Puerto Rico será sede de la Primera Jornada sobre Cannabis Medicinal de Misiones y del NEA, impulsada por las Familias Usuarias (FUCAMMI), para noviembre. En paralelo, el Congreso Nacional a instancia del diputado Jorge Franco discute la despenalización del uso de productos medicinales derivados de este vegetal.

Posadas (Martes 20 de septiembre). Mientras la ciudad de Puerto Rico se prepara para ser sede de la Primera Jornada sobre Cannabis Medicinal de Misiones y del NEA, el Congreso nacional debate justamente presentado por el misionero Jorge Franco que ya disparó un fuerte cruce de opiniones antes de llegar a la Comisión de Salud de la Cámara Baja.
El proyecto del diputado nacional plantea la autorización para la producción, autocultivo, importación, consumo, comercialización, investigación y portación de cannabis con fines medicinales.
El encuentro de Puerto Rico está previsto para el 4 y 5 de noviembre de este año, en el complejo Deportivo de la ciudad y con el auspicio de la Municipalidad local y la organización de Familias Usuarias de Cannabis Medicinal de Misiones (FUCAMMI), con entrada libre y gratuita, destinadas al público en general.
El programa prevé talleres de preparación del aceite de cannabis medicinal, el relato de experiencias con esta medicina, a cargo de los usuarios y exposiciones sobre actualidad médica y científica del cannabis medicinal, proyectos regionales y una instancia de asesoramiento legal.
Las dolencias y patologías que se pueden tratar con cannabis son el cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico, HIV, Alzheimer, migraña, parkinson, artritis, anorexia, depresión, reumatismo y asma, entre otras que todavía están en etapa de investigación.
Los diferentes principios activos de la planta se denominan Cannabinoides que, en un número mayor de 60, tienen distintas funciones, algunas descubiertas, que se utilizan en el tratamiento medicinal.

El proyecto de Ley
La senadora Sandra Giménez, médica al igual que el diputado Franco, sostiene que hay que debatir sobre el uso medicinal del aceite de marihuana. Jorge Franco pretende, con el proyecto, propiciar su uso y despenalizarlo, sin restringir las investigaciones “que sean necesarias para que estos pacientes puedan llevar un mejor pasar en sus procesos de recuperación de la salud”.
En ese sentido, recuerda que son varios los países que avanzaron en esta temática y están un paso adelante “con posibilidad de brindarnos información que nos permitiría acortar algunos caminos”, sobre todo para pacientes donde el cannabis aparece como la alternativa terapéutica más conveniente”, dice Franco.
El legislador misionero sostiene que esta ley sería un avance importantísimo para la legislación argentina con impacto positivo en miles de familias que hoy no cuentan con el apoyo del Estado regulador y garante de estas prácticas que benefician su salud.

Antecedentes
El Senado argentino ya cuenta con un proyecto de Ley impulsado por Alfredo Luenzo, de Chubut,que busca la Declaración de Interés Sanitario Nacional las acciones que protejan, promuevan y mejoren la salud pública mediante la investigación y el uso científico del cannabis, con fines medicinales, en consonancia con la Legislatura de esa provincia que aprobó la Ley que suma el aceite de cannabis al vademécum de la obra social provincial para el tratamiento de personas con epilepsia, según se desprende de publicaciones periodísticas.
El proyecto del diputado Jorge Franco propone la autorización a personas o instituciones que figuren en un Registro de Control y Seguimiento a utilizar el producto, a partir de una prescripción médica, al tiempo que también impulsa el registro de usuarios, productores, comercializadores e investigadores de Cannabis con fines medicinales, y a fin de regular la plantación, cultivo, cosecha, producción, elaboración, acopio, distribución y expendio de cannabis, dice.
Al despenalizar el uso de la marihuana con fines medicinales, modifica el Artículo 15 de la Ley 23.737, que estipularía que “la tenencia o consumo de hojas de coca en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes y tampoco será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes, la tenencia y el consumo de plantas cannabis en su estado natural o cualquiera de sus derivados, destinados a la práctica medicinal y/o cuidados paliativos”.

canabis
La convocatoria para el encuentro de Puerto Rico.
Anuncios