La AFI denunció un supuesto espionaje ilegal durante el gobierno de Macri, tras el hallazgo de unos 80 correos electrónicos en el archivo de una computadora. El espacio político misionero condenó la práctica contra propios y extraños.

Miércoles 27 de mayo de 2020. La Cámpora en Misiones “repudia enfáticamente el espionaje del que fue víctima más de medio centenar de personas en el marco de una decisión de la Agencia Federal de Inteligencia dirigida entonces por Gustavo Arribas”, durante el gobierno de Mauricio Macri (de 2015 a 2019).
En un comunicado difundido a través de las redes sociales, el documento señala: “Nuestra compañera, la diputada nacional y presidenta del Partido de la Victoria en la provincia, Cristina Brítez (foto) aparece en la nómina, junto con otros compañeros diputados nacionales como Rodolfo Tailhade, Marcos Cleri, José Pitín Aragón y el senador nacional Martín Doñate.
“No nos sorprende esta flagrante violación a las garantías constitucionales más elementales de las que debe gozar cualquier ciudadano en nuestro país, desprendiéndose de que la misma fue orquestada por un gobierno que encabezó un presidente que asumió procesado por espionaje, junto con otras doscientas causas más.
“Tampoco nos sorprende que la siempre leal conducta de nuestra compañera quiera ser violentada por métodos antidemocráticos, puesto que cada año de su actividad parlamentaria como legisladora nacional puso de manifiesto su rol comprometido con un proyecto inclusivo en lo social, emancipador en lo político y redistributivo en lo económico; todas causas ubicadas en las antípodas de la cosmovisión elitista del Gobierno de la Alianza Cambiemos.
“Pero nuestra solidaridad no es solamente con nuestra compañera y máxima referente Cristina Brítez, sino con todos los compañeros y compañeras que fueron objeto de este atropello institucional, inclusive solidaridad también con aquellos que perteneciendo ideológicamente al mismo espacio de los detentores, fueron expuestos al mismo vejamen.
“Durante los cuatro años que gobernó Cambiemos, hemos denunciado cada uno de los retrocesos al que nos empujaron como país en materia social, política, económica y cultural.
“Denunciamos abiertamente la guerra jurídica desatada desvergonzadamente contra nuestra máxima conducción Cristina Fernández de Kirchner; denunciamos también el megaendeudamiento del que hoy somos rehenes producto de la irresponsabilidad con la que ejercieron el control del estado, favoreciendo negocios entre familiares y amigos; por eso decimos que no hay capacidad de sorpresa ante este nuevo hallazgo que reviste una vez más el carácter antidemocrático con el que se manejaron siempre”.

El caso del espionaje

La titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó una denuncia penal por presunto espionaje ilegal a personas vinculadas a la actividad política, periodistas, dirigentes y policías durante el gobierno de Cambiemos, tras el hallazgo de información recuperada de un disco rígido que había sido borrado, y requirió la indagatoria del ex presidente Mauricio Macri.
En la denuncia a la que accedió Télam se solicitó las indagatorias de Macri -“en su calidad de ser el responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de inteligencia nacional”- y del ex director y la ex subdirectora de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.
La denuncia quedó a cargo del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi y del fiscal Jorge Di Lello, en los tribunales federales de Retiro, tras ser presentada de manera remota ante la Cámara Federal porteña, que realizó el sorteo correspondiente, según informaron fuentes judiciales.
En la denuncia se alude a un presunto espionaje ilegal que se habría iniciado desde al menos el 2 de junio de 2016 sobre correos electrónicos privados de como mínimo 80 damnificados.
La información fue recuperada de un “disco rígido marca Western Digital, que había sido borrado”, se consignó en la denuncia, según las fuentes del caso.
“Las tareas de inteligencia que en este acto se denuncian no se encuentran ordenadas ni autorizadas por ningún magistrado; sólo fueron dispuestas por las autoridades del organismo que hoy se encuentra intervenido. Es así que debemos hablar lisa y llanamente de producción de inteligencia ilegal”, sostuvo Caamaño en la denuncia.
Además aludió al hallazgo de “rastros digitales que dan cuenta de la conexión de dispositivos externos a este disco en los que se almacenaba información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política de nuestro país, periodistas, dirigentes, fuerzas policiales, entre otros”.
“Del análisis surge que se procedió al borrado de la información que el mismo contenía, pero ello no de manera segura, por lo que fue posible reestablecerla -con algunas falencias del sistema-, a fin de acreditar los extremos esbozados en la presente denuncia”, se agregó.
Al recuperarse los datos se detectó un “registro de conexión de dispositivos extraíbles (pen drives) en los cuales se había realizado un proceso sistémico de colección de información correspondiente a correos electrónicos privados”.
La denuncia presentada por Caamaño quedó registrada bajo el número 2916/2020 y alude a los delitos de “violación de correspondencia” y “violación del sistema informático”.
La actual interventora de la AFI adjuntó el listado de titulares de correos electrónicos afectados; un total de 80 personas, entre ellos la actual Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad y abogada de derechos humanos Elizabeth Gómez Alcorta; la vicegobernadora bonaerense Verónica Magario, y el diputado Rodolfo Tailhade.
También figuran la ex titular de la Oficina Anticorrupción en el gobierno de Mauricio Macri, Laura Alonso; el periodista Luis Majul, el ex diputado Nicolás Massot, el sindicalista Héctor Daer y el diputado nacional Mario Negri, entre otros.
El presidente Alberto Fernández se refirió a la denuncia que presentó Caamaño y expresó su voluntad de “poder entregar a cada organismo de derechos humanos las cosas que Cristina (Camaño) encontró de espionaje sobre ellos”.
Además, en declaraciones a C5N, el jefe de Estado dejó claro que esos documentos “tienen que estar en manos de los enormes luchadores que son los organismos”.
Fernández anticipó también que confirmará a Caamaño al frente de la AFI, actualmente intervenida, y destacó que se trata de “una mujer incorruptible”, que jamás aceptaría que le pidan que espíe a nadie, ya que, dijo, en ese caso, “renunciaría y lo haría público”.
“Tengo al frente de la AFI a una mujer con una conducta impecable, una ex fiscal que es incorruptible. Si yo le pido espíe a alguien, renuncia y lo hace público”, dijo Fernández.