El Fondo de Crédito Misiones ya inyectó unos 700 millones de pesos en la economía misionera. La pandemia trajo nuevos rubros, como la economía del conocimiento pero no hay sectores excluidos. El próximo año serán cerca de 1200 millones para aumentar de manera significativa los cerca de dos mil emprendimientos ya financiados.

Sábado 2 de octubre de 2021. El Fondo de Crédito Misiones implementó programas de emergencia en el marco de la pandemia e incorporó financiamiento a programas de la economía del futuro, con la intención de fortalecer la economía del conocimiento, la cadena de valor y las actividades comerciales industriales con el asociativismo, explicó el titular del organismo, Horacio Simes, en Plural TV, programa de Canal 4 Posadas.
Los créditos promedio que entregan son de unos 450 mil pesos, aunque el monto máximo es de 5 millones de pesos, que se destinaron a actividades relacionadas con el campo sanitario. “El promedio, si dejamos en el margen estos programas de un monto más elevado, sigue siendo de los 450 mil pesos, lo que habla de un emprendedor pequeño, de un comercio como panadería, rotiserías, verdulerías, trabajadores de oficio con necesidades de maquinarias, con necesidades de insumos y de infraestructura, con montos en el orden de los 500 mil pesos”, graficó, para poner el contexto el segmento al que el Gobierno de Misiones asiste, desde esta institución.
Para el próximo año, la intención es que el Fondo de Crédito Misiones cuente con cerca de 1200 millones de pesos para este acompañamiento a los sectores productivos. En tiempos de pandemia, el Fondo financió más servicios, esta vez vinculados con el comercio digital, la logística y, en algunos casos, reconversión productiva, como resultado de los desafíos que la pandemia trajo, tanto en aquellos “que tuvieron que modificar su actividad principal a otros que la aceleraron en una dirección vinculada con lo digital y con el comercio electrónico”, contextualizó.

La entrevista

-¿Qué novedades hay en el Fondo de Crédito Misiones?
-Desde la pandemia debimos reconvertirnos operativa y programáticamente; implementamos programas de emergencia desde marzo de 2020 hasta aproximadamente hace dos o tres meses. Con la visita del gobernador Oscar Herrera Ahuad a nuestras oficinas, iniciamos una nueva etapa a través del financiamiento a programas acordes a los que visualizamos como la economía del futuro, que pasa por el fortalecimiento de la economía del conocimiento, de la cadena de valor y de las actividades comerciales industriales con una variante asociativa muy fuerte. Desde esos nuevos programas que mantienen muchas de las ventajas que el Fondo de Crédito ofrece a los emprendedores y Pyme, como baja tasa de interés, períodos de plazos prolongados de gracia y de pago y flexibilidad en el acceso al crédito. Aumentamos el monto a tres millones de pesos para ciertos rubros e incorporamos nuevas actividades, como el financiamiento a través de un programa de franquicias para este segmento tan importante para Misiones como es el financiamiento de actividades de formación, tanto para profesionales como en oficios; y el financiamiento de centros comerciales y urbanos abiertos, como modalidades nuevas a partir de esta nueva etapa.

-En una entrevista de hace un par de años habló de muchas solicitudes para montar gimnasios, panaderías, verdulerías, comercios chicos…
-Así es; nuestro segmento principal es el del emprendedor pequeño; nuestro crédito promedio es de los 450 mil pesos que si bien aumentó el año pasado, porque debimos incrementar algunos rubros financiables, llegando a los cinco millones para las actividades sanitarias. Pero el promedio -si dejamos en el margen estos programas de un monto más elevado- sigue siendo de los 450 mil pesos, que es para un emprendedor pequeño, de un comercio del tipo que mencionaste: panadería, rotiserías, verdulerías, trabajadores de oficio con necesidades de maquinarias, con necesidades de insumos y de infraestructura con montos que rondan los 500 mil pesos.

-En esta nueva etapa, ¿qué actividades?
-En esta nueva etapa seguimos financiando los servicios con un incremento de componentes vinculados con el comercio digital, con la logística, y en algunos casos con la reconversión productiva, resultado de los desafíos que la pandemia trajo a los emprendedores. Desde aquellos emprendimientos que tuvieron que modificar su actividad principal a otros que la aceleraron en una dirección vinculada con lo digital y el comercio digital.

-¿Qué cantidad de dinero van a disponer a partir del próximo año para el Fondo?
-Nosotros defendimos hace pocas semanas el Presupuesto para 2022, que incorpora un aumento del 48% respecto al Presupuesto previo, y que está en el orden de los mil millones de pesos, 1189 aproximadamente, considerando préstamos y gastos operativos, lo que nos permitirá continuar con el financiamiento de las actividades en toda la provincia, atendiendo a todos los municipios y a todos los sectores productivos, a partir de una modalidad virtual y una modalidad presencial con nuevas sedes, como anunció el Gobernador: nuevas sedes en Puerto Rico, San Vicente y Leandro N. Alem.

-Las tasas de recupero eran bastante buenas. ¿Siguen en esa línea?
-Nosotros venimos con una tasa de recupero por encima del 90%, en el orden del 95% cuando medimos respecto al capital vencido. Una tasa que se ha mantenido estable a lo largo de gran parte de la vida del Fondo de Crédito: llevamos cuatro años y medio de actividad, que se resintió levemente con la pandemia pero que volvió a sus niveles previos desde septiembre u octubre del año pasado.

-¿Qué cantidad de dinero se inyectó en la economía de Misiones en estos cuatro años y medio?
-Financiamos más de 700 millones de pesos. Gran parte de este financiamiento se volcó en estos dos años de pandemia, que nos llevó -incluso en un año, el año pasado-, a cuatriplicar el nivel de financiamiento de años anteriores. Por lo tanto, alrededor de 500 millones de pesos fueron inyectados entre el año 2020 y 2021.

-¿La mayoría de los emprendimientos que surgen a partir de este financiamiento se mantienen?
-Nosotros tenemos un universo de dos mil emprendimientos financiados. De la mayoría tenemos información precisa sobre su funcionamiento y, en otros casos, nos vamos enterando a través de distintos canales, como visitas regulares, contactos virtuales y presenciales con los emprendedores. En otros casos, ellos nos informan de las modificaciones que tuvieron en su operatividad, desde el primer contacto hasta hoy. Pero la gran mayoría de los emprendimientos siguen en marcha, lo que nos permite no solo refinanciarlos sino seguir traccionando todo ese engranaje: nos permite acompañar en distintas etapas del emprendimiento a través de financiaciones que otorgamos, o incluso, la cancelación de los primeros préstamos que se dieron.

-Una persona que está mirando el programa ¿Con qué emprendimientos puede venir a solicitar ayuda al Fondo y con cuáles no? ¿Y cuál es el proceso, el mecanismo, para solicitar financiación?
-Nosotros financiamos a todos los sectores productivos. A las actividades de producción primaria, a los servicios, a la industria manufacturera y al comercio. Por lo tanto, no existen sectores excluidos. Financiamos actividades en marcha y actividades a iniciarse. El requisito esencial para atravesar un proceso de calificación está vinculado con la factibilidad técnica-económica del proyecto, que implica conocer el mercado al que va dirigido, caracterizar adecuadamente al consumidor, a la competencia, a los proveedores, tener un análisis adecuado de costo e ingresos, y un perfil emprendedor también correspondiente con los desafíos que enfrentan en la actividad diaria. A partir de allí, en conjunto con otros requisitos, cuando ingresan estos formularios vinculados a requisitos como nivel de ingresos, si está en marcha, patrimonio y garantías. El proceso de evaluación está mediando -hoy en día luego de la pandemia-, los 90 días en promedio; esto permite, una vez finalizado este proceso, monetizar.

-¿El crecimiento que proyectan desde el Fondo es un crecimiento en función de una demanda o en función de una propuesta que hace el Gobierno?
-En las dos direcciones. Antes de iniciar las actividades, como periódicamente llevamos estudios de diagnóstico del sector financiero y el diagnóstico del sector productivo, lo que nos permite acercarnos a las problemáticas y llevar adelante algunas propuestas programáticas, pero también tenemos un fuerte vínculo permanente con las Cámaras de Comercio, con los gobiernos municipales y los emprendedores en distintos niveles. Esto nos permite recolectar información sobre cuáles son sus necesidades, desafíos y acercarles nuevas propuestas. Presentamos de manera permanente nuevas líneas de crédito y de asistencia técnica, como fue, hace poco, la inauguración de nuestra sala de coworking (trabajo colaborativo) y nuestro sistema de mentorías. El acompañamiento no es solo con dinero, sino también con asistencia técnica, lo que resulta muy importante en estos tiempos tan complejos, con una economía tan dinámica que encontramos tanto en Misiones como en el país y el mundo.

-¿Es posible que el Fondo se convierta en una especie de banco o va a seguir en su rubro?
-Por el momento estamos trabajando dentro del segmento de créditos productivos. Esa es nuestra principal herramienta. Tenemos algunas propuestas para financiar otros segmentos, por ejemplo, estamos trabajando con el Gobierno de la provincia en un programa de economía verde para financiar al sector consumo, a los usuarios, pero vamos acercando lentamente nuevas herramientas, por el momento muy focalizadas en el financiamiento del sector productivo, con algunas variantes que vamos incorporando, que nos permiten acercar herramientas crediticias que hoy no se encuentran accesibles al público al que van dirigidas. Siempre decimos desde el Fondo de Crédito que el objetivo de nuestra institución es completar la plaza. Nosotros vinimos a acompañar a toda la estructura crediticia y productiva que existe en Misiones, con herramientas que no se encontraban cercanas o disponibles para el segmento al que estamos apuntalando.

-¿No vienen a competir con los bancos?
-No venimos a competir, al contrario, trabajamos en forma estratégica con ellos, tratamos de desarrollar acciones conjuntas y, en la medida de lo posible, intentamos que las herramientas se complementen para que los distintos sectores y las distintas ofertas crediticias puedan llegar a sus diferentes demandantes.

-¿Cuál fue el proyecto más novedoso que financiaron y cuál el más grande?
-Tenemos muchos emprendimientos que llegaron a tomar el tope de la línea, porque tenemos acotados los emprendimientos a los que llegamos por los niveles de facturación, por lo tanto, tenemos empresas medianas y grandes para nuestro rubro en los distintos segmentos, en los servicios, en la manufactura, en las actividades de producción primaria. Luego tenemos innovaciones de distinto tipo, desde algunos productos bastante innovadores que siempre citamos, como es la fábrica de fariña en Garuhapé, o la producción de chocolates aquí en Posadas, que es un producto de calidad, muy novedoso para Misiones; incluso, la incorporación de tecnología de punta en servicios médicos, odontológicos, kinesiológicos, que nos enorgullece porque permiten mejorar la prestación de los servicios disponibles para nuestra población en áreas sensibles como la salud. Por lo tanto, las innovaciones, en muchos casos son pequeñas (se denominan graduales), pero muy significativas.