Las medidas de ajuste de la economía se hacen sentir en Misiones con la caída del 40% en la inversión real estimada en obras de Servicios Públicos como redes de agua potable y cloacas, según informe de Marcelo Bacigalupi a Diputados. El año que viene está previsto aumentar estos fondos sólo 10% mientras la inflación ya supera 45%. El mismo amesetamiento fue anunciado por Ewaldo Rindfleisch en la construcción de obras civiles del Estado.

Posadas (Lunes, 29 de agosto) Las obras públicas que el Estado provincial realiza a través de la Administración Central sufrirán restricciones presupuestarias el año próximo. Tanto la Subsecretaría de Obras y Servicios como la Dirección General de Arquitectura incrementaron sus previsiones de inversiones en un 10% en términos nominales con relación a lo planificado para este año. En términos reales significa que no hay aumento sino disminución de partidas ya que la inflación estimada para 2016 se ubica arriba del 45% y la proyectada para 2017 en alrededor de 25%, siempre y cuando se cumplan las expectativas del gobierno nacional.
Los responsables de las dos áreas de Gobierno, ingeniero Marcelo Bacigalupi y arquitecto Ewaldo Rindfleisch, expusieron hoy en la Cámara de Representantes en el marco del debate por el proyecto de Presupuesto de Recursos y Erogaciones que elaboró el Poder Ejecutivo para 2017. No casualmente, los dos funcionarios iniciaron sus respectivas presentaciones haciendo especial hincapié en el contexto de ajustes del gasto público determinado por las políticas del gobierno nacional y por el proceso inflacionario desatado por los formadores de precios a pesar de la caída en el consumo.
El contexto con datos objetivos
El presidente de la Comisión que analiza el Presupuesto en el Parlamento, Juan Marcelo Rodríguez, resumió en pocas palabras los efectos que produce el ese cuadro de situación en la administración del Estado misionero para encuadrar conceptual y referencialmente el debate. Puso números objetivos para desalentar las eternas desviaciones y chicanas que aparecen en el debate y terminan distorsionando el eje de lo que se está considerando. Puntualizó:
1.En los primeros 7 meses del año Misiones recibió en términos nominales 25% más de ingresos de coparticipación federal.
2. En en el mismo período los costos e insumos de la obra pública superaron el 45%.
3.Es decir que en términos reales el Estado misionero ha perdido recursos. La Afip estimó que Misiones dejó de percibir 530 millones de pesos.
Explicó que esta pérdida de ingresos reales es consecuencia de la caída de la actividad económica, lo que genera menos recaudación impositiva.
Subejecución del 40%
Bacigalupi, que fue el primer expositor en la mañana de hoy en la Comisión, ya de entrada destacó que se han ido aplanando la realización de las obras que están previstas en el presupuesto para el presente ejercicio. Recordó que fueron planificadas en julio de 2015 para cumplir con la disposición constitucional de presentar el proyecto de presupuesto antes del 31 de julio de cada año. Después de eso cambió el gobierno, cambiaron las políticas de expansión del gasto público para promover el consumo y pleno empleo, se produjo la devaluación y se desató un proceso inflacionario que sólo se atina a controlarlo con políticas recesivas. El ingeniero Bacigalupi sin entrar en tantas consideraciones macro sólo habló de aplanamiento y admitió que la ejecución de lo programado está 40% debajo de lo previsto. Así y todo se mostró optimista en poder cumplir con los requerimientos mínimos de obras por lo que estimó en 985 millones de pesos los recursos de la Subsecretaría para 2017. La jurisdicción de Bacigalupi tiene que ver con la construcción de redes de agua potable, de cloacas, conexiones, tanques y perforaciones. Por eso está muy en contacto con las Cooperativas de Servicios de todo el territorio provincial. Tiene cifradas las esperanzas en la promesa del gobierno nacional de llegar a 2019 con el ciento por ciento de los argentinos conectados a las redes de agua potable y el 75% a las de cloacas. Aunque admitió que es un objetivo –una bala, dijo- al menos encuadra la realización de obras. En este sentido reveló la existencia de un cambio en los mecanismos de financiación de las obras. Si bien hasta el año pasado se manejaba con recursos de Rentas Generales, a partir de la orientación impuesta por el nuevo gobierno nacional, los recursos deberán ser gestionados por programas que son financiados por organismos multilaterales de crédito. Se introducen así requisitos burocráticos que, se sabe son insalvables sin la participación de consultoras y expertos. Bacigalupi mencionó al pasar que son caros. Además la nueva modalidad sólo financiará el 70% de las obras, el otro 30% deberá tener una contrapartida del Tesoro provincial.
Después de hacer un repaso pormenorizado de las obras en ejecución y las planificadas para 2017, el funcionario reveló que la orden dispuesta por el Gobernador es dar prioridad a terminar las obras iniciadas para cumplir con las empresas e indirectamente con los trabajadores.
Las preguntas de los diputados de las oposiciones aportaron poco y nada. Sólo vale la pena hacer referencia a una intervención de Walter Molina. Bacigalupi había dicho que si bien la UOCRA estimaba en 7 mil obreros desocupados, él creía que al menos eran 8 mil los puestos que se habían perdido por la caída de la actividad. El diputado de la UCR dijo que ponía en duda el dato y que le daría credibilidad a lo que en su momento informará el Indec.
Mil millones para obras civiles
El Presupuesto estimado para la Dirección General de Arquitectura asciende a 1.423 millones de pesos, un 10,2% superior al del año en ejercicio. Rindfleisch que expuso inmediatamente después de Bacigalupi destacó que 1.200 millones de esos recursos tienen origen en Rentas Generales de la Provincia, lo que le da más previsibilidad a las proyecciones.
Así como la Subsecretaría de Obras, depende del Ministerio de Hacienda y tiene a su cargo ejecutar por sí o por terceros, controlar y certificar las obras de construcciones civiles del Estado Provincial. Detalló que del monto total, el 30% está destinado a obras vinculadas a Desarrollo Social, el 12% a Salud Pública, y el 12% a Educación, que son finalidades que tienen prioridad en las demandas de los intendentes.
Rindfleisch acompañó su breve y concisa exposición con la entrega de una carpeta con todo el detalle de las obras para 2017, en las que figuran desde edificios de juzgados y municipales, obras en hospitales, la construcción de centros cívicos polideportivos, reparaciones en edificios escolares y todo tipo de obras requeridas por intendentes.
Las preguntas de los diputados, generalmente ex intendentes generalmente indagan por el estado de obras para sus municipios. Las demás no aportan al debate y los intentos de introducir dudas, especialmente por parte del diputado Germán Bordón, quedan diluidas por su desconocimiento manifiesto de las prácticas presupuestarias. Cuestionaba el presupuesto de una cancha de fútbol en Cerro Azul, obra que por demás viene siendo postergada desde hace tiempo. Esto motivó que las diputadas Leyria y Pezoa salieran en defensa de la construcción e canchas de fútbol y todo tipo de infraestructura deportivas por su profunda significación social en los municipios más chicos.

Anuncios