“No es casual que los Estados Unidos apoye a la oposición mientras Rusia y China apoyen al gobierno de Maduro”, reflexionó aquí Cecilia Britto para contextuar la terrible oleada de violencia que vive Venezuela y denunció que el imperialismo asecha a nuestros países por los recursos naturales. Dejó claro de esta manera que no se compra la teoría de los dos demonios aunque después de una estadía en Caracas, como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos para elaborar informes, considere que la violencia no puede atribuirse a un solo sector.

Posadas (miércoles, 14 de junio) En una conferencia de prensa realizada ayer, la parlamentaria del Mercosur, Cecilia Britto, brindó detalles de la extensa agenda que desarrolló en Venezuela, en el marco de la segunda Audiencia Pública de la Comisión de DDHH y Ciudadanía del Parlamento del Mercosur, concretada la semana pasada. Explicó que dicha audiencia se lleva a cabo por una obligación que tiene la Comisión, que le toca presidir, de elaborar informes sobre los derechos humanos en los distintos países del Mercosur.
Destacó que en once meses se hicieron dos audiencias, “pero en esta oportunidad fue muy importante porque participaron todos los poderes del Estado, y fue muy rica en información; muy completa y profunda para conocer la situación. Hemos podido contar con la representación de la Asamblea Nacional, el Gobierno, la Comisión de la verdad, la Fiscal General de la República, también con asociaciones civiles, con la participación de la ciudadanía organizada, con sectores diplomáticos y con el representante del secretario general de la OEA. Precisamente ahora la comisión ya está elaborando el informe final para bajar al plenario de la próxima sesión; muy satisfechos de haber podido cumplir con esta tarea y tener hoy una mirada mucho más integral”.
Reveló que “durante la audiencia pudimos recoger muchos testimonios de víctimas; documentación de la Cancillería; el defensor del pueblo nos presentó un informe que lo vamos a evaluar cómo comisión; y también la Fiscal General de la Republica además de recibirnos nos dio su fundamentación de por qué su la convocatoria a la Constituyente. Desde la representación de Misiones, cumplimos con esta labor, en un contexto de muchísima violencia de ambos sectores; viendo a un pueblo que hoy es rehén de esa violencia, pero que está convencido de que ése no es el camino. Tienen muchas esperanzas de paz”. Adelantó en ese sentido que “desde la comisión no estamos de acuerdo con atribuir la violencia a un solo sector. Es muy preocupante que ambos sectores se atribuyan responsabilidad de la violencia unos a otros porque en el medio de esas imputaciones de violencia se encuentra un país que es víctima de esta situación”.

Cecilia Britto junto a la fiscal general de venezuela Luisa Ortega Díaz
Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de República, en reunión con los parlamentarios del Mercosur

El imperialismo y los golpes de Estado

Esta mirada objetiva de la foto, diríamos, que muestra la violencia de la oposición en la calle, “en las trancadas como le dicen ellos a los piquetes” y en la “represión desmedida del Estado”, sin embargo no deja atrapada a Britto en la teoría de los dos demonios. Es la teoría que subyace en la propaganda de los medios hegemónicos de los países centrales que reproducen en América Latina para instalar la imagen de un dictador en conflicto con los demócratas de la oposición. Pero Britto se diferencia de la trampa de la cobertura mediática que apuntala el golpismo de la oposición cuando en la charla con los periodistas dedica la mayor parte a hablar del contexto político internacional.
“No es casual que los Estados Unidos estén apoyando a la oposición mientras Rusia y China apoyen decididamente al gobierno de Maduro”, enfatizó al iniciar la conferencia para encuadrar el informe de la actuación de los parlamentarios del Sur precisamente para elaborar un informe del Parlamento sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. Consideró en ese sentido que el imperialismo sin dudas está asechando el petróleo venezolano que tiene reservas para cien años mientras que las de Medio Oriente se van agotando. Y si dice que el imperialismo asecha es que imperialismo existe y están en vigencia sus políticas. Fue cuando sostuvo que esos intereses presionan en todos nuestros países. “Los recursos naturales de América Latina están en la mira del imperialismo”, recordó para destacar que Argentina tiene la reserva de agua dulce más apetecida del mundo. Subrayó así que “debemos entender que la situación de Venezuela tiene que estar en la agenda del mundo, conscientes que puede ser cualquier país de América, porque hoy en día está más vigente que nunca el sistema imperialista, donde los más poderosos del mundo pretenden manejarlo todo”.
Estas referencias remitieron las preguntas a los golpes de Estado de los setenta en nuestra región y especialmente al Chile de Allende desestabilizado por la CIA.
¿Pero los procesos democráticos que vivimos en los últimos treinta años para no volver al escenario de los setenta tienen en las instituciones como el Parlasur avances que impidan ese retroceso? , le preguntamos.
Respondió más con un anhelo al utilizar “debemos” en lugar de “podemos”. De todos modos valorizó como avance de los procesos democráticos la integración de los pueblos latinoamericanos. “Desde el Parlasur tomamos la causa de la integración propiciando desde la unión la fortaleza de nuestros pueblos, por lo tanto no es casual que tomemos este rol, trabajando con una vocación histórica de ser parte de este proceso, buscando construir y fortalecer; velando para que se cumplan los derechos humanos” remarcó para admitir que no es casual que hay gobiernos interesados en debilitar el parlamento como foro donde se pronuncien todas las voces del pueblo latinoamericano.
Para cerrar la conferencia de prensa volvió a la situación de Venezuela para remarcar que es tan complicada que hasta la intervención del Papa Francisco fue diluida por los propios obispos, pero para remarcar que la adhesión del pueblo al chavismo es profunda. Sin medias tintas ni especulación alguna, rescató la figura de la fiscal general Luisa Ortega Díaz que, inesperadamente se opone a la Asamblea Constituyente convocada por Maduro, porque considera que tiene trayectoria profesional y política con capacidad de restablecer la paz y el cese de la violencia. Ortega Díaz, destacó la parlamentaria Britto, es cónyuge de un diputado bolivariano que acompañó a Chávez desde el golpe de 1992. Desde la Fiscalía General se opone ahora al llamado a la Constituyente argumentando que la paz no se puede alcanzar violentando las leyes y la Constitución.

Anuncios