El Frente Guasu emitió un comunicado donde expresan su postura frente a los sucesos de Asunción. Menciona que dieron un paso decisivo para evitar la proscripción de Fernando Lugo. Así, se refirieron a la actitud de los senadores pro enmienda de sesionar -en secreto. para modificar el reglamento interno como paso previo a la presentación de la Enmienda Constitucional.

 

Asunción (Sábado, 1 de abril). La Secretaría de Relaciones Internacionales del Frente Guasú, que postula a Fernando Lugo para las elecciones presidenciales, emitió un comunicado esclareciendo lo sucedido en el parlamento paraguayo. Aunque el comunicado tiene fecha del 29 y es anterior a los incendios provocados por los sectores más reaccionarios, tiene la virtud de poner blanco sobre negro lo sucedido.

El comunicado:

Un paso decisivo para evitar la proscripción de Fernando Lugo y llegar al cambio que quiere la mayoría popular del Paraguay.

El día de ayer martes 28 de marzo, en la cámara alta 25 senadores sobre 45 (amplia mayoría absoluta), incluidos 4 senadores del Frente Guasú, aprobaron por unanimidad el cambio de reglamento interno del Senado, lo que facilitaría la aprobación de un referendo constitucional que permita la reelección de todo ex Presidente, con lo cual se evitaría toda proscripción de Fernando Lugo (quien encabeza todas las encuestas de intención de votos). El oligopolio de medios de comunicación y el sector más retardatario y neoliberal del Paraguay insiste en buscar proscribir a Lugo y se opone a que la voluntad popular se exprese en referendo, como establece la Constitución y así lo entiende una amplia mayoría del Congreso.

La aprobación de las modificaciones del reglamento interno del Senado se dieron luego que la minoría neoliberal y stronista (19 senadores), lideradas por Alegre y Mario Abdo Benítez (hijo del Secretario Privado del dictador Alfredo Stroessner), se negaran a recibir el pedido de sesión extra para considerar tal cambio. La actitud de la minoría neoliberal/autoritaria fue claramente ilegal, pero fuertemente apoyada por el oligopolio mediático. Tal minoría de senadores, que no están a favor de que el pueblo se pronuncie en referendo constitucional (alzándose así contra la voluntad popular), generaron hechos de violencia incluso física, agrediendo a parlamentarios del Frente Guasú, en el recinto de sesiones del Senado. El vicepresidente segundo, Julio César Velázquez (del sector de Nicanor Duarte Frutos, el progresismo colorado), dio entrada al proyecto ante la negativa del presidente y del vice presidente primero de hacerlo, lo giró a la comisión de reglamentos y poderes, la que dictaminó su aprobación en mayoría y el pleno, con la amplia mayoría de 25 senadores, aprobó por unanimidad las modificaciones propuestas, las que allanan la aprobación del Senado al pedido de referendo constitucional que se presentaría en los próximos días con amplia mayoría, como se constató hoy, en lo que fue un paso decisivo hacia el pronunciamiento popular.

Hay que acotar que, según la Constitución Paraguay, la máxima autoridad es la voluntad popular expresada en sufragio (referendo), por lo que la pretensión de la minoría neoliberal y autoritaria de querer calificar de “inconstitucional” tal referendo popular –nada menos que la voluntad popular– no hace sino reflejar su carácter autoritario y elitista. Además, el mismo grupo hizo una grotesca maniobra en agosto, cuando fundamentaron que el referendo para enmendar la Constitución era lo más democrático y conveniente, para luego rechazar su propia propuesta sin dictamen, lo que convierte a tal acto en nulo, de nulidad insanable.

Ahora, los senadores del Frente Guasú y de otros partidos que conforman la mayoría parlamentaria en el Senado han realizado (y van a realizar) todos los pasos legalmente establecidos en el reglamento interno del Senado, presentando además un proyecto diferente al grotescamente autorechazado por los senadores minoritarios neoliberales/autoritarios, por lo que su legitimidad y legalidad es consistente. Más aun teniendo en cuenta que será el pueblo, la máxima autoridad de la República, la que decidirá si habrá o no reelección. No es casualidad que neoliberales y autoritarios quieran levantarse en contra de la voluntad popular, como ya lo hicieron en junio del 2012, protagonizando un golpe de Estado parlamentario contra Lugo y el Frente Guasú.

Hoy en Paraguay se ha derrotado al oligopolio mediático, a la oligarquía más rancia, lo que no es poca cosa. El pueblo será el que decida habilitar definitivamente a todos los ex presidentes para ser candidatos, entre ellos Fernando Lugo, a quien la mayoría de los paraguayos quieren volver a ver en la Presidencia de la República, para recuperar plenas libertades públicas, los derechos humanos socio económicos y el desarrollo de todo el país.

 

Secretaría de Relaciones Internacionales del Frente Guasú, 29 de marzo 2017

Anuncios