Un grupo proveniente del país central quiso constatar que solo había secretarios en la sede misionera del PJ. Denuncian que pretendieron impedirles el ingreso y eso generó fuertes discusiones. Situaciones como estas son parte del folclore pejotista misionero en tiempos de elecciones internas.

Miércoles 24 de febrero de 2021. El PJ misionero refrita una de sus improntas: la toma de la sede en tiempos de internas con la ya conocida intención de legitimar listas y forzar a la Justicia a actuar en favor de los agitadores. Hoy hubo algo de ese folclore vernáculo en la sede central misionera ubicada en la avenida López y Planes casi Lavalle de Posadas, con un agregado: los protagonistas son todes del país central.
A media mañana trascendió que hubo fuertes discusiones, acusaciones y bastante tensión en el edificio del Partido Justicialista, un tradicional espacio político y una de las sedes de la feria franca, un rubro de la economía regional donde los productores misioneros venden verduras.
La razón: las internas partidarias. La excusa: un grupo de afiliados peronistas del distrito porteño denunció que no pudo ingresar a la sede, en horario laboral. Una mujer que se identificó como Marta Liliana Bussetti ante colegas de Misiones Cuatro y que dijo integrar el PJ Nacional, aseguró que ingresó a la sede pese al impedimento inicial. “Ingresé porque tengo la potestad de hacerlo”, aseguró; tenía la intención de labrar un acta de constatación que demuestre que dentro del edificio había “solo secretarios y otro personal”.
Además, denunció ante la prensa que “nunca nos recibieron porque saben que tienen que tener Personería Jurídica y no la tienen” y anheló: “queremos que se cumpla la ley. El pueblo de Misiones, es un pueblo peronista”, dijo.
Un histórico del PJ local, consultado al respecto, aseguró que los disturbios, esta vez, lo generaron porteños y porteñas que vinieron a Misiones con la intención de ganar espacios en el entorno de Máximo Kirchner. “No los manda Máximo. No hay apoyo oficial a la línea Convergencia. Pero desde ahí, esta vez a la inversa, quieren hacerse del Partido para ganar espacios en el entorno de Máximo”, dijo.