El Boleto Estudiantil Gratuito Misionero que muy posiblemente sea sancionado por ley para que rija desde el año que viene implicará un ahorro de casi 60 pesos por hijo a cada familia. La cifra es producto de los 50 viajes gratuitos por mes, que establece el proyecto de Rovira y a precios de hoy en Posadas y que en otras localidades llega a 100 pesos. El espíritu de la ley rescata las luchas estudiantiles y rememora la trágica represión con muertos y desparecidos, conocida como La Noche de los Lápices.

En la sesión de ayer jueves 1º de Octubre, tomaron estado parlamentario dos proyectos de Ley de los diputados Carlos Rovira y Claudio Wipplinger, para que los alumnos de la provincia puedan viajar en forma gratuita en los trasportes urbanos. Las iniciativas fueron remitidas para ser tratadas en conjunto con otros proyectos del mismo tenor, en las comisiones de Obras y Presupuesto. El proyecto de Rovira determina que serán beneficiarios: a) los alumnos regulares de establecimientos educativos públicos de gestión estatal y privada de los Niveles Primario, Secundario y Superior sin distinción de turnos y; b) aquellos alumnos regulares de Universidades Públicas y Privada, sin distinción de turnos, que se encuentran cursando una carrera de grado. Asimismo establece que para la obtención del BEGM se debe acreditar la condición de estudiante a través de la presentación de certificado de alumno regular y horario de clases en establecimientos educativos públicos de los Niveles Primario, Secundario y Superior, así como de Universidades Públicas.
Se precisa además que el BEGM se implementará durante el ciclo lectivo y debe ser solicitado por los beneficiarios luego de cada receso y que el beneficio otorgado a cada estudiante no podrá exceder de cincuenta viajes mensuales urbanos o interurbanos.
Establece el proyecto que “los gastos que demande el cumplimiento de la presente Ley son atendidos con el aporte financiero provenientes de Rentas Generales y los fondos son administrados a través del Sistema Único de Boleto Electrónico Misionero (SUBE MISIONERO). Estimaciones extraoficiales calculan en más de 250 millones de pesos. Este dato es fundamental para contextuar la aplicación de un beneficio de esta naturaleza, que si bien se fundamenta en la doctrina renovadora de la inclusión, al mismo tiempo se estructura sobre la real capacidad del Estado para hacerse cargo de la erogación que, no puede transferirse sin más a la empresa que presta el servicio. “Todo llega” había observado aquí Cristina Fernández de Kirchner cuando un grupo de estudiantes clamaban en el acto de inauguración del Hospital Pediátrico, por el boleto gratuito. Pero llega, y utilizando las propias figuras de la presidenta, no mágicamente.
En los fundamentos de su proyecto, el conductor de la Renovación, hace referencias a la Constitución y a los tratados internacionales, que establecen derechos universales para el acceso a una educación gratuita. Opina que proveer a los estudiantes de los medios necesarios para acceder a la educación es de vital importancia en nuestra sociedad, y si bien existen medidas que favorecen la inclusión social, es importante establecer el beneficio del boleto gratuito para todas las personas que estudian regularmente, ya que es una medida de inclusión social que asegura y promueve la educación.
Revelando una posición inequívoca ante el desafío de ampliar derechos, dice Rovira que “tampoco se debe olvidar que la demanda de un boleto estudiantil gratuito es un reclamo histórico del movimiento estudiantil, que incluso costó la desaparición durante la dictadura de jóvenes estudiantes, que peleaban por el mismo en la ciudad de La Plata, en la represión que pasó a la historia como la Noche de los Lápices”