ramon-puerta-macri
Ramón Puerta y Mauricio Macri (Foto de Internet).

Lejos de una autocrítica del desastre social y económico que dejaron las políticas neoliberales de los 90, Ramón Puerta insiste en el mismo rumbo con amplio respaldo al sesgo reprivatizador del Gobierno de Cambiemos. En sintonía con la propaganda oficial, en una entrevista con Norma Traid realizada en Puerto Rico, carga contra la “herencia” al punto de afirmar que el kirchnerismo dejó un desempleo enorme, sin darse por aludido de los más de 160 mil desocupados que en seis meses generó Macri. El ex Gobernador muestra también las cartas de los estrategas políticos de diseñar una alternativa que no toque lo central del proceso de restauración neoliberal, cuando propone reconstruir el peronismo. ¿Si está todo tan bien, para qué despertar el gigante dormido? Autocrítica cero también al considerar que fue el kirchnerismo el que destruyó la representación de los dos partidos tradicionales. Se olvida del 2001 cuando la gente se los llevó a todos puestos.
Por Raúl Puentes.

Posadas (Jueves 21 de julio). Mientras el embajador argentino en España, Ramón Puerta, asegura que el kirchnerismo “dejó más de 30 por ciento de pobreza con un desempleo enorme”, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio a conocer que solo en junio hubo cerca de once mil despidos, alcanzando los 160 mil en lo que va de este año, producto de la administración Cambiemos que lidera Mauricio Macri y que justamente integra el exGobernador de Misiones.
El dato parece contradictorio. Sin embargo, Puerta se explica a sí mismo, al asegurar que lo primero que hizo en España fue abrir la Embajada para acercar inversores a la Argentina: “el tema de las inversiones, por más que parezca materialista, es un tema central porque hoy el gran problema para la Argentina es la pobreza; nos dejaron más de un treinta por ciento de pobreza con un desempleo enorme y eso se soluciona solamente con inversiones. No hay otra forma de revertir esto, hay que generar trabajo, ya que el trabajo es el que libera al hombre de la pobreza”, define, durante una entrevista realizada por la periodista Norma Traid en un restaurante de Puerto Rico, este domingo 17 de julio.
Las inversiones extranjeras, la fórmula del neoliberalismo del menemato de los 90, es la estrategia preferida del mejor alumno de aquellos años de enajenación de las empresas del Estado en mano, justamente, de grandes grupos inversores provenientes de España que poco dejaron y mucho llevaron al viejo continente.
A sólo tres meses de haber asumido como Embajador en España, Puerta ya está de vacaciones en su Apóstoles natal y habla de la falta de trabajo, producto de la gestión anterior, cuando el Gobierno del que forma parte dejó 160 mil desocupados y otros veinte mil más, suspendidos, en su gran mayoría en el sector privado, producto de la baja del consumo que afectó en gran medida a los trabajadores de frigoríficos y a los fabricantes de electrodomésticos, según indica el relevamiento de CEPA.
Puerta llegó este domingo a Misiones para descansar. Almorzó junto a su familia en un conocido restaurante rutero en inmediaciones de Puerto Rico, desde donde defendió los más de 500 años de buena relación con España, sólo interrumpida, dijo, en el período de la Independencia y en la “expropiación de Repsol”. En realidad, lo que el Embajador define como “expropiación” fue la “recuperación” por parte del Estado argentino del 51 por ciento de las acciones de la petrolera, declarados “de utilidad pública”, por la Cámara de Diputados de la Nación, en el año 2012.
Puerta celebra haber recompuesto las relaciones con España, rotas después que Argentina recuperó la petrolera privatizada por Menem unos 20 años antes: “era preocupante porque España fue, en la década del noventa, el primer inversor y ahora es el segundo inversor en la Argentina”, recordó el ex Presidente provisional, reivindicando las políticas privatistas del neoliberalismo de los 90. “La Argentina no se puede dar el lujo de perder inversores cuando hace falta trabajo, porque el trabajo es el que disminuye la pobreza, de modo que la primera etapa de mi trabajo que fue abrir la Embajada, ya está cumplido”, afirmó.
Y agrega que “la gran preocupación del presidente Mauricio Macri es conseguir inversiones no solamente de España sino de Estados Unidos o Alemania, por ejemplo; el ya visitó países muy importantes y el presidente Barack Obama estuvo en la Argentina”, analizando inversiones.

Volvieron, “no hizo falta ir a buscar a nadie”
En otras definiciones, aseguró que cuando “abrió la Embajada, quienes tienen compromiso de larga data con la Argentina se acercaron espontáneamente”, tanto empresas como sectores de la cultura, “que estaban esperando que esto vuelva a ocurrir ya que el distanciamiento no dejó contento a nadie. Volver a la normalidad fue relativamente fácil, no hizo falta ir a buscar a nadie”, dijo.
Respecto a la mirada exterior de la gestión de Macri, “no solo España sino el mundo mira a la Argentina con la alegría de saber que este país dejó de pelearse con todos y que entiende que la política exterior comienza por el buen relacionamiento. Por eso, en el frente externo, el éxito es realmente notorio”.
En cuanto a las visitas que recibió en la Embajada Argentina en España, rescató no solo a integrantes del peronismo sino también a “Margarita Stolbizer, Raúl Solmoirago, José Manuel de la Sota, Omar Perotti, Eduardo Duhalde y una larga lista de dirigentes de nuestro país”, afirmó.
En cuanto a la política “tenemos que reconstruir en la Argentina porque una de las deudas más grandes que ha dejado el anterior Gobierno es justamente la destrucción de los partidos. Hay que reconstruir el peronismo”, dijo.

rp
Ramón Puerta.
Anuncios