Buscan integrar todo el proceso productivo comenzando con la siembra de juveniles en estanques de productores, hasta la faena y comercialización.

Lunes 2 de noviembre de 2020 (Prensa del Agro y la Producción). La siembra de juveniles en estanques de productores tuvo lugar el viernes, en el marco del Programa de Fortalecimiento de la Cadena de Valor Piscícola, en un trabajo articulado entre el Ministerio del Agro y la Producción de Misiones, la Municipalidad de Campo Viera y el INTA.
El trabajo conjunto, que busca integrar toda la cadena productiva piscícola, comenzó con la recría en marzo y la siembra en estanques, en estas semanas.
La actividad en las chacras se realizó con el ministro del Agro y la Producción, Sebastián Oriozabala; el subsecretario de Producción Animal, Sebastián Rodríguez; el director de Investigación y Desarrollo Pesquero, Guillermo Faifer; Herman Hening del INTA; el intendente de Campo Viera, Germán Burger y el técnico Jorge Fonseca, quienes recorrieron las unidades productivas que ya tienen desarrollo en el municipio y que pueden completar la cadena para cumplir con el objetivo de este programa.
La recorrida incluyó la visita al frigorífico que será el epicentro de la especialización en cortes para el aprovechamiento de la carne de pescado, como el despinado, carne molida, costillitas y otros.
El ministro Oriozabala precisó que en Campo Viera existe volumen de producción, buena superficie de estanques y productores con experiencia, conocimientos y capacidad técnica. “El desafío es acortar los ciclos productivos y por eso la incorporación de juveniles, y la especialización en diferentes cortes de pescados para comercializarlos en los mercados concentradores”, explicó.
El subsecretario Sebastián Rodríguez destacó que la implementación de esta etapa del programa sirve para calcular costos de producción: faena, logística y comercialización, tomando registros para conocer con números concretos lo que cuesta la cadena.
“Lo que venimos haciendo es un registro muy preciso de las actividades desarrolladas. También haremos estudios mensuales biométricos para evaluar el desarrollo del pez. A partir de ese crecimiento se podrá calcular la eficiencia de conversión y finalmente el valor de todo el proceso”, explicó Rodríguez.
El subsecretario señaló que hasta ahora la cadena piscícola funciona sólo con ventas en la Semana Santa “y lo que nosotros buscamos es que haya una comercialización continua a lo largo del año”, aseguró.
Rodríguez explicó que es importante planificar la actividad para lograr que la piscicultura también se convierta en una alternativa de ingreso permanente para los productores.
Para el director de Investigación y Desarrollo Pesquero, Guillermo Faifer, se trata de un trabajo inédito el de hacer un seguimiento y acompañamiento a los productores, así como el de llevar el control de crecimiento y de alimentación de los peces.
“El objetivo es que el productor sepa lo que cuesta la producción y cuál es la rentabilidad que se puede tener. Y ese mismo proceso se va a realizar con la cosecha”, indicó Faifer.