El plan del poder corporativo de deslegitimar el pronunciamiento popular en Octubre también desembarcará en Misiones. Así lo advirtieron referentes políticos de la Renovación con el propósito de que los ciudadanos misioneros no se dejen arrastrar por la campaña sucia que se está orquestando desde los medios hegemónicos y una oposición desorientada y sin propuestas que termina siendo funcional a los poderes fácticos. Habrá denuncias de fraude y de corrupción, sin fundamentos y con el fin de debilitar el apoyo popular de los próximos gobiernos en el país y las provincias. La movida denunciada por los Renovadores tiene similitudes con el putsch a Dilma en Brasil, Correa en Ecuador y Maduro en Venezuela. Tucumán fue el ensayo.

Desde el Frente Renovador aliado al Frente para la Victoria advirtieron hoy sobre el desembarco en Misiones del plan orquestado por el poder económico y las derechas para deslegitimar el pronunciamiento popular de Octubre y debilitar así el apoyo popular a los próximos gobiernos.
En conferencia de prensa organizada en el local Scioli Presidente de Posadas, referentes políticos de la Renovación desnudaron la maniobra, propia del juego sucio, con el propósito de que los ciudadanos misioneros no sean tomados de sorpresa y tengan conciencia del poder desmesurado que tienen los medios hegemónicos y monopolizados, los porteños con aliados locales, para sembrar confusión, odio y un sentimiento antipolítico.
Asistieron a la reunión con los periodistas, el vicepresidente del Poder Legislativo Juan Carlos Agulla, la candidata al Parlasur Cecilia Britto, apoderada del partido junto a Eduardo Torres, que abrió la charla, el viceministro de Gobierno Ricardo Wellbach y Joaquín Sánchez.
CAMPAÑA SUCIA: Torres, fiel a su estilo frontal, tomó primero la palabra para advertir de la inminencia de una campaña sucia que, si bien se desplegará en todo el territorio nacional, ellos tienen el deber como dirigentes de prevenir a la gente que involucrará a Misiones y especialmente a dirigentes, funcionarios del Gobierno y a los candidatos. Señaló que la campaña se desplegará desde los medios porteños pero en alianza con medios locales y referentes de las oposiciones que, desorientados, sin propuestas ni la construcción de una alternativa, terminan siendo funcionales a las derechas con el sólo objetivo de salir en los diarios. Evidentemente, no hay debate político en la campaña, y ante el vacío, las oposiciones se limitan a denunciar cualquier cosa. “La idea –subrayó- es esclarecer a la opinión pública, que los periodistas son políticos opositores, es el nuevo rol que tienen”. En este contexto, torres afirmó que “nos hubiese encantado competir lealmente, debatir, recibir las críticas de partidos políticos, pero la prensa ha asumido esa responsabilidad de la oposición y no hace una competencia política leal sino que distorsiona todas las informaciones, sacando casos aislados y proyectándolas a nivel nacional como una cuestión generalizada que se están dando en todas las provincias. Se trata de un intento claro de distorsionar los resultados electorales, de querer demostrar que todos los avances que se han producido tanto en lo social, lo económico, lo institucional, son meras ideas del oficialismo pero que la realidad es otra. En esta campaña vamos a acentuar en todo lo que se ha avanzado sin ocultar nada de las cosas que faltan por hacer, como lo expresa nuestro candidato Passalacqua en todas las presentaciones que hace”.
ES EL PROYECTO ESTÚPIDO: Wellbach resaltó un concepto central de lo que está en juego, que no son personas, sino el proyecto de inclusión que resiste el poder económico. Primero dejó en claro que no se trata de imputar a ningún medio en concreto, sino que la advertencia es general, “no pasa solo por el periodismo, sino que hay una intención deliberada de un sector del poder de invertir dinero y capacidad de daño para que el proyecto no continúe. Hay un recambio en el Gobierno. Se va la Presidenta, pero sigue la violencia hacia la idea. Las denuncias de fraude se hacen en los medios, pero no hay denuncias reales donde corresponde. Es política para destruir la continuidad y retroceder”, enfatizó para poner en la superficie que se trata de una pugna de modelos, de inclusión o elitista.
Consideró “no podemos ser ingenuos, no es de un medio, pero existe la virulencia hacia la idea. No contra las personas, ni medio concreto. Es la estrategia de intereses económicos para unos pocos sin inclusión. No hay política sino intención de destruir el proyecto, instalar la idea del fraude y así deslegitimizar el próximo gobierno”.
LA TRANSPAREENCIA ESTÁ GARANTIZADA: Torres le dio la palabra a Britto como experta en estas cuestiones electorales. Aseguró que las medidas de control para las elecciones están garantizadas. Recordó que “en todas las elecciones, y cuando llegan los escrutinios, se habla de fraude, pero vemos que este tipo de denuncias nunca llegan a ningún resultado” y explicó que “desde la conducción del Frente para la Victoria y del Frente Renovador de la Concordia, se han dado todas las instrucciones para requerir a la autoridad electoral, la posibilidad, no solamente de realizar reuniones con todos los apoderados de partidos, sino con la misma Junta, para tener criterios uniformes respecto al escrutinio provisorio como el definitivo”.
Hizo mención al resultado de las para destacar que “somos los más interesados en contar con todas las garantías para que ese escrutinio sea verdaderamente fiel, y no hablar de fraude cuando por ahí se tratan de errores, estamos haciendo todos los ajustes, las capacitaciones, y tomando medidas para acompañar ese proceso legítimo que tiene que ver con las elecciones, para que esta legitimidad surja también de las actas”. También recordó que “cuando en las PASO se hablaba de fraude, en cada urna que se abría, éramos los renovadores los que recuperábamos votos, por lo tanto hoy nos sentimos con la máxima legitimidad para requerir a la autoridad electoral y a todos los partidos, reglas claras porque tenemos interés legítimo en cuidar ese caudal de votos y que se refleje eso en el escrutinio”. Y los opositores que se prestan al juego de denuncias del poder de las elites desplegadas en los medios del monopolio, saben bien que fraude, en términos técnicos, es llegar a torcer el resultado de la elección. Eso no es posible a nivel nacional ni provincial, sobre todo cuando las diferencias de los resultados son tan abismales.
DENUNCIADORES SERIALES Y NEOLIBERALES: El rol que están cumpliendo diputados de las oposiciones en el parlamento misionero, sobre todo en las comisiones cuando está en consideración el Presupuesto que determina la forma en que se distribuyen los recursos, fue una pregunta dirigida al vicepresidente del cuerpo. Agulla dijo advertir “claramente el mensaje de la oposición. Se ha colocado en un rol donde ante la ausencia de propuestas, lo que aparecen son denunciadores seriales”. Se limitan, dijo a realizar “análisis valorativos de la gestión pública que después se convierten en operativos de prensa dentro de la ciudad, respecto a los planteos que hacen algunos diputados dentro del recinto o dentro de las reuniones de las comisiones extraordinarias. Claramente ahí aparece la ausencia de propuestas y nada más que lamentación de un análisis valorativo de la gestión, que tiene consonancia con quienes representan los intereses de las políticas neoliberales. Ayer (por el martes 15 en la comisión de Presupuesto) se vio claramente esto; la ausencia de propuestas, y sólo planteos que tienen que ver con la valoración de la gestión absolutamente lejanas de cualquier propuesta concreta”