Alex Ziegler y Luis Pastori vienen denunciando a Alfredo Schiavoni por utilizar recursos nacionales en su campaña para el Senado de la Nación. Sospechan de las ventajas que puede sacar de cargo de Coordinador del Ministerio del Interior de la Nación en la Provincia, para ganar voluntades en las Paso del año que viene. Desde su adn internista, se muestran enojados por el acceso que tiene el diputado del PRO a reuniones en la Casa Rosada en las que se evalúan obras para los municipios mientras ello levantan la mano en el Congreso.

Posadas (Martes, 26 de julio) Alex Ziegler y Luis Pastori vienen denunciando a Alfredo Schiavoni por utilizar recursos nacionales en su campaña para el Senado de la Nación. Desde su adn ucerreísta, los dos diputados nacionales interpretan y sospechan que todas las reuniones en las que participa Schiavoni son aprovechadas para ganar voluntades para las internas abiertas del año próximo. Esa impronta internista no les permite distinguir matices en la acción política y creen a todos de su condición. Sospechan del cargo de “Coordinador del Ministerio Del Interior de la Nación para la provincia de Misiones” con el que fue distinguido Schiavoni desde la Casa Rosada en la primera mitad del año. Ya en mayo, misionesplural observaba que la Coordinación obligaba al diputado del PRO a realizar un permanente equilibrio. Tanto político como institucional. Informábamos sobre una reunión de coordinadores de todas las provincias en Salón de los Escudos de la Casa Rosada con el vice ministro del Interior Sebastián García De Luca, acompañado de varios secretarios de Estado de los diferentes ministerios del gabinete de Mauricio Macri. Y que en esa reunión “se acordaron prioridades en materia de obras públicas, sobre todo en lo referente a viviendas y rutas. Los coordinadores nacionales expusieron la realidad de cada una de sus provincias a los efectos de priorizar las acciones del gobierno nacional de acuerdo a este diagnóstico”. Y destacábamos que esta facultad que el Ejecutivo Nacional le concede a un “coordinador” que no es de la fuerza política que gobierna la provincia no es clara institucionalmente ya que se mueve en los límites de las atribuciones jurisdiccionales. ¿Quién define las prioridades de inversión en las provincias?, nos preguntábamos para marcar el primer equilibrio que debe hacer Schiavoni en su práctica política. Se da por supuesto que un dirigente de su nivel se mueve en función de su propia cosmovisión de los problemas, pero al mismo tiempo debe respetar las directrices del Ejecutivo provincial. Anticipábamos cruces con los ministros de la Renovación. Lo que no se previó fue que los celos vinieran de las filas de Cambiemos.
Ziegler, que pretende ser candidato de Macri al Senado de la Nación y Pastori que se conforma con ser reelecto en Diputados, están recorriendo la provincia a contramano de las reuniones en las que participa Schiavoni. Tratan de desactivar las expectativas que despierta la cercanía del diputado del PRO con la Casa Rosada. Al más puro estilo de las internas de la UCR se dedican a descalificar al adversario. Hablan con los candidatos a intendente que perdieron el año pasado para deslizar críticas al manejo de recursos nacionales para la campaña de Schiavoni sin tener en cuenta que el diputado no maneja nada y lo máximo que puede hacer es prometer y “facturar” como gestor desde la Coordinación.
Los autoproclamados candidatos estallaron de indignación cuando el lunes 11 de este mes, Schiavoni se hizo ver, en el Salón Presidente de la Casa Rosada a la que ellos no tienen acceso. Fue en reunión de trabajo junto a los funcionarios de la Secretaria de Asuntos Municipales y sus pares coordinadores provinciales del Ministerio del Interior. El mismo diputado revelaba en las redes sociales que el objetivo de la reunión fue “trabajar en conjunto y articuladamente para llevar desde la Nación a cada uno de los municipios, recursos genuinos, financiamiento y programas para mejorar la calidad de vida de la gente en cada rincón del país”.
Para la lógica de Pastori fue la prueba de que Schiavoni correrá el año que viene como el candidato de Macri y con ventaja. Por eso, mientras se dedica a desprestigiar el hombre del PRO en voz baja para elogiarlo en público, empieza a dudar de su alianza con Ziegler quién en realidad es el verdadero adversario para ocupar una banca en el Senado.
Para colmo, Schiavoni no se queda quieto y al día siguiente, el martes 12 ya estaba de regreso en Posadas para participar de la firma de programas nacionales a ser aplicados en Posadas, el distrito de Pastori. Informó en las redes que “firmamos, junto a Aida Ayala, Secretaria de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior de la Nación, el Programa de Atención al Ciudadano para la ciudad de Posadas, con la presencia del titular del DEM, el Intendente Joaquín Losada “ Y explicaba que “este programa tiene como objetivo brindar herramientas conceptuales y prácticas para que los gobiernos locales puedan ofrecer una atención al ciudadano de calidad, que les permita estrechar el vínculo con la comunidad” Remataba con una consigna que sabe irrita a la UCR: “más gestión y recursos para nuestra provincia”.
Zielger también se sintió invadido en su territorio cuando ese mismo día Schiavoni revelaba: “hoy nos reunimos junto a Tati Lopez Vedoya con el Secretario General de UATRE Gerónimo Venegas. Hicimos hincapié en la realidad de los peones rurales en nuestra provincia, uno de los sectores laborales más necesitados y menos valorados por el gobierno provincial. El compromiso es de trabajar para que nuestro colono, pueda realmente, y de una vez por todas, tener el proyecto de vida que merece”.
En la nota del 10 de mayo recordábamos que existen antecedentes históricos, bastante recientes en Misiones para sospechar de la figuras como la del “coordinador entre la Nación y la Provincia”. Subrayábamos que el más recordado fue el gobierno paralelo que le armó, entre 1987 y 1989, desde el Ministerio de Salud y Acción Social de la nación, Cacho Barrios Arrechea a Julio Humada que gobernaba en la provincia. En forma arbitraria estableció mecanismos para que todos los recursos de la Nación llegasen a la provincia a través de “coordinadores” que, por supuesto eran todos de la UCR.
Lejos de esa pretensión, Schiavoni debía entonces hacer un equilibrio político e institucional para no irritar al gobierno provincial. El desarrollo de los acontecimientos políticos marcados por la relación colaborativa e institucional entre Macri y Passalacqua en realidad no le dan margen al diputado del PRO al armado de una estructura paralela. No hay quejas desde el gobierno a la intensa tarea que viene desplegando, por ejemplo en reuniones con intendentes y funcionarios nacionales.
Lo inesperado era que fuera denunciado desde las filas de sus aliados en Cambiemos, que además denuncian la intromisión de la vicepresidenta Gabriela Michetti en apoyo del Diputado del Pro.

Anuncios