Todo el arco de representación política en el parlamento misionero dio hoy un amplio respaldo a las políticas para el desarrollo de una agricultura con agricultores. Así el espacio para debate en Comisión por el Presupuesto 2017, dejó de lado las diferencias cuando fue el turno de la Secretaría de Agricultura Familiar que preside Marta Ferreira. Incluso los diputados se mostraron dispuestos a pelear por un aumento de las partidas estimadas en 150 millones de pesos.

Posadas (Martes, 23 de agosto). Todo el arco de la representación política en el parlamento misionero dio hoy un amplio respaldo a las políticas para el desarrollo de una agricultura con agricultores. No hubo voces en disidencia cuando se sentaron a debatir en la comisión de Presupuesto las partidas estimadas para 2017 con destino a la Secretaría de Agricultura Familiar, que preside Marta Ferreira.
La convergencia de opiniones favorables a la planificación del área que este año innova con la Secretaría con rango de Ministerio tiene una profunda significación política. Cuando las políticas macroeconómicas del gobierno nacional generan el efecto, buscado o no, de la concentración del ingreso, no es poco que desde la alianza PRO-UCR, pasando por los socialdemócratas del alfonsinismo y los partidos de raigambre provincial como Trabajo y Progreso y el Agrario y Social hayan aplaudido lo que se viene haciendo y coincidan en el rumbo del plan estratégico para el sector elaborado por el gobierno provincial. Incluso, diputados de las oposiciones se mostraron dispuestos a pelear por más partidas si los 150 millones estimados para la Secretaría de Estado no fueran suficientes. Lejos quedaron los tiempos de la consigna “Misiones no es más agraria”.
Como es tradicional desde que Carlos Rovira conduce la Cámara de Representantes, los Presupuestos de Recursos y Erogaciones que elabora el Poder Ejecutivo se pone en debate en la comisión que trata legislativamente el tema, este año presidida por Marcelo Rodríguez. Todas las áreas con finalidades específicas de la Administración concurren a explicar las proyecciones de inversiones en sus sectores.
Hoy Marta Ferreira defendió su presupuesto resumiendo las acciones en los primeros ocho de su gestión y en la planificación para el año que viene, planificación que abrió la participación a todas las áreas del Estado que tengan funciones concurrentes, tanto en el agro como en la salud pública y ecología.
La apuesta a la recuperación de la agricultura familiar está en la agenda de la Renovación desde 2003 con políticas que tienen dos hilos conductores: la recuperación de la vida en las chacras y la soberanía alimentaria.
Ferreira habló de tres propósitos: el desarrollo productivo; el desarrollo territorial y la comercialización. Todo bien conocido por los misioneros.
Como dato a tener en cuenta, afirmó que existen 32 mil familias involucradas en las programas de la Secretaría contando los asentamientos periurbanos.
La Nación esconde datos
El dato puesto a consideración motivó otro episodio curioso si se lo aborda desde preconceptos ideológicos, pero que cobra otra lectura si se lo interpreta desde la defensa que hacen todos los bloques de los intereses de los misioneros.
El diputado del PRO Alfredo Schiavoni preguntó si el número de unidades productivas coincidía con los datos del El Registro Nacional de Agricultura Familiar (ReNAF), que es un instrumento básico para la ejecución de las políticas específicas dirigidas a la Agricultura Familiar. Para sorpresa de todos, la ministra Ferreira reveló que los funcionarios nacionales no socializan los datos del Registro argumentando que es un secreto de Estado. Esto despertó todo tipo de sospechas en las intenciones del ministerio de Agricultura de la Nación y agitó el fantasma del gobierno paralelo. Es decir volcar recursos desde el Estado nacional puenteando al Estado provincial, lesionando su autonomía y derecho a formular las políticas locales en contraposición a lo que se viene bregando en la prédica de diálogo que mutuamente formulan Passalacqua y Macri.
Sin embargo fue le mismo diputado del PRO el que se puso a disposición para elaborar desde la Cámara de Representantes de la Provincia un pronunciamiento que obligue a los nacionales a compartir los datos del ReNAF. “Puede haber sorpresas –comentó Ferreira- y pueden aparecer beneficiarios que no son agricultores”. Schiavoni agregó: “y puede haber agricultores que merecen el beneficio que estén afuera”.
La otra inquietud manifiesta en el debate que no fue debate, la puso sobre la superficie el diputado del alfonsinismo Hugo Escalada. Consideró que se hace necesario imponer por fuerza de ley la obligación a las cadenas de hipermercados de ofrecer en góndolas los productos del agro misionero. De contrario “las empresas que se llevan los recursos de los misioneros fuera de la provincia y no dejan más algún empleo de cajeras”.
Aníbal Vogel, que preside la comisión de Agricultura se mostró de acuerdo con lo expresado por Escalada en cuanto el perjuicio que causa el poder de oligopsonio que adquirieron los hipermercados e hizo referencia a la crisis yerbatera. Del mismo modo, Eugenio Kasalaba del MAM, que estaba entre el público que asistió a la exposición de Ferreira, coincidió en que se necesitan herramientas contundentes del Estado para corregir la gran concentración del ingreso que se está registrando en el agro misionero. “En el té, unas pocas firmas se van a quedar con todas las chacras”, denunció.

KASALABA
Eugenio Kasalaba

Los números
Las estimaciones presupuestarias para 2017 elaborada por la Secretaría de Estado de Agricultura Familiar alcanzan un total de 150 millones de pesos. Cabe subrayar que sólo 10 millones están destinados a salarios del personal, lo que significa que el grueso del dinero se destina a transferencias directas a los productores, en erogaciones de capital y al desarrollo de la economía real. Poca burocracia.

DSC03500 (Copiar)

Anuncios