Son familias de San Pedro que viven hace 30 años en Colonia Nueva Esperanza. Piden la celeridad del Estado.

Viernes 3 de julio de 2020. El diputado del Partido Agrario y Social, Jorge Páez, solicitó a través de un Proyecto de Comunicación que el Gobierno Provincial informe sobre el Convenio de Cooperación firmado en 2017 entre la Municipalidad de San Pedro y la Fundación Santa María del Iguazú, tendiente a la regularización de las tierras de Colonia Nueva Esperanza, habitada por más de 25 familias que trabajan unas 233 hectáreas.
Varios de sus habitantes nacieron en el lugar que habitan desde hace más de 30 años y aún no lograron el ordenamiento para la tenencia de sus tierras, pese a contar con los derechos posesorios.
La iniciativa del Pays busca conocer qué acciones y trámites administrativos se realizaron de acuerdo a los compromisos pautados en el marco del referido convenio de cooperación; detalle de las respectivas incumbencias institucionales de la Subsecretaría de Tierras y Colonización, el Municipio de San Pedro y la Fundación Santa María del Iguazú; los datos relevados de las familias de Colonia Nueva Esperanza implicadas en el proceso de regularización y estado actual del expediente, suscrito a fines de julio de 2017.
Esa firma buscó avanzar en el ordenamiento de las tierras que pertenecieron a la exempresa forestal Tobuna, acreditada como propietaria de 4.700 hectáreas, y de las que las familias incluso llegaron a pagar gran parte de los impuestos adeudados.
Tras la disolución de esta, una parte de esta propiedad fue transferida a las familias agricultoras que se asentaron en esas tierras hace más de 30 años, lo que les otorga derechos posesorios.
En el último tiempo intervino la Fundación Santa María del Iguazú, vinculada a la Iglesia Católica, como intermediaria para la compra de las propiedades con fondos aportados por la Arquidiócesis alemana de Hamburgo, cuyo arzobispo alemán, Stefan Hasse, estuvo presente en el acto de suscripción y formalización del convenio, según se informó en distintos medios periodísticos.
“Esto nos llama la atención porque es de esperar que si esas tierras están para ser entregadas, debería actuar el Estado y hacer un proceso de regularización como corresponde, sin necesidad de que intervenga una Fundación que procede como un privado y pretende vender los lotes a esas familias, realizando contratos individuales. En algunos casos les hacen firmar que paguen con productos, como nos expresan los pequeños productores que viven en esas tierras”, destacó Páez.

Avances y dificultades

Diputado provincial Jorge Páez (PAyS)
El diputado dijo que no existe “información clara sobre el convenio firmado” y recordó que presentaron el pedido de informes porque desconocen los términos del acuerdo y las incumbencias institucionales de los que participaron del proceso. Buscan saber también qué gestiones y tramitaciones existen y cuál es el estado del expediente administrativo.
Los pobladores de Colonia Nueva Esperanza tampoco están informados sobre el avance de este convenio y por lo tanto son presa de incertidumbres; muchas de ellas no tienen energía eléctrica y viven sin garantías sobre la tierra que trabajan hace décadas.
El pedido de Páez –que tuvo tratamiento referencial en la Legislatura- solicita una copia del convenio para conocer los procesos, avances y dificultades, “para evaluar el desempeño de lo acordado hace tres años. No tenemos dudas de que la Provincia habría intentado favorecer a las familias con ese acuerdo, pero la falta de información genera incertidumbre”.
Esas familias generan alimentos para la población misionera y ante la irregularidad en la tenencia de las tierras no pueden, siquiera, conectar la energía eléctrica, enfatizó el diputado Páez.

Familias de Colonia Nueva Esperanza de San Pedro 2