“Me llamo a silencio” fue la enigmática respuesta de Ramón Puerta ante los efectos que podría tener la renuncia de Susana Malcorra a la Cancillería y su designación como asesora con asiento en la Embajada en Madrid. De todos modos, la movida abre expectativas sobre su posible postulación en las parlamentarias de octubre.   Por Alejandro Fabián Spivak

Eldorado (martes 30 de mayo) La renuncia de Susana Malcorra a la Cancillería y su inmediato nombramiento de asesora con asiento en la embajada de la Argentina en Madrid abre especulaciones a dos puntas sobre el futuro de Ramón Puerta.  Fue uno nombres para sustituirla en el cargo que finalmente asumió Jorge Faurie, pero en el otro extremo el misionero podría dejar la diplomacia para volver a la arena electoral y postularse para una banca en el Congreso nacional.
Con la amabilidad y predisposición de siempre, Puerta atendió a este periodista, pero ante nuestras preguntas se limitó a decir “me llamo a silencio”. Nuestros contactos en la Casa Rosada admiten que el perfil del ex presidente es el que pretende Mauricio Macri como eje de su política exterior con un sesgo muy fuerte en lo económico.
La renuncia de Malcorra estaba a disposición del Presidente desde hace semanas aunque con fecha a cumplirse el 14 de junio. En ese lapso Macri tuvo tiempo de hacer consultas y elegir su nuevo canciller. De acuerdo con información publicada en Buenos aires, la elección de Faurie tuvo sus idas y venidas ya que los nombres de Alfonso Prat-Gay y Puerta fueron los primeros en considerarse, pero según fuentes de la Casa Rosada, ante las presiones cruzadas de adentro y fuera del Gobierno, Macri se inclinó finalmente por el perfil técnico del embajador en Francia. Diplomático de carrera, Faurie que también es de origen peronista, es embajador extraordinario y plenipotenciario desde 1998. Luego de ser vicecanciller en 2002, estuvo once años como embajador en Portugal y trabajó en la Secretaría de Coordinación y Cooperación Internacional. Pero además tiene una relación más añeja dentro del gabinete: la que lo une con el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, que también estuvo en la cancillería durante la gestión Ruckauf y que responde sin dudar al jefe de Gabinete.
Ya el año pasado había trascendido la posibilidad de que el ex gobernador de Misiones desembarcara en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero a decir verdad, cuando en más de una oportunidad se lo consultó, Puerta lo negó y fue aún más contundente. “Yo no pertenezco al Pro y no seré funcionario. Soy peronista del partido misionero Unión Popular aliado al Pro”.
Es en este contexto cobra especial significación la frase: “me llamo a silencio” como respuesta de Puerta cuando se le preguntó si la renuncia de Susana Malcorra a la Cancillería y su designación como asesora con sede en la Embajada, no estaría adelantando la posibilidad de que fuera designada como su reemplazante. Es un hecho que más allá de las cuestiones familiares, Malcorra deja la Cancillería y recala en Madrid como asesora con el rango de ministra; según lo establece el decreto presidencial.
El silencio de Puerta, que ni su entorno político ni familiar pueden descifrar, deja abierta al menos la posibilidad de su anunciada postulación en las listas de Unión Popular para ocupar nuevamente una banca en el Congreso de la Nación. Se sabe, siempre por trascendidos que se manejan aquí como certezas, que el propio Presidente le pidió que no se presente en las parlamentarias de octubre para no dividir los votos que podrían respaldar a los candidatos del PRO. Sin embargo, de acuerdo con mediciones de la opinión pública, el  núcleo duro de votos que viene acompañando a Puerta en las últimas elecciones, es muy reacio a votar a candidatos de la UCR. Como peronistas muestran disposición a respaldar a dirigentes del PRO como Humberto Schiavoni pero al mismo tiempo no muestran la misma disposición a votar por ucerreístas como Luis Pastori, pero mucho menos por los jóvenes del partido identificados por el Grupo de los 3 Concejales de Posadas. Sucede que en la construcción de una alternativa a la Renovación en la provincia, el peronismo puertista pretende liderar la conformación de una nuevo espacio.

Anuncios