monopolios.png

Los abusos que perpetra la empresa Telecom, tanto en la prestación del servicio como en el trato a los usuarios, en Eldorado constituyen un ejemplo concreto de los efectos negativos que generan la existencia de los monopolios. Aquí en la zona norte de Misiones no necesitamos de la teoría porque sufrimos en carne propia la deshumanización del capitalismo salvaje.

Eldorado (Jueves 16 de junio) Los ciudadanos del norte de la provincia de Misiones son rehenes de una empresa telefónica monopólica que mal atiende a sus clientes que a diario realizan los reclamos en favor de un mejor servicio.
Se trata de la empresa Telecom que cuenta con un edificio en pleno centro de Eldorado pero que no tiene atención al público. Por consiguiente los clientes de todo el Alto Paraná deben indefectiblemente depender de un teléfono ubicado a la “interperie”; es decir en la puerta de ingreso del personal técnico de la empresa.
Al comunicarse con el 112 ó 114 del otro lado del auricular un empleado o empleada que atiende desde la ciudad de Río Cuarto, provincia de Córdoba simplemente contesta que “debe esperar el tiempo que la empresa decida ocuparse de su inquietud”.
En Eldorado nadie atiende, en forma personalizada los reclamos.
Como dice el refrán para muestra basta un botón. Sólo a modo de ejemplo vale la citación de un caso. El pasado 15 de enero una cliente del servicio de Telecom negocios solicitó el traslado de una línea telefónica ubicada en el departamento “C” del primer piso al departamento “A” del tercer piso del mismo edificio ubicado en pleno centro de Eldorado. Hasta el día de hoy ese traslado no se produjo y, cuándo se hace el reclamo correspondiente, del otro lado del auricular del teléfono una empleada o empleado sólo responde “tomaremos su reclamo; debe esperar”.
Cuando el cliente le planteó que necesita contar con la línea telefónica para poder trabajar, la empleada, con poca amabilidad responde que no es un problema de ella y que los plazos de Telecom son los que Telecom se toma.
Al preguntarle si puede darle un número teléfono para hacer un reclamo más personalizado la contestación es “no estamos autorizados para darle un número de teléfono. Telecom determinó esta forma de atención y, por consiguiente debe aguardar que lo llamen para concretar la cita para la realización del trabajo técnico.
El cliente insistió pero la respuesta fue la misma. “Debe esperar”.
Al preguntarle el cliente a qué dirección puede enviar una carta documento, la contestación de la empleada de Telecom fue: no tenemos autorización para decirle cuál es la dirección legal, en todo caso búsquela por internet o por la guía telefónica.
Tras estas contestaciones el cliente golpeó la puerta de acceso a la oficina técnica de Eldorado. En principio nadie contestó. Aguardó un tiempo y al ver ingresar a un empleado de esta empresa al edificio intentó hablarle pero no tuvo respuesta.
A diario se puede ver desfilar por el mencionado teléfono a ciudadanos provenientes no solo de todos los puntos de Eldorado sino también de ciudades vecinas que buscan una respuesta a sus reclamos.