La asociación de juristas brasileños denunció al presidente Bolsonaro por crimen contra la humanidad ante tribunal internacional, a partir de su negativa a aislar a la población en medio de la pandemia.

Viernes 4 de abril de 2020. El mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro (sin partido) fue denunciado por crímenes contra la humanidad en la Corte Penal Internacional el último jueves, 3 de abril. La denuncia fue presentada por la Asociación Brasileña de Juristas por la Democracia (ABJD), por considerar que Bolsonaro pone en riesgo la vida de la población brasileña ante la pandemia del nuevo coronavirus.
El sitio de noticias Nodal dio a conocer la denuncia que demanda que la Corte investigue la conducta del mandatario. “Por acción u omisión, Bolsonaro pone la vida de la población en riesgo, perpetra crímenes que exigen la actuación de la Corte Penal Internacional para proteger a la vida de miles de personas”, afirman los juristas en el documento presentado por los abogados brasileños Ricardo Franco Pinto y Charles Kurmay.
En la denuncia, los juristas enumeran la serie de acciones realizadas por el mandatario que disminuyen la gravedad de la pandemia y contradicen las recomendaciones de autoridades sanitarias en todo el mundo.
Entre estas acciones, están sus discursos oficiales que estimulan el fin del aislamiento social y el regreso a las actividades en colegios y comercios; la campaña oficial “Brasil no puede parar”; su participación en actos públicos que generan aglomeraciones públicas; y el decreto que determina la reapertura de iglesias y tiendas de lotería durante la pandemia.
“Los crímenes cometidos afectan severamente la salud física y mental de la población brasileña, exponen a diversos segmentos a un virus letal y que tiene una brutal capacidad de proliferación, como ya se demostró en diversos países. En los lugares donde se desatendió a la política de cuarentena se incrementó el impacto de la pandemia, como en Italia, España y Estados Unidos”, afirma la nota.
El Estatuto de Roma (Decreto 4.388/2002), que guía la actuación de la Corte Penal Internacional, está incluido en el ordenamiento jurídico brasileño tras su aprobación en el Congreso Nacional.
“La internacionalización de la cuestión y un pronunciamiento de la Corte son urgentes y necesarios. Salvo excepciones, Brasil es el único país que cuenta con un presidente que aboga contra sus propias determinaciones legales y las de organizaciones internacionales. No se puede aceptar lo que está pasando en Brasil, es decir, la total impunidad de Jair Bolsonaro, que es el principal factor que incrementa y escala la práctica de nuevos crímenes”, concluye la nota.

Imagen ilustrativa tomada de Internet.