron y que mejoraron sus líneas de producción, están saneadas, cumplen con todo y otras que como siempre se amparan en la crisis. Por eso la política empresarial tiene mucho que ver.

-Siempre está la dicotomía Misiones versus Corrientes….
-Es cierto. No hay empresarios que hayan cerrado en Misiones y decidieron irse a Corrientes. Es más, alguno que se fue a Corrientes volvió, principalmente por la falta de mano de obra capacitada y especializada en esa provincia. El compromiso fiscal que se debe pagar en Misiones fue siempre el mismo que se viene pagando desde hace años y con esa obligación fiscal las empresas igualmente crecieron.

-Las localidades de San Pedro y San Vicente se caracterizaron por tener trabajadores madereros en forma irregular. ¿Mejoró la situación laboral en las empresas situadas en estas ciudades?
-No mucho. San Pedro y San Vicente son un tema viejo porque no se pudo resolver más allá del arduo trabajo del ministerio de Trabajo de la provincia. Es una idiosincrasia muy difícil de resolver tanto de parte del empresariado como de los trabajadores.

-¿Cuál es la relación sindical con la empresa Arauco, dueña del mega aserradero en Puerto Piray?
-Buena. Tenemos un contacto directo con los directivos. No es más aquella relación donde era imposible mantener diálogo.

-El sindicato denunció con nombre y apellido a las empresas que deben el aporte de los trabajadores a la Obra Social Ospin. Según los carteles la deuda alcanza los 15 millones de pesos.
-Después de hacer pública la deuda y, a la vez notificar a las cámaras madereras, un 40 por ciento de las empresas regularizaron su situación. Hoy la deuda se ubica en unos 6 millones de pesos. A pesar de la deuda nunca los trabajadores dejaron de tener las prestaciones médicas. Tenemos una obra social-sindical solidaria; ya que se sostiene con aquellos empresarios que cumplen en tiempo y forma.

AFS – Misiones Plural