Closs, Wellbach y Losada llamaron a consolidar el proyecto Renovador como expresión del misionerismo en un acto celebrado por el 35° aniversario de la Agrupación Andresito. En sintonía con el discurso del gobernador Passalacqua defendieron la gobernabilidad de Macri pero diferenciaron los proyectos. Consideran que fortalecer a la Renovación es fortalecer el federalismo.

Posadas (lunes, 5 de junio) “En octubre está en juego la soberanía provincial”, destacaron Maurice Closs y Ricardo Wellbach en un acto de la Renovación organizado por la Agrupación Andresito el sábado pasado en el Club Sarmiento de esta ciudad. El acto movido para la celebración del 35° aniversario de la Agrupación que nació en el seno de la Facultad de Ciencias Exactas y tiene como referente a Miguel Onetto se transformó en un verdadero mitín pre-electoral pensando en las parlamentarias de octubre. Dieron cuenta de ello la presencia de Maurice Closs, Ricardo Wellbach y Joaquín Losada en el acto que trascendió la memoria de las luchas universitarias en los años de la dictadura y en los inmediatos posteriores cuando desde Andresito se enfrentaba la hegemonía de Franja Morada en tiempos de Raúl Alfonsín.
Tanto Closs, como Wellbach y Losada se mostraron en sintonía con el discurso de Hugo Passalacqua que en la semana anterior, habló de los desafíos de octubre ante intendentes convocados para una capacitación sobre la utilización del Fondo Federal Solidario de la Soja.
En ese encuentro realizado en el Centro del Conocimiento, el Gobernador, según trascendió el fin de semana en los análisis políticos de los diarios de la Capital, no ocultó un fuerte contenido político a la reunión. Como revela la columna La Marcha de los Días, “comenzó, diferenciándose de Cambiemos. Dejó en claro que la administración nacional conducido por Mauricio Macri no era el Gobierno que en lo personal le hubiera gustado tener en el país, pero al haber sido electo y resultó la decisión de la ciudadanía, era necesario ponerle el hombro. Como nobleza obliga, reconoció que la Nación no le falló al gobierno provincial en cuanto a respuestas sobre diversos puntos y que ello, no fue casual, ni producto de la debilidad, sino al contrario a raíz de la fortaleza demostrada por el gobierno de la Renovación. Allí, dejaría en claro el primer mensaje a los intendentes, al sostener que en política nadie quiere a los débiles y que en dicho ámbito, se respeta al fuerte y por lo tanto, es el más fuerte quien luego pone condiciones. En esa línea, apuntó que debe ser la postura asumida desde Misiones por los intendentes de la renovación, es decir demostrando en todo momento fortaleza y coherencia, manteniendo ese camino de ser opositores al gobierno nacional. Al mismo tiempo se supo que el mandatario provincial, explicó que esa robustez, se alimenta en política con adhesiones, al sostener que no es lo mismo ganar por uno que por diez o por treinta puntos de diferencias. Es allí, donde les lanzó a los administradores comunales, el desafío presente de salir a buscar la mayor cantidad de votos, instando a “poner toda la carne al asador” porque – según argumentó- ello servirá para sostener la relación madura que se tiene con la Nación y a su vez, con el respaldo de los votos avanzar en negociaciones futuras. Valoró el respeto conseguido ante Nación sobre el proyecto misionerista, que prometió hacer lo imposible por sostenerlo, recordando que ello, permite tener de las riendas el destino buscado para Misiones”.
No es casual que también en la columna de Primera Edición se sostenga que las palabras de Passalacqua ante los intendentes tuvieron “contundentes resultados internos…que se convirtieron en definiciones y objetivos en un año electoral como el que se transita. La primera, vinculada a la relación con la gestión Macri: Debemos decir que la Nación no nos ha fallado, no es el Gobierno (nacional) que a mí me gustaría pero es el que eligió la gente, tenemos el deber de poner el hombro. Tuvimos buenos resultados con la Nación por nuestra fortaleza, no por nuestra debilidad, en política nadie quiere a los débiles, se respeta al fuerte. En la política el que pone condiciones es el más fuerte, señaló. En ese sentido, en “fortalecerse” frente a la Nación, el Gobernador también lanzó un objetivo a los alcaldes. No es lo mismo ganar por uno que por diez o por treinta. Necesitamos la mayor cantidad de votos, no nos puede satisfacer ganar. Necesitamos votos para negociar con más fuerza. Cuanto más votos uno tenga, más fuerte es para negociar cosas para los misioneros. Sacar una cantidad de votos importante hace a la calidad institucional o sostener una relación madura con la Nación. Hay que poner toda la carne al asador, nos estamos jugando la vida”, destaca el panorama del diario.
En la misma sintonía, Wellbach remarcó en el Sarmiento que en octubre está en juego “la soberanía provincial” y el proyecto Renovador de construcción de la identidad del misionero. Haciendo un paralelismo de los 35 años de la Agrupación Andresito con el proceso democrático destacó que es la primera vez que en la Argentina se viven tantos años seguidos de gobiernos constitucionales. Es el contexto en el que llamó a valorar el voto para consolidar el camino de autonomía provincial que se inició con las rupturas de la Renovación.
Por su parte Closs cerró el acto haciendo referencia al péndulo argentino entre gobiernos populares progresistas y gobiernos conservadores de derechas. Denunció que Macri está gobernando para pocos y que sus políticas benefician sólo a los sectores más concentrados. De todos modos rescató la actitud seguida por la Renovación y el gobierno de Passalacqua de defender la gobernabilidad del sistema, pero enfatizó en la necesidad de consagrar en octubre a representantes de la Renovación en el Congreso

Anuncios