“El Gobierno puso el pecho”. La frase no fue la expresión de un fanático renovador sino del empresario Martín Oria para elogiar el programa Ahora Escolar que banca el Estado misionero para financiar en 12 cuotas sin interés y con descuentos del 20% las compras de útiles e indumentarias escolares. Momentos antes, Carlos D´Orazi de la CCIP no dudó en afirmar que “Misiones es vanguardia” en este tipo de programas en beneficio de la capacidad de compra y de la actividad comercial.

Posadas (Viernes, 17 de febrero) El secretario de Hacienda de la Provincia, Adolfo Safrán, presentó ayer el Plan Ahora Misiones Escolar que tendrá vigencia desde el 24 de febrero hasta el 4 de marzo y ofrecerá descuentos del 20% y financiamiento hasta 12 cuotas sin intereses para compras de útiles e indumentaria escolar. Funcionará solamente con tarjetas de crédito del Banco Macro. Además lanzó una nueva etapa del Plan Ahora Misiones, que involucra a casi todos los rubros del comercio e incluye descuentos de 15 por ciento con tarjetas del Banco Macro y de 10 por ciento con plásticos del Banco Nación. El Plan Ahora Misiones Escolar una variación del programa de descuentos y financiación sin intereses que se viene desarrollando desde fines del año pasado. Está orientado a la compra de útiles, indumentaria y calzados escolares.
El programa, que curiosamente no mereció la atención central de los dos diarios posadeños, tuvo en cambio,  amplia repercusión en los sitios alternativos y en las redes sociales. También fue puesto en valor por empresarios que no dudaron en elogiar la voluntad política del gobierno provincial.
Junto a Safrán, estuvieron ayer respaldándolo en el anuncio, representantes de la Confederación Económica y de Cámaras de Comercio de Posadas y Alem.

No hay en el país un plan de este tipo

Carlos D´Orazi reveló que el Programa lo “llena de orgullo como misionero” y afirmó que “no hay en el país un plan de este tipo”. Como representante de una cadena que tiene comercios a lo largo y ancho del territorio nacional se consideró con pleno conocimiento de causa que “Misiones es vanguardista en este tipo de planes”.  Además afirmó que es superador inclusive del plan que acaba de lanzar el Banco Nación, de 50 cuotas, “porque acá el consumidor de manera instantánea posee el beneficio, y de la otra manera es una cuasi burocracia extraordinaria poder llegar a calificar para tener las 50 cuotas”.  En cambio, con el plan provincial, el consumidor tiene que tener la tarjeta del banco y automáticamente se hace acreedor del beneficio.   En contraste con la simplicidad del programa misionero, destacó que la innovación de precios transparentes “nos golpeó muchísimo porque lo único que hizo fue traer confusión al consumidor”.
En la misma sintonía se pronunció Luis Koch de la Cámara de Alem, informar que la recuperación de las ventas en diciembre y enero tuvo una caída en febrero. Responsabilizó a “la falta de claridad en las políticas nacionales de precios transparentes”. Contrastó las disposiciones nacionales con las políticas claras y de crecimiento que aplica el gobierno en la provincia. Asoció el Programa Ahora Escolar con la creación del Fondo de Crédito para la Producción, al que llamó Banco de Fomento”, que dijo viene a traer un paliativo a la producción en un contexto de dificultades en lo económico.
Más contundente fue Martín Oria de la CEM. Como si no fuera suficiente el gesto de su presencia en el anuncio del Programa, sentado al lado del ministro Safrán, tomó el micrófono para decir en forma contundente “el Gobierno puso el pecho”. Valoró el trabajo en conjunto del Estado con la actividad privada para mover la economía misionera. Los tres empresarios coincidieron en subrayar los beneficios que tiene el Programa Ahora Escolar, como lo tiene el todavía vigente Ahora Misiones. No sólo alivia con descuentos y cuotas sin interés a los consumidores, sino también respalda la actividad comercial de toda la provincia. Cuando en el orden nacional se acabaron las cuotas sin interés, aquí el Estado misionero hace un significativo esfuerzo en financiar las ventas, desde el lado empresario y las compras desde el lado popular. La medida compensa en cierta forma las asimetrías de precios con los países vecinos generadas como consecuencia del dólar planchado. Los programas promueven así el empleo y simultáneamente la capacidad de compra del salario.

 

 

 

Foto: Diario Primera Edición

Anuncios