La presentación se realizó una tarde lluviosa en el edificio Juan Figueredo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNAM.

-Los libros digitales son el horizonte- dijo el director de Edunam -pero el libro tendrá vigencia por mucho tiempo- agregó como consuelo para todos los lectores que prefieren ediciones de papel. Darle vida al libro es presentarlo, no dejarlo olvidado en los depósitos. Por eso tal vez sea presentado en varias feria de la provincia, como pidió el autor que, habiendo nacido en Posadas, vive hace muchos años en la localidad de Puerto Rico, y eligió, a diferencia de años anteriores con otros libros, no participar esta vez de la feria de Buenos Aires.
Con la presencia del rector de la UNAM y autores como Roberto  Parodi, Evelyn Rucker, entre otros, se habló de urdimbre ficcional, de algo que deja huella, de la fusión entre una temática regional y un planteo universal. El magister Javier Figueroa agradeció al autor por dejarle ingresar como crítico literario a su obra. Remarcó, al empezar, el concepto de literatura regional, es que el autor es misionero, la prosa tiene acento misionero, la trama del libro tiene niveles y atmosfera misionera, a pesar de que los escenarios de la historia se extiendan a muchas partes del mundo. La muy interesante propuesta incluyó a un par de estudiantes e investigadores que acompañaron a Figueroa para disertar sobre la obra en cuestión. El montaje de Amanda y el sistema  le da un relieve infrecuente en la literatura regional haciendo pasar de un párrafo sobre los bandeirantes a uno en Londres con espías rusos y clubes de futbol.
Novela dura, cruda, “la paz es una tregua pasajera” dice. Y a lo largo, reflexionando, teoriza sobre el arte de la guerra. Sumando historia + literatura. Memoria del saqueo, de la conquista. Carlos Fuentes decía que los americanos somos hijos de la chingada. La Chingada es la madre violada, corresponde histórica y simbólicamente a la Malinche, la india violada por el conquistador español, Cortés.
Amanda es la hija de Ivoty y Ulrico Schmidl. Sangre guaraní y alemana. Tras la encrucijada de espías en la que se enreda, se abre un manifiesto tercermundista. Un cruce digresivo transgeneracional.
La llamada ley de la selva es la que rige hoy, donde las grandes potencias rompen el equilibrio del medio ambiente y diseñan la modalidad de los choques. Y dejan al resto,  a las comunidades perturbadas, sin agua, sin alimentos, sin sombra.
Así como en sus anteriores novelas Zapato Martínez era el héroe frente al mal, esta vuelta Amanda es la heroína de este libro que dista de ser un ensayo, pero es una novela que ensaya, que ensaya la raíz de la opresión, y excava los conflictos del planeta.

 

 

foto: visitemosmisiones

Anuncios