Maurice Closs aprovechó el “circo” que se armó por la cuestión del muro de Yacyretá para marcar una profunda diferencia entre la gestión de la Renovación y la de su adversario Humberto Schiavoni. “Yo hubiese querido que los anuncios sean soluciones para la vivienda, para los servicios públicos, para las rutas y los accesos y no para la deconstrución de un muro”, enfatizó hoy en una reunión con obreros de la construcción.

Posadas (Martes, 25 de julio) El anuncio de la demolición del muro de Yacyretá fue presentado como parte de la campaña de Humberto Schiavoni. Con la amplificación de Clarín se pretendió instalar como una iniciativa reparadora en las relaciones entre Posadas y Encarnación. Con la banalización del mal se utilizó la denominación “muro de la vergüenza”, como si su construcción hubiese sido una cuestión de seguridad o para ejercer un control fronterizo. Se sabe que no fue así. Nada que ver con el muro de Berlín o el muro en Texas para marcar la división entre la blanca población de los Estados Unidos y los mestizos mexicanos. La liviandad con que se utilizan las metáforas terminan diluyendo las verdaderas significaciones.
Instalado el mito, Schiavoni, bien Cambiemos, bien Durán Barba, quiso utilizarlo para la campaña. ¿Cuál es el mensaje? Se diría que el macrismo se siente hermano de los paraguayos, que Macri, Bullrich y Sanz, el de la plata de la AUH que se va por la canaleta de la droga, esos pretenden dar lecciones de hermandad latinoamericana.
Diríamos en la jerga futbolera. Le dejaron la pelota picando a Maurice Closs. Hoy, antes de ingrear a una reunión, nada menos que en la Uocra, el gremio más castigado por el ajuste y por la decisión de la gestión macrista de la Eby de no invertir ni un peso más en obras públicas.
En dialogo con la prensa, reflejado por el sitio economis, Closs dijo que no hay que caer en “cuestiones de la grieta y el circo. Hay dos problemas fundamentales antes que el muro. El primero son las asimetrías, ese es un problema, son los comercios que se están cerrando, la pérdida de empleos, los locales que se dejan de alquilar, la pérdida del valor de las propiedades. Lo segundo que hay que decir es que desde el 2003 al 2015 nosotros hicimos que la Entidad Binacional Yacyretá esté al servicio de los misioneros, se contruyeron escuelas, viviendas, la costanera más maravillosa de la Argentina, se intervino desde Candelaria a Posadas”.
Planteó que “nadie puede dudar que desde que tuvimos responsabilidades en el Gobierno Nacional pudimos lograr que los fondos de la EBY fueran ejecutados y estén para cubrir las demandas y los intereses de todos los misioneros. Hoy todos sabemos que la administración de los fondos de la Entidad son centralizados desde Buenos Aires. Yo hubiese querido que los anuncios sean soluciones para la vivienda, de soluciones para los servicios públicos, para las rutas y los accesos y no para la deconstrución de un muro. No puede ser que ahora el hecho tracendental sea el muro. No señor. Lo trascendental es resolver la cuestión fronteriza con problema de las asimetrías y en segundo lugar hay que tratar de lograr recuperar que los recursos que genera la EBY sean gastados en la zona de afectación como corresponde y como fue del 2003 al 2015” dijo concluyente.

Anuncios