El PRO Misiones no tiene definidos los candidatos para las legislativas de medio tiempo pero, sí ha definido que no avalará reelecciones. Aunque se quede en la provincia al frente de la delegación del Ministerio del Interior, Alfredo Schiavoni descartó así la sugerencia de intentar revalidar su banca en el Parlamento misionero. La decisión complica las pretensiones de sus amigos de la UCR

Posadas (Martes, 9 de agosto) Alfredo Schiavoni descartó hoy a nuestros cronistas toda posibilidad de volver a postularse como candidato a diputado provincial en las legislativas de medio tiempo a realizarse en octubre del año próximo. Lejos de las ansiedades de sus socios de la UCR, colgados a Cambiemos recién este año, el diputado que ejerce la vicepresidencia segunda del Parlamento misionero, sostuvo que no es tiempo de hablar de candidaturas cuando el momento socio económico exige todo el esfuerzo de la dirigencia. En breves declaraciones a este medio al término de la reunión de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, reveló que incluso no tiene definida su eventual postulación al Senado de la Nación y que puede incluso quedarse en la provincia para dedicarse full time a la delegación del Ministerio del Interior, que en el gobierno de Macri tiene a su cargo el diseño de las obras públicas. No obstante, subrayó que si bien no está definida la estrategia electoral para el año que viene sí hay convicción en el PRO de no avalar reelecciones. “Sería injusto para la dirigencia que viene trabajando”, remarcó
No dijo nada más, pero su actitud, de hablar con los pies en la tierra, envía un mensaje a sus “amigos” de la UCR, que ya se están moviendo en función de los cargos electivos. Es conocida la aspiración de Luis Pastori de repetir para diputado nacional, como de Gustavo González y Germán Bordón de permanecer en sus bancas en el Legislativo misionero.
Los ucerreístas tienen todas las fichas puestas en las primarias abiertas, que todavía son obligatorias. Los directivos, como son los que quieren continuar, están dispuestos a boicotear cualquier intento de conformar una lista de unidad. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que las mayorías no estarían dispuestas a consensuar reelecciones.
En el comité provincia siguen con atención las idas y vueltas de la reforma electoral que se está debatiendo en el Congreso nacional. Por un lado varios expertos han destruido los argumentos en contra del fraude que sostienen la boleta única electrónica. Pero es una obsesión de Macri. El Presidente sin embargo, volvió a manifestar su oposición a mantener las Paso, es decir la obligatoriedad de internas y que sean abiertas y simultáneas. Aunque el proyecto que se envió al Congreso no las elimina, el primer mandatario reiteró, la semana pasada, su mayor deseo. Hubo de expresar que “los que abrazamos con dedicación, con amor y con compromiso la carrera del servicio público tengamos la mayor cantidad de tiempo posible para resolver los problemas que tiene nuestra sociedad, con soluciones concretas. Para eso hay que concentrar las campañas. El año pasado todos vimos que casi hubo elecciones, todos los fines de semana en la Argentina, y, obviamente, el tiempo es uno, y, si vivimos de campaña, menos tiempo tenemos para trabajar por nuestra gente. Creo que hay que trabajar en concentrar el calendario electoral. En esa línea de concentrar, también se seguirá evaluando, con tiempo, si las PASO han sido un instrumento valioso o no para mejorar el sistema electoral”.
Sus socios de la UCR lo hicieron ceder en el anteproyecto, para lo cual ejercieron presiones con amagues de ruptura en la provincia de Buenos Aires y en Córdoba. En el distrito más grande del país no ven con agrado el acercamiento de la gobernadora María Vidal, a través de Ritondo, con intendentes peronistas. Nadie toma en serio sus amenazas de irse de Cambiemos. Le sucedió a Ricardo Alfonsín, presidente del comité bonaerense. Amenazó y nadie salió a contenerlo.
Es cierto que el futuro del gobierno de Macri se juega en las legislativas del año próximo y fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires. La madre de todas las batallas, como decía el emblemático Kunkel. Pero la preocupación central del macrismo en el distrito que congrega el 40% del electorado es evitar la polarización. Necesita mantener al peronismo dividido. Por un lado Sergio Massa como expresión del duhaldismo territorial, y por el otro el kirchnerismo más combativo. El peronismo unido gana lejos, según anticipan todas las encuestas. Por eso no inquieta a los estrategas del PRO que la UCR se corte sola ya que sus votantes, según dicen las mismas fuentes, ya mutaron al conservadurismo del PRO.

Anuncios