Este miércoles el chamamé y ahora el tereré. La Unesco pone en valor global la cultura latinoamericana. Paraguay llevó adelante esta iniciativa.

Jueves 17 de diciembre de 2020. Este jueves, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) hizo que Latinoamérica siga de festejo. Y es que a la declaración del chamamé como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ahora se le suma la del tereré, esa infusión fría autóctona de la región guaraní, que Paraguay reclama como propia pero que se consume tanto en el norte argentino como en el sur de Brasil.
Paraguay, que nombró por ley al tereré como su bebida nacional, buscaba hace varios obtener el título de Patrimonio Cultural Inmaterial y este jueves, a través de su candidatura bajo la identificación “Prácticas y saberes tradicionales del tereré en la cultura del pohã ñana, bebida ancestral guaraní en Paraguay”, lo logró.
A propósito de esta noticia, el ministro de Cultura de Paraguay Rubén Capdevila escribió en sus redes sociales: “Nos llena de orgullo obtener por primera vez este reconocimiento mundial, para una manifestación cultural nacional que traspasó generaciones y continúa vigente hasta nuestros días”.
En una breve intervención en el evento de reconocimiento, Capdevila agradeció al comité de la Unesco y se comprometió a “realizar acciones para salvaguardar las tradiciones culturales del país”.
Por lo que respecta al criterio de selección, la Unesco considera como patrimonio intangible o inmaterial a toda aquella tradición o expresión viva heredada de antepasados y que nosotros transmitiremos a nuestros descendientes. En este aspecto se circunscriben prácticas sociales como los rituales, bailes o tradiciones orales.
La Unesco destacó también los beneficios para la salud del “poha ñana”, que se conocen gracias a esa sabiduría popular trasmitida entre generaciones.
“Esta práctica cultural fomenta la cohesión social y contribuye a sensibilizar a la sociedad de la importancia que tiene el rico legado guaraní, tanto en el plano cultural como en el botánico”, agregó la institución.
El tereré ya había sido reconocido como patrimonio nacional en 2019, recordó Capdevila, quien agregó que la bebida es consumida en numerosas comunidades locales e instituciones, y que cuya huella “puede encontrarse más allá de las fronteras de Paraguay gracias al flujo migratorio”.
Su inscripción tuvo lugar durante la XV reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que ha reunido desde el martes a más de 800 participantes en línea de casi 140 países distintos y se clausura este sábado.