Las dos muertes registradas el fin de semana provocaron que la indignación creciera entre los birmanos, que volvieron a paralizar el país en protesta por el golpe de Estado.

Lunes 22 de febrero de 2021 (DW). Cientos de miles de personas salieron este lunes (22.02.2021) a las calles de todo Birmania (Myanmar) en la mayor jornada de protestas contra la junta militar desde el golpe de Estado. El trágico fin de semana que terminó con dos personas muertas producto de los disparos de la Policía.
El bloqueo de internet, el corte de calles y las amenazas de los militares de que habrá más muertes, no frenó a los birmanos, que salieron a manifestarse desde la mañana en una convocatoria de huelga que ha paralizado el país. Hasta ahora, las protestas masivas inundaron las principales arterias de Rangún, la ciudad más poblada, Naipyidó y Mandalay, escenario de la sangrienta represión del fin de semana, así como otras muchas localidades a lo largo y ancho de la nación. Los asistentes reclamaron el restablecimiento democrático y la liberación de los presos políticos, que ya superan los 600, entre los que se incluye a la líder electa Aung San Suu Kyi.
Aunque en general las protestas se celebraron de manera pacífica, en Naipyidó se vivieron los mayores altercados, según vídeos publicados por los activistas en las redes sociales, que mostraban a la Policía persiguiendo a los manifestantes, mientras se produjo un número sin confirmar de detenciones.

“Manifestantes se arriesgan a morir”
Ante la convocatoria de este lunes, la junta militar volvió a dejar sin internet al país una noche más y restringió el uso de datos durante la mañana, además de cortar varias arterias de Rangún y Naipyidó para impedir el acceso a los puntos especialmente concurridos durante las protestas.
En respuesta a estas muertes, que ya suman tres fallecidos, la junta militar acusó a los manifestantes de “aumentar su incitación a la revuelta y a la muchedumbre anárquica” y les advirtió de que se podrían perder más vidas.

Revolución 22222
La convocatoria de este lunes ha recibido el nombre de “la revolución 22222” al celebrarse el 22.2.2021, en referencia a las protestas contra la junta militar del 8 de agosto de 1988, conocida como la revolución 8888, que fue violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad.
Con las dos muertes del fin de semana son ya tres los fallecidos por la violenta respuesta de las fuerzas de seguridad, después de que el viernes falleciera tras 10 días hospitalizada Mya Thwe Thwe Khine, una joven de 20 años que recibió un disparo policial en la cabeza durante una protesta, y cuyo funeral se celebró el domingo en Naipyidó.

El Consejo Europeo sancionará a los responsables de golpe
Por otra parte, el Consejo Europeo prepara fuertes sanciones contra responsables de golpe militar en Birmania y también manifestó su apoyo irrestricto al pueblo de Myanmar, por lo que mantendrán el apoyo al desarrollo de ese país.
El Consejo de la Unión Europea condenó de forma enérgica el golpe militar dado en Birmania el 1 de febrero pasado. En la reunión efectuada la mañana de este lunes (22.02.2021), los miembros del Consejo Europeo se mostraron dispuesto a adoptar sanciones contra los responsables de la acción militar, y subrayaron que “la UE apoya al pueblo birmano”, mientras que las protestas continúan activas en el país del sudeste asiático.
“La UE está dispuesta a adoptar medidas restrictivas dirigidas a los directamente responsables del golpe militar y sus intereses económicos”, subrayaron los ministros de Exteriores de los Veintisiete países que componen la Unión Europea en una declaración conjunta. Además, anunciaron que se seguirá revisando “todas sus herramientas políticas a medida que evolucione la situación, incluida su política de cooperación al desarrollo y sus preferencias comerciales”.
A pesar de las sanciones que se planea imponer, la agrupación decidió continuar con la ayuda humanitaria y, dijeron que tratarán de evitar medidas que “puedan afectar negativamente a la población de Birmania, especialmente a quienes se encuentran en situación más vulnerable. Las autoridades no solo deben ejercer la máxima moderación, sino que todas las partes deben abstenerse de la violencia”, subrayó la UE.
Para detener las sanciones y reevaluar lo que ocurre hoy en Birmania, los ministros de Exteriores pidieron una reducción de la crisis actual mediante el fin inmediato del estado de emergencia, la restauración del gobierno civil legítimo y la apertura del parlamento recién elegido. Asimismo, los ministros pidieron nuevamente a las autoridades militares que liberen “inmediata e incondicionalmente” a todos los detenidos o arrestados en relación con el golpe, al tiempo que reiteraron la disposición de la UE de apoyar el diálogo “con todas las partes interesadas clave para resolver la situación”.
A la resolución de la UE se sumó la solicitud del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien pidió al ejército birmano, que detenga la represión inmediatamente y libere a los prisioneros. “Pido hoy al ejército de Myanmar que detenga la represión inmediatamente, libere a los prisioneros, ponga fin a la violencia, y respete los derechos humanos y la voluntad del pueblo expresada en las recientes elecciones”, exigió Antonio Guterres en un video grabado y difundido en la apertura de la 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Siguen las protestas
Desde la mañana de este lunes (22.02.2021) las principales arterias de Rangún, Naipyidó, Mandalay y otras localidades fueron ocupadas por los manifestantes, que reclaman el restablecimiento democrático y la liberación de los presos políticos durante la que podría convertirse en la mayor jornada de protesta desde el golpe de Estado perpetrado por el Ejército el pasado 1 de febrero.
En Rangún, la ciudad más poblada, las carreteras cercanas a la mayoría de las Embajadas, en especial la de EEUU y Corea del Sur, habían sido bloqueadas por las fuerzas del orden al ser puntos especialmente concurridos durante las protestas.