“Intentamos que el 24 de marzo sea declarado también como Día de Memoria del Mercosur, en reconocimiento de la Política de Estado que ha llevado el país en los últimos catorce años en materia de Derechos Humanos”, dijo Cecilia Britto.

Posadas (Prensa CB). La parlamentaria misionera, Cecilia Britto, impulsa el Día de la Memoria del Mercosur, como parte de la política que promueve la difusión, concientización y protección de los Derechos Humanos. El proyecto busca instituir el día 24 de Marzo como Día de la Memoria del Mercosur en consonancia con el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.
En sus fundamentos Britto indicó que “los países que componen el bloque, al igual que otros de la región comparten la memoria colectiva del triste proceso de terrorismo de Estado donde los gobiernos militares o cívico-militares no solo buscaron instaurar un modelo económico de vaciamiento industrial y cultural, que generó pobreza y endeudamiento, sino que también procedieron a la persecución, desaparición y muerte de miles de ciudadanos”.
Asimismo la presidenta de la comisión de Ciudadanía y DDHH del Parlasur especificó que “el 24 de marzo fue instituido en la Argentina, desde 2002, como el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, en recordatorio del Proceso de Reorganización Nacional que comenzó ese día del año 1976, y dejó un saldo de 30.000 desaparecidos. Es por ello que con esta sugerencia intentamos que el 24 de marzo sea declarado también como ‘Día de Memoria del Mercosur’ en reconocimiento de la Política de Estado que ha llevado el país en los últimos catorce años en materia de Derechos Humanos”.
El Parlamento tiene pautado sesionar el próximo lunes 27 de marzo en la ciudad de Montevideo.

Antecedentes del Día Nacional de la Memoria

El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia conmemoran en Argentina las muertes de civiles producidas por la última dictadura militar, que comenzó el 24 de marzo de 1976 y culminó con la asunción del presidente Raúl Alfonsín, el 10 de diciembre de 1983.

El 2 de agosto de 2002, el Congreso de la Nación Argentina dictó la ley 25.633, que creó el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia con el fin de conmemorar a las víctimas, pero sin darle categoría de día no laborable ni feriado.
Tres años después, durante la gestión del presidente Néstor Kirchner, el mismo Poder Ejecutivo Nacional impulsó que la fecha se convierta en un día no laborable, feriado e inamovible. Algunos políticos, como Rodolfo Terragno, y referentes de los derechos humanos, como el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y organismos defensores de los derechos humanos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), se opusieron al proyecto y recalcaron la connotación festiva del carácter de feriado.
La entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner sostuvo que el feriado era positivo porque «no hay posibilidad de que ningún docente pueda ignorar el hecho». Finalmente, con el apoyo de otras organizaciones de derechos humanos como Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo, la declaración del feriado nacional se convirtió en ley con 34 votos en favor, 17 en contra y cuatro abstenciones de peronistas disidentes.
En 2017, el presidente Mauricio Macri mediante un Decreto de necesidad y urgencia (DNU), ordenó que el feriado sea movible. La decisión fue ampliamente criticada por Organismos de Derechos Humanos y de propios aliados del gobierno nacional.

Anuncios