La propuesta es del Frente Popular Agrario y Social. “A raíz de la cuarentena y el distanciamiento social reiteramos la propuesta. Nos parece necesario para que la gente no circule tanto. Además, el dinero quedaría en los negocios chicos”, indicaron.

Lunes 23 de marzo de 2020. Miles de familias misioneras esperan con ansiedad que las Tarjetas Alimentar lleguen a fin de este mes. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación garantizó que aún con los inconvenientes de la cuarentena, impuesta para frenar el avance del coronavirus, las tarjetas se repartirán igual para la accesibilidad de todos y todas las beneficiarias, aunque cambiará la modalidad de entrega -que informará este lunes- pautadas en las provincias y municipios.
Teniendo en cuenta la gran necesidad de esta ayuda alimentaria, los diputados provinciales del Frente Popular Agrario y Social, Martín Sereno, Jorge Páez, y nacional, Héctor “Cacho” Bárbaro, plantearon que se busque un mecanismo para que el beneficio de la tarjeta no se utilice solamente en los grandes supermercados, sino que las familias también puedan comprar en almacenes y mercaditos de los barrios populares donde viven.
El diputado Martín Sereno señaló que cuando estuvieron en Buenos Aires, acompañados por Leonardo Moyano, se reunieron con la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales -que está bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social- Victoria Tolosa Paz, y le propusieron esta metodología.
“A raíz de la cuarentena impuesta por el Ejecutivo Nacional, con el distanciamiento social, reiteramos la propuesta ahora porque nos parece más que necesario para que la gente no circule tanto ni se aglomere alrededor de los supermercados, y además, el dinero quedaría en los negocios chicos.
La idea es implementar en Misiones algún mecanismo para que los almacenes, mercaditos y kioscos puedan vender también a través de las Tarjetas Alimentar, para lo cual el Estado debería proveer un posnet gratis a esos pequeños comercios barriales, y a través de una cuenta en el Banco Nación o el Credicoop, no les descuenten las comisiones bancarias”, dijo.

Que la inversión del Estado quede en los barrios

En su momento los legisladores lo propusieron como un mecanismo económico virtuoso, para que el gasto y la inversión del Estado en estas Tarjetas Alimentar, no se centralice sólo sólo en las grandes cadenas comerciales, si no que favorezca también a los pequeños y a los comercios barriales.
“Ahora insistimos con la propuesta, sabiendo que a fines de marzo llegarán las tarjetas a Misiones, y en el marco de la cuarentena creemos que este mecanismo sería mucho más positivo, porque permitiría reducir aún más la circulación de las personas que tienen la tarjeta en su poder y que la puedan utilizar en pequeños comercios, almacenes y kioskos habilitados en sus lugares, en las manzanas de sus barriadas.
Eso reduciría la movilidad de las personas y favorecería la medida precautoria ante la pandemia que estamos viviendo”, manifestaron.
Desde el FPAyS esperan que se concrete la propuesta para cuando las Tarjetas Alimentar, lleguen a la provincia, con un mecanismo que favorezca a la economía local y la menor circulación en el tiempo de esta cuarentena que será prolongada.
Y que en todo caso, sólo los comerciantes del barrio se trasladen hasta el mayorista para proveer su almacén.
“Creemos que este mecanismo virtuoso favorece en todo sentido, por eso lo volvimos a plantear con la esperanza de poder implementarlo para beneficio de los que menos recursos económicos tienen”, afirmó Sereno.

Las tarjetas se seguirán entregando según lo previsto

La Tarjeta Alimentar que entrega el Ministerio de Desarrollo de la Nación, está destinada a madres y padres con hijas e hijos de hasta 6 años, que al momento estén percibiendo la Asignación Universal por Hijo (AUH).
El beneficio también incluye a embarazadas a partir de los tres meses que perciban la asignación por embarazo y personas con discapacidad que reciban la AUH.
Entre la mitad de diciembre y el 28 de febrero se acreditaron 922.517 tarjetas, que alcanzan a un total de 1.765.868 destinatarios, con una inversión de más de 4.500 millones de pesos.
Hasta la fecha las tarjetas acreditadas llegaron a un millón cien mil plásticos. El objetivo es proveer más de 1.500.000 tarjetas, que alcanzarán a más de 2.800.000 destinatarios.