La Legislatura misionera prorrogó por dos años la Emergencia Alimentaria, con la propuesta de comprar alimentos a productores misioneros.

Lunes 4 de octubre de 2021 (Prensa TTT). La primera sesión presencial de la Legislatura misionera en tiempos de pandemia, el jueves pasado, prorrogó por dos años –hasta septiembre de 2023– la Ley de Emergencia Alimentaria y Nutricional, a propuesta del autor del proyecto, el legislador Martín Sereno, del bloque de Diputados Tierra, Techo y Trabajo, y del titular de la Comisión de Salud, el legislador renovador Martín Cesino, que la consideró una herramienta de acompañamiento a las familias vulneradas ya que se trata de “una ley integral que habla del derecho básico de la alimentación” y busca “una educación y salud de calidad, con igualdad de oportunidades”, dijo.
Sereno, en tanto, calificó a la Ley como una respuesta para un problema no resuelto y recordó que el 20 por ciento de los trabajadores formales son pobres. Dijo además que los movimientos y organizaciones sociales sostienen más de 500 espacios de comedores populares y merenderos para miles de misioneros que dependen de esos alimentos y, ejemplificó, con los 330 IFEs entregados en Misiones, que habla de la población desempleada.
El legislador sostuvo que la situación aqueja también a tienen un empleo formal. “El 50% de los hogares argentinos no cubre la canasta básica, gracias al macrismo y la pandemia” entre los que ubicó, también, “a trabajadores y trabajadoras de la economía popular y de los registrados en estamentos nacionales, provinciales, municipales y algunos en los sectores privados” ya que aumentó la pobreza entre quienes cuentan con empleos registrados, que en 2017 alcanzaba ya al 20% de los registrados. “Pero aumentó; miren si será necesaria esta Ley”, dijo.
Desde mediados de 2016, las organizaciones sociales y los movimientos populares comenzaron a asistir a la población con merenderos y comedores populares, “ya que las primeras medidas del macrismo mostraron el rumbo de sus políticas, que empobrecieron a gran parte del pueblo, y que fue creciendo de manera insostenible”, recordó.
En 2019, sobre el final del gobierno de Mauricio Macri “era tal la demanda” que no podían sostener “el hambre de tantas familias” y por lo tanto, la Emergencia Alimentaria se convirtió en Ley, con el acompañamiento unánime de los diputados. “Sirvió y brinda algunas soluciones pero la situación se agravó. También reconocemos que hubo una respuesta política a las condiciones sociales básicas insatisfechas”, expresó.
Destacó que desde su aprobación, en el marco de la Ley coordinaron con el Gobierno provincial y algunos municipios e instituciones, entre las que destacó la disposición del Colegio Provincial de Nutricionistas. “La Ley debe ser mejorada; con voluntad política, debemos posibilitar que los recursos públicos que se destinan a ella rindan el 100%, y lleguen en tiempo y en forma a quienes lo necesitan” y para ello, insistió, necesitan más acompañamientos de los municipios: “cuando se reglamente la prórroga, nuestra propuesta es que se destine un mayor porcentaje a comprar alimentos que producen las familias productoras locales, porque de lo contrario, los recursos del Estado van a las grandes cadenas comerciales”, lamentó.

Diez empresas de la inflación
El diputado Sereno dijo que diez empresas argentinas generan inflación y “hambrean al pueblo”. Ejemplificó con el aceite, donde 90% de la facturación nacional está concentrado en tres empresas que son formadoras de precios; en el rubro azúcar, tres concentran el 85% de la facturación; en la leche, una sola firma concentra el 80%; en embutidos, el 83% es de una sola empresa; dos empresas concentran la facturación -el 82%- de harina y en pañales, también dos empresas concentran el 95% de la facturación.
“Por ahí se va la plata. En esta prórroga que viene como respuestas, podemos optimizar: en vez de destinar esos recursos a las cadenas concentradas, destinarlos –desde el Estado- a los alimentos producidos en Misiones, que ayudará porque creemos que la salida de esta crisis es con trabajo y producción, no con asistencialismo. Esa es la propuesta de nuestro espacio Tierra, Techo y Trabajo”, enfatizó.
Y anheló, que al vencimiento de esta prórroga, en 2023, “no haya que prorrogarla” ya que significará “que estamos en buen camino y la herramienta sirvió a nuestro pueblo”, dijo.