Se creó anoche por ley el Programa de Apoyo y Seguimiento al embarazo de niñas y adolescentes con el objetivo de garantizar derechos a las madres e hijos por nacer. La iniciativa elaborada por Mario Pegoraro contó con el respaldo de toda la Cámara de Representantes que tiene en agenda un sinnúmero de proyectos con atención a esa franja etaria desde abordajes de la salud, la educación y judicial.

Posadas (viernes, 14 de julio) El parlamento misionero creó anoche por ley el Programa de Apoyo y Seguimiento al embarazo de niñas y adolescentes. Por unanimidad se votó un proyecto elaborado por Mario Pegoraro con el objetivo específico de garantizar a las madres niñas o adolescentes el conocimiento y ejercicio de sus derechos. Se reconoce así el derecho del hijo/a de madre adolescente a convivir con su madre pero además la ley se propone:
-Contribuir a que la madre pueda asumir adecuadamente y en igualdad de condiciones, sus responsabilidades y obligaciones, garantizando a la misma el ejercicio del disfrute pleno y efectivo de su condición de madre.
-Trabajar con el grupo familiar y su comunidad, para que la madre no sufra agresividad, regresión o aislamiento.
-Asegurar a la madre la no discriminación en el ámbito escolar, monitoreando la terminalidad de sus estudios.
-Promover y monitorear en forma permanente, el estado de salud de la madre y el niño.
-Diseñar y ejecutar programas educativos sobre la implicancia del embarazo adolescente y educación sexual con destino a la población escolarizada.
-Capacitar a las mamás en el conocimiento de los recursos que el Estado brinda para proteger a las mujeres de la violencia de género.
En forma general la ley establece instrumentos para abordar la problemática de la atención a las madres niñas y adolescentes, desde un marco formal, interinstitucional y multidisciplinario que también establezca un seguimiento, monitoreo y evaluación de las políticas públicas destinadas a la protección integral de las mismas. En este sentido la ley es bastante taxativa al determinar que la autoridad de Aplicación es la Vicegobernación a través del Plan Mamá articula las acciones de varios organismos oficiales.

Problema personal, familiar y social

En los fundamentos de la ley, Pegoraro señala que “las madres adolescentes son seres, que todavía están en la etapa de formación física, emocional y socio cultural se encuentran en la alternativa de dar un paso forzado hacia la madurez por encontrarse ante la obligación, nada más y nada menos, que de criar un hijo. El embarazo de niñas y adolescentes es un problema de ellas, de la familia y social ya que significa cambios biológicos, estrategias de adaptación, cuidados de la salud y muchas veces la niña o adolescente sufre el rechazo, impotencia y desvalorización es entonces cuando surge también la necesidad de la reorganización de las relaciones familiares y personales, en muchos casos en medio de presiones, necesidades económicas y contradicciones entre los valores culturales y étnicos.
“Todo esto pone en evidencia la imperiosa necesidad de abordar este tema desde un marco formal y con un enfoque multidisciplinario que defina el seguimiento, monitoreo y evaluación con políticas públicas referidas a la condición de madres o padres adolescentes, que brinden a la madre niña o adolescente una protección integral.
“El Programa se propone garantizar a las madres niñas o adolescentes el ejercicio de sus derechos especialmente aquellos que le permiten asumir plenamente las responsabilidades y obligaciones de su condición de madres”.
Y observa también Pegoraro que “el embarazo adolescente es una situación que perenniza la pobreza, agudiza la situación de subordinación de las mujeres, interrumpe los estudios y muchas veces enfrenta a las familias”, por eso la presencia del Estado con abordajes interdisciplinarios contribuirá, desde un cambio cultural, a convertir un drama en una oportunidad, siempre sin abandonar la prevención.

Anuncios