La candidata de Avancemos por el alfonsinismo, María Losada, abogó por realizar convenios internacionales desde Misiones para romper el cepo que imponen las políticas porteñas al desarrollo de las provincias. Recordó el precepto constitucional que permite los acuerdos de provincias con otros países. Dijo que es una oportunidad “para Misiones ante la discapacidad del Gobierno provincial para abordar las cuestiones que la Nación no resuelve”.

Posadas (Martes, 8 de julio) La precandidata a diputada nacional por el frente Avancemos (Lista 503 A), María Losada, dijo que “Misiones debe empezar a pensar en convenios internacionales como otra vía para su desarrollo, ante la discapacidad de los gobiernos nacional y provincial”.
Losada acompaña al dirigente sindical Adolfo Velázquez, postulante al Senador de la Nación, en la lista de candidatos para las PASO que Avancemos pondrá a disposición de los misioneros el próximo 13 de agosto, en la que también figuran Gustavo Alvarenga y Lilia “Numy” Silva López.
Al ser consultada ayer en una entrevista en la emisora LT 4 acerca de las problemáticas que afronta la Provincia, la actual legisladora dijo que “es evidente que el Gobierno provincial no tiene capacidad para abordar las cuestiones que la Nación no resuelve”, y lo contrastó con la decisión de Paraguay de crear un instituto yerbatero para la exportación.
En el país vecino “están diciendo que tenemos mercado, pero necesitamos yerba; mientras, nosotros tenemos yerba pero no podríamos decir que nos falta mercado. Entonces deberíamos decirles a nuestros vecinos: hagamos un convenio y vendamos juntos al mundo”, dijo.
Para ello, Losada dijo que “es necesario empezar a pensar en convenios internacionales, como faculta la Constitución Nacional en su artículo 124, que autoriza a las provincias el desarrollo de programas de tipo regional y también con otros países”.
En ese sentido citó la potestad de los estados para “celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito público de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional”.
Sin embargo, Losada advirtió que “no lo hacemos. Por qué? Porque a veces, cuando un gobierno está desde hace mucho tiempo, se achanchan las cabezas. Mientras en la Nación, las continuas marchas y contramarchas, revelan que la sociedad ha suplantado a la política en sus decisiones”.

Anuncios