“La lucha por la transparencia no debe llevar al plano de la política lo que es propio del ámbito del Poder Judicial”, advirtió ayer el vicepresidente del Poder Legislativo. Lejos del mundo de la retórica que se retroalimenta a sí mismo con chicanas y frases grandilocuentes, Orlando Franco hace valer sus opiniones a fuerza de hablar sólo cuando hay algo que decir. En la reunión de la comisión de Obras Públicas, que él preside, ayer exhortó a los diputados a encuadrar los pedidos de informes respetando la división de poderes. Fue antes del tratamiento de un proyecto de la diputada Alba Nilson que intima al Gobernador. Le da quince días para que ordene a un funcionario a presentarse a la Justicia por una causa que está en proceso.

Posadas (Viernes, 9 de septiembre) “La lucha por la transparencia no debe llevar al plano de la política lo que es propio del ámbito del Poder Judicial”, advirtió ayer el vicepresidente del Poder Legislativo al abrir la reunión de la comisión que trata los asuntos vinculados a las obras y los servicios públicos. Es la comisión más numerosa de la Cámara ya que los legisladores que fueron intendentes se anotan con el propósito de pelear obras para sus pueblos. No es por eso un ámbito en el que abunden los discursos propios de los partidócratas que se enamoran de sus palabras retroalimentadas en frases grandilocuentes y respuestas ingeniosas. Por eso sorprendió ayer Orlando Franco cuando abrió la sesión de la Comisión. Lejos de ese mundo de la retórica hace valer sus opiniones a fuerza de hablar sólo cuando hay algo que decir. Es la impronta de haber pasado por el Ejecutivo. Como muchos de sus colegas diputados ex intendentes aprendieron a valorar los hechos y no se deslumbran con las abstracciones intelectuales. Hace poco, en el recinto, Darío Pietroski, otro que habla poco, dejó en ridículo a “los jarabe de pico”.

Como presidente de la Comisión Franco abrió la reunión para exhortar a los diputados a encuadrar los pedidos de informes respetando la división de poderes. Fue antes del tratamiento de un proyecto de Comunicación de la diputada Alba Nilson que, traducido no es otra cosa que una intimación al Gobernador. Le da quince días para que ordene a un funcionario a presentarse a la Justicia por una causa que está en proceso. El proyecto dice textualmente que “vería con agrado que el Poder Ejecutivo Provincial en ejercicio de sus atribuciones como jefe de la administración pública y en cumpliendo lo establecido en el artículo 79 de la Constitución de la Provincia de Misiones ejerza sin demora su indelegable obligación de intimar a que en un plazo perentorio, no mayor a quince (15) días hábiles se presenten formalmente en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de la Segunda Circunscripción Judicial a procurar vindicar procesalmente su honor en las causas que están denunciados por enriquecimiento ilícito (Expediente Nº 115068/2015), administración fraudulenta y/o malversación de fondos públicos (Expediente Nº 139835/2015), bajo pena de ser pasibles de destitución de sus cargos si no lo hicieren, los siguientes funcionarios provinciales:

1) Rindfleisch Ewaldo, DNI Nº 12.513.564, actual Director General de Arquitectura, dependiente de la Subsecretaría de Obras y Servicios Públicos 2) Rindfleisch Víctor, DNI Nº 13.281.576, asesor del Director General de Arquitectura. 3) Balsari Juan Carlos, DNI Nº 14.209.312, asesor del Director General de Arquitectura. 4) Eichelt Nori Mabel, DNI Nº 18.063.850, funcionaria de la Universidad Popular de Misiones, dependiente de la Vicegobernación”.

“El proyecto es un despropósito, un exabrupto”

La iniciativa de la diputada del PRO se fundamenta en que Rindfleisch fue denunciado penalmente en dos oportunidades en los últimos meses de su gestión como intendente de Oberá y que ambas denuncias fueron presentadas ante el Juzgado de instrucción Nº 2 de la Segunda Circunscripción Judicial, Municipio de Oberá.

El pedido de informes tuvo preferencia para su tratamiento por voto unánime en la sesión parlamentaria del jueves 1º lo que traduce la decisión política de la conducción de Carlos Rovira de dar lugar a todas las inquietudes de las oposiciones. Es un dato sustancial ya que no es habitual en el funcionamiento parlamentario, por ejemplo del Congreso Nacional, donde pedidos de informes no tienen el mismo tratamiento ya que habitualmente se los silencia y deja dormir en las comisiones.

Esta predisposición fue marcada por Franco cuando al iniciar la reunión para encuadrar la exhortación y sugerir que esos pedidos sean respetuosos y se mantengan dentro del rol que la Constitución determina para la Cámara de Representantes.

Varios fueron los diputados que respaldaron la indicación. Quizá el más categórico fue Martín Sereno, como integrante del bloque del partido Agrario y Social dijo “nosotros siempre hemos bregado por mayor transparencia, pero sinceramente este proyecto es un despropósito, que se intime así al Gobernador es un exabrupto”.

El debate por un momento se desvió de la cuestión fundamental para cuestionar la autoridad moral del PRO. Irritó que Nilson sostuviera que “la actual gestión del gobierno nacional, con un criterio de sano republicanismo, ha hecho lo que corresponde: no entrometerse ni obstaculizar el accionar de los órganos de la función judicial del Estado…”. ¡Para qué! Justo el día en que se desnudaron operaciones en contra del juez Rafecas y se conocieran las presiones sobre la Corte Suprema para que falle a favor por las tarifas de luz. Las diputadas Silvana Giménez y Noelia Leyría abundaron en contra-argumentaciones mencionando desde la intención de nombrar jueces por DNU hasta la derogación práctica, también por decreto administrativo, de una ley de medios audiovisuales elaborada en años de participación ciudadana. A su turno Héctor Escobar arremetió contra “el revanchismo” y advirtió de los riesgos que actitudes persecutorias implican para la democracia, que recordó costó sangre recuperar.

El presidente del bloque del Frente Renovador, Roberto Chas, retomó el nudo de la cuestión, al señalar que “llama poderosamente la atención que en el proyecto intente inmiscuirnos, desde el Poder Legislativo, en cuestiones que le pertenecen a la Justicia. El Poder Judicial tiene las facultades –agregó- de convocar a cualquier ciudadano que esté imputado o procesado de algún delito”. Se sumó allí a la exhortación de Franco de cuidar la división de Poderes republicanos para hacer hincapié en que los diputados no deben anticiparse a las resoluciones de los jueces porque de alguna manera implicaría una presión. “La Justicia debe tener garantizada la tranquilidad para actuar”, subrayó. Finalmente reiteró el concepto de que no es sano para la democracia llevar al plano político lo que es parte del Poder Judicial”.

A pesar de que la opinión generalizada en contra de lo pertinente del proyecto de Nilson, la Renovación no se valió de la mayoría y no lo mandó al archivo sino que lo mantiene en estudio. A la noche en el recinto, el mismo Franco pidió que también se le dé traslado a la Comisión de Asuntos Constitucionales para que continúe su tratamiento.

 

 

 

 

Foto: Raúl Echagüe

Anuncios