guernica-de-picasso

El preso político entre 1976 y diciembre de 1983, Aníbal Velázquez, consideró un “desatino” la comparación que hizo el diputado Bordón al compararse con las víctimas de la dictadura, cuando el jueves pasado ingresó en la Cámara de Representantes el dictamen del INADI que confirma haber perpetrado violencia de género contra su par María Losada. El jueves 12 en el recinto, comparó su posición en el banquillo de las acusados, con la ausencia de Estado de Derecho destruido por la dictadura, con los treinta mil desaparecidos y los vuelos de la muerte. “La referencia que hace Bordón –dice Velázquez-  lleva implícita un recorrido de la historia reciente de los argentinos, y vincula irresponsablemente la atroz dictadura de Videla y Martínez de Hoz con su crítica situación por haber incurrido en deslices machistas. Comparar su “problema” con los vuelos de la muerte, implica también negar que, la lucha de las mujeres, sometidas desde las profundidades de la historia, tienen progresos hacia su emancipación, indisolublemente ligados a los progresos del proceso de la democracia argentina. Con sus avances y retrocesos. Comparar el genocidio de la dictadura con su problema, es una chicana que ofende”.

 Por Aníbal Velázquez*

Posadas (lunes 16 de mayo) Cuando el equipo de Boca salió a la cancha con una vestimenta  de color índigo como forma de participación en la lucha contra la violencia de género recibió una andanada de improperios y amenazas de la Barra Brava que le impidió volver a usarla. Después de aquellas consignas de las tribunas festejando la actuación del recordado Chicho Serna: “Y pegue Chicho, pegue” es entendible esa reacción.

La anécdota futbolera nos da pie para describir lo que a nuestra interpretación sucedió en la Cámara de diputados de la provincia. El jueves entre los asuntos entrados se encontraba para su tratamiento el dictamen del INADI donde resolvía que hubo probada violencia de género por parte del diputado Germán Bordón contra su par María Losada. Todas las diputadas mujeres hicieron uso de la palabra condenando el hecho desde la perspectiva de igualdad de género y de respeto. El diputado Hugo Escalada por su parte lamentó que de Bordón no haya habido por lo menos un pedido de disculpas por el hecho.

Lejos de todo reconocimiento el diputado acusado solo optó por declamar que la Resolución  había sido recurrido por lo tanto no estaba firme, sin ninguna mención al hecho mismo. Cuando Escalada enfatiza que por encima de todo mecanismo jurídico de dilación habría que debatir sobre la violencia de género, la cosificación de la mujer, como dijo una de las diputadas, Bordón se explayó en un desatino aun mayor. Comparó esa apreciación con la dictadura militar sin Estado de Derecho, con los treinta mil desaparecidos y los vuelos de la muerte. Atónitos otros diputados y el público escuchaban tales exabruptos…”Y pegue Chicho pegue” sonaba como eco.

La banalización del mal

La expresión “banalidad del mal” fue acuñada por Hannah Arendt al estudiar la monstruosa obra de Adolf Eichmann  con su comportamiento, digamos, de ciudadano normal. La tesis de Arendt es que Eichmann fue una persona común, una especie de administrativo que toma una serie de decisiones por obediencia debida, cuyo resultado es un acto monstruoso. Según la filósofa alemana,  los asesinatos de Eichmann, uno de los más grandes artífices de la mayor masacre humana de la historia, no fueron realizados porque él fuese cruel, sino más bien por ser un burócrata dentro de un sistema basado en los actos de exterminio.

Vale la cita para señalar que para hacer paralelismos entre política e historia, las comparaciones tienen que tener algún tipo de sustento. La referencia que hace Bordón, lleva implícita un recorrido de la historia reciente de los argentinos, y vincula irresponsablemente la atroz dictadura de Videla y Martínez de Hoz con su crítica situación por haber incurrido en deslices machistas. Comparar su “problema” con los vuelos de la muerte, implica también negar que, la lucha de las mujeres, sometidas desde las profundidades de la historia, tienen progresos hacia su emancipación, indisolublemente ligados a los progresos del proceso de la democracia argentina. Con sus avances y retrocesos. Comparar el genocidio de la dictadura con su problema, es una chicana que ofende.  No tiene sentido ir al rigor histórico hacer la comparación que hizo Bordón. Aunque tema por el proceso que se le pueda iniciar, sabe, él y su partido,  que el escenario no es el mismo. Caer tan bajo en el ejercicio retórico es repudiable. Como repudiable que se tome un momento tan grave como el genocidio de la dictadura para intentar confundir. El tema es tomado con demasiada liviandad. La dictadura cometió crímenes de lesa humanidad. Y la sola posibilidad de compararlo con la situación creada por el mismo diputado Bordón, es una bajeza.  Son situaciones tan incomparables que solamente con mucha mala fe y mucho afán de confundir se puede hacer esa comparación.

La “banalización del mal” es una expresión que señala que algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos ni se preocupan por las consecuencias.

Foucault y la inconsecuencia

Como si esto fuera poco el diputado por la UCR Gustavo González con el afán de defender a su compañero del bloque, debemos recordar que ellos expulsaron a Losada y a Escalada del mismo, incurría en un error aun mayor “lo que la Renovación y sus aliados quieren es la banca de la UCR” dijo. Preso de su discurso creemos que se equivoca, él bien sabe que si el Pleno decidiera la expulsión de Bordón si correspondiere por tales hechos, sería convocado el siguiente de la lista de la UCR. Sería otro radical no un renovador el llamado a ocupar la banca.

Pero el debate, destacadas éstas anomalías, fue instructivo. Nos recordó también a Foucault, “Vigilar y Castigar” (siglo XXI): “Sin el delito que despierta en nosotros una multitud de sentimientos adormecidos y de pasiones medio extinguidas, permaneceríamos mucho más tiempo en el desorden, es decir, en la atonía”

*Secretario general de Adunam, preso político entre 1976 y 1983

Anuncios