El presidente del bloque de diputados del Frente Renovador salió al cruce de los ataques contra la Iglesia Católica que se vienen registrando en declaraciones políticas y en los medios hegemónicos. Sostuvo, en las redes sociales, que el gobierno nacional la ataca “por ser la única capaz de encabezar los reclamos de los pobres”. El señalamiento de Roberto Chas se suma a la denuncia de una “brutal campaña contra el papa Francisco” que obispos, curas de las villas y organizaciones sociales y políticos formularon hace menos de un mes. Es el contexto además en el que insólitamente se acusó al obispo de Posadas de “amedrentar” a un fiscal.

Posadas (Lunes, 25 de julio) El diputado provincial, Roberto Chas, se sumó a las advertencias sobre la existencia de una campaña de desprestigio de la Iglesia Católica, y su doctrina social, “por ser la única capaz de encabezar los reclamos de los pobres”. En su cuenta de Facebook el 22 de este mes involucra al gobierno nacional en la campaña. Su voz cobra especial significación si se tiene en cuenta que es el presidente del bloque de la Renovación en la Cámara de Representantes.
Su denuncia se suma a la formulada hace menos de un mes por organizaciones sociales, obispos y curas villeros que en un documento afirman que “el papa Francisco es víctima de una campaña brutal de desprestigio”. No casualmente fue Reuters, una agencia de noticias extranjera, la que publicó el pronunciamiento mientras los diarios tradicionales callaban. Ese día, el 29 de junio, para “repudiar” los ataques contra el pontífice, realizaron en la Villa 21 del barrio porteño de Barracas una celebración eucarística. Coincidió con el Día del Pontífice, por lo que los organizadores llamaron a unirse en oración por las intenciones del Papa e invitaron a realizar una “reflexión madura” sobre los gestos y los mensajes de Jorge Bergoglio.

La voz del Papa
“Mientras el papa Francisco levanta su voz en un esfuerzo para preservar la vida de los más débiles y cuidar a la madre tierra, poniendo límites a tanta locura, no casualmente se ha desatado, en especial en nuestro país, una brutal campaña en su contra con ataques de todo tipo”, advirtieron las organizaciones convocantes.
“A nosotros no nos pueden venir con el verso ninguno de los que hablan mal del Papa”, advirtió el padre Pepe Di Paola
El obispo de San Isidro, Oscar Ojea, reclamó en un mensaje una lectura en clave pastoral de las palabras y gestos del Papa, al asegurar que “las interpretaciones políticas de sus actos nos llevan a perdernos en un laberinto que diluye su sentido y lo hace incomprensible”. El prelado reconoció que “a muchas personas les han parecido ciertas actitudes del Papa injustas y han sentido bronca y enojo”, por lo que propuso “una reflexión madura sobre lo que implica la misericordia que pueda ayudarlos a sintonizar el lenguaje de los gestos”. Agregó que “el papa Francisco siempre se mostró con los más humildes y es acusado por sectores conservadores, tanto religiosos como políticos. De cualquier modo, decir que el Papa empodera a los violentos es no entender en absoluto el fondo de su mensaje que es sumamente escuchado y respetado en un mundo que va intuyendo que sin misericordia es imposible la paz”, sostuvo el obispo sanisidrense.
Di Paola, el sacerdote al que Bergoglio protegió luego de que fuera amenazado de muerte por grupos narcos, denunció también que hay “en algunos medios poderosos de comunicación, una especie de campaña contra el papa Francisco”.
“A nosotros no nos pueden venir con un verso ninguno de los que hoy hablan mal del papa Francisco”, aseveró, y agregó: “Nosotros lo sabemos, pero el pueblo también lo sabe. Porque el pueblo se siente totalmente ligado a sus opciones, a sus invitaciones, a sus signos, a sus gestos, que nada tienen que ver con el individualismo, con el egoísmo que pregonan sus enemigos”.
Desde otras agrupaciones políticas ligadas a la doctrina social de la Iglesia, se advierte que así como los Kirchner entendían como desestabilizadoras las observaciones y la prédica social del Cardenal Bergolgio, hoy Macri cae en la misma simplificación. Juan Olmos, del PJ porteño revela, en ese sentido: “de mis charlas tanto con el entonces Cardenal y con el ahora Papa, me queda claro dos cosas: que no va a aflojar en el señalamiento del sufrimiento de los más débiles de la sociedad ni al sistema que los margina y que le duele la división que provocan unos y otros. Antes y ahora”

San Cayetano
El gobierno nacional ve también con preocupación la movida que se está armando para el 7 de agosto. Sostienen que es el Papa Francisco el que está organizando protestas callejeras para el día del patrono del pan y del trabajo. Ayer se anunció que el Movimiento Evita se sumará a las protestas movilizaciones contra las políticas de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri y marchará a Plaza de Mayo junto a Barrios de Pie y la Ctep, una organización que maneja un asesor directo del Sumo Pontífice.
Ese domingo los trabajadores de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, que lidera Juan Grabois, asesor del Consejo de la Justicia y la Paz del Vaticano y uno de los hombres de máxima confianza de Francisco, marcharán también junto a esas organizaciones y la Corriente, Clasista y Combativa (CCC) para reclamar mejoras en la situación laboral.

El obispo de Posadas
Este es el contexto en el que repercutió acríticamente en Posadas las imputaciones de un fiscal santafesino al obispo de Posadas, conocido por su moderación pero a la vez firmeza con la prédica del Papa en su lucha por humanizar la globalización.
Nuestro obispo fue acusado por el fiscal de amedrentar al propio fiscal en una conversación informal que el mismo fiscal solicitó. Como es palabra contra palabra, recurrimos a la agencia de noticias católica, AICA, que distribuye diariamente un servicio con información de la Iglesia en la Argentina, en Latinoamérica y en el mundo.
Se publica en el sitio el comunicado bajo el título: “El obispo de Posadas, negó haber amedrentado a un fiscal en Santa Fe”.
Texto del comunicado: “Sólo un breve dialogo casual y respetuoso con el fiscal”
“Ante una noticia proveniente de un medio de Reconquista-Santa Fe, sobre la manifestación del fiscal Rubén Martínez, quien ha expresado reiteradas veces que el día 20 de abril del corriente año, se sintió coaccionado y amedrentado por un diálogo que hemos tenido en el Tribunal de esa ciudad, manifiesto que nunca en este tiempo he contestado a algunas publicaciones de esta noticia para no entorpecer la causa y el trabajo de la Justicia. En esta ocasión lo hago porque han promovido que esta información llegue a la diócesis de Posadas.
“No es verdad que fui a los tribunales de Reconquista a hablar con el fiscal Rubén Martínez, solo fui a preguntar en donde estaba detenido el sacerdote para visitarlo, y pedir alguna información si era posible. Fue el fiscal el que salió a recibirme, y saludándome, incluso diciendo que tenía admiración por mi persona ya que fui obispo de esa diócesis por siete años, cosa que agradecí. Él se ofreció para aportarme información, obviamente manifestándole el dolor por la situación que se había generado. El diálogo fue cordial y de respeto. Me sorprendió que dos días después el fiscal dijera que lo amedrenté, cosa que no es verdad. Durante estos meses escuché amenazas sobre una supuesta denuncia que realizarían contra mi persona hecho que hasta el presente no ocurrió. Toda esta mediatización que tergiversa raramente un diálogo ocasional y respetuoso, tenido con el fiscal, no le hace bien lamentablemente a la búsqueda de la verdad, y el deseo que tenemos de apostar al camino de una justicia transparente e independiente. En treinta años de sacerdote y veintidós años de obispo, nunca he hablado con jueces o fiscales sobre una causa concreta de un acusado, para no interferir en el trabajo de la Justicia”.

Anuncios