Macri sigue apostando a la “pureza” como estrategia de acumulación política. Es la fórmula de diferenciación con lo viejo que lo llevó a la Presidencia después de ocho años de construcción desde la CABA. Por eso no cederá espacios  y apuesta a consagrar senadores del PRO en las ocho provincias que renuevan mandatos este año. No dudará en vetar las internas que excitan a sus socios menores de la UCR.En Misiones deben pagar la enorme factura de postular candidatos propios en 2015.

Posadas (Miércoles, 25 de enero)  El Presidente de la República prepara otro veto. Quizá sea el que más duela a las convicciones de sus socios menores de la UCR que dejan pasar decretos y otros avasallamientos a las instituciones con el viejo argumento de las razones de Estado en abierta contradicción con la prédica republicanista que ilustró los discursos radicales en la oposición. Deslizamientos partidarios en Misiones adelantan que Mauricio Macri dará la orden de confeccionar listas únicas para las Paso de agosto. De esa manera desactivará las internas en todos los distritos para las legislativas de octubre.  La decisión no es caprichosa.  Macri apuesta a consagrar senadores en las ocho provincias que renuevan sus tres bancas este año. Misiones está entre éstas. Ninguna tiene representación medida por el PRO. La apuesta entonces es clara, consagrar al menos ocho senadores propios  y en el mejor de los casos diez y seis si gana en todos los distritos. Se integrarían al bloque actual de seis y con catorce (al menos) el PRO sería la segunda minoría en el Senado de la Nación. La decisión es coherente con la estrategia de acumulación política del macrismo que de la nada, en pocos años lo llevó a la Presidencia de la República. Esa estrategia vive en pulsión al interior de la Alianza Cambiemos ya que el eje es la “pureza” que se defendió después de las Paso de 2015 aún a riesgo de perder el segundo puesto en las generales de octubre que lo habilitó para el ballotage.

Consciente que hiere en lo más profundo la esencia del ucerreísmo al anular las internas, Macri recibirá a los directivos de la UCR el lunes próximo en la residencia oficial de Olivos. Se analizará entonces el cuadro de situación distrito por distrito y diseños para las elecciones de octubre. La reunión fue pedida, casi implorada por Ernesto Sanz para contener a la dirigencia que viene registrando las presiones de los aspirantes a ocupar una banca en el Congreso y que en varios distritos se viene desmarcando de la orgánica. Ricardo Alfonsín, que termina su mandato en Buenos Aires, cada vez con mayor frecuencia viene haciendo pública sus críticas a las medidas que toma el gobierno nacional. Fue uno de los pocos al interior de la UCR que se pronunció críticamente por el DNU que modificó el régimen de las ART. “Estaramos frente a un acto claramente contrario al principio republicano de la división de poderes. No se dan las circunstancias graves y excepcionales que habilitan al Ejecutivo a realizar actos que son competencia exclusiva del Congreso”, declaró Ricardito. Pero al mismo tiempo censuró el silencio de otros radicales cuando subrayó que “por actos como éstos cuestionábamos severamente a la anterior gestión. Reparar el daño que había sufrido la República fue la razón de ser de Cambiemos. Nuevamente han asesorado mal al Presidente. Espero que mi partido se manifieste y se pueda rectificar el error”. Desde el comité, como no podía ser de otra manera, no se hicieron cargo de la observación de fondo y le retrucaron que se hace el malo para que lo consuelen con un lugar en las listas ya que termina su mandato en diciembre próximo.

También hay encontronazos en la CABA, donde Martín Lousteau, aunque pertenezca al gobierno de Cambiemos, rompe la Alianza y amenaza con presentarse por afuera como candidato. Su plan es posicionarse para 2019. Tiene la ilusión de haber perdido el ballotage con Rodríguez Larreta por un punto. En lugar de salir a poner paños fríos, desde el PRO hicieron fila para pegarle.  En los diarios porteños hay registro de esta pulseada. El jefe del bloque de diputados porteños del PRO, Francisco Quintana, señaló que la actitud política del economista no es constructiva y le pidió que se definiera sobre su lugar en el escenario político: “Deberá definir si es opositor o aliado”, afirmó. No fue el único, sí el más duro. El vicejefe de Gobierno de laCABA, Diego Santilli, hizo su crítica a su modo, elogiando la posibilidad de que Elisa Carrió sea la candidata del espacio en el distrito, una semana después de que su superior, Horacio Rodríguez Larreta, dijera lo mismo. Elogio con doble sentido, por otra parte, ya que en el PRO prefieren que la líder de la Coalición Cívica desista de competir en la provincia de Buenos Aires, el destino que ella presupone para este año de elecciones de medio término. “En la CABA planteamos un espacio amplio, pero ellos deberán decidir”, disparó Quintana al referirse al espacio ECO, cuyo líder es Lousteau, apoyado mayoritariamente por los dirigentes de la UCR de la Capital. Quintana se mostró disgustado al asegurar que ECO “votó en contra de proyectos que consideramos claves” para el distrito, y remató la crítica diciendo que “la actitud de Lousteau no es constructiva para la ciudad”, en declaraciones a Radio Del Plata. “Carrió es un buen ejemplo de que el PRO acepta las críticas, porque la actitud de su bloque, aun con críticas, es constructiva”, explicó el legislador. “En la Ciudad no hubo Cambiemos porque el PRO no quiso”, había dicho Lousteau el día anterior, desde Washington. Y arremetió contra Rodríguez Larreta, a quien culpó de la ausencia de la coalición en la Ciudad: “pone excusas políticas” para no incorporar a su espacio en la interna de esa fuerza. “La excusa de que nuestro bloque no vota igual que el oficialismo en la Legislatura es una excusa política que demuestra en el fondo que Larreta no quiere Cambiemos”, sostuvo entonces Lousteau.

Sanz, y como siempre desde las sombras, el misionero Enrique Nosiglia, organizaron una cumbre de ucerreístas para contener la tropa. El  24 y 25 de febrero en Villa Giardino, Córdoba, tal como informó Ámbito Financiero, alrededor de 600 dirigentes nacionales, provinciales y municipales se darán cita para definir la postura que tomará la UCR de cara al armado electoral para los comicios de octubre. Todo lo demás es relleno para la gilada. Córdoba será el lugar donde se comenzará a escuchar otra interna del radicalismo: la sucesión de Corral. Algunos sectores levantan al tucumano Cano para que se convierta en líder del partid

Aquí, en Misiones, la realidad es bastante diferente. Los directivos de la UCR no tienen el mismo aire para patalear. Llegaron tarde a Cambiemos. El error de postular candidatos propios en 2015 es una factura enorme que les demandará tiempo pagar.  Nada se consigue con la sobreactuación propia de los conversos que los lleva a justificar cualquier medida que toma Macri.  Es cierto que la renovación de las autoridades partidarias le cambia la cara al partido, pero los errores institucionales de la conducción anterior no prescriben.

Anuncios