El exgobernador de Córdoba e histórico dirigente radical Eduardo César Angeloz murió este miércoles a los 85 años. Estaba internado en el Hospital Cardiológico de la capital cordobesa, en grave estado.

Posadas (Miércoles 23 de agosto). El exgobernador de Córdoba, Eduardo César Angeloz, falleció este miércoles, a los 85 años, afectado por un cuadro de salud que se fue agravando en los últimos días. Estaba internado en el Hospital Cardiológico de Córdoba.
Eduardo Angeloz fue la figura central de la política de su provincia durante el último medio siglo: se desempeñó tres veces como gobernador y fue senador nacional y candidato a la presidencia.
Si bien su tercer mandato y las acusaciones de corrupción afectaron su imagen pública, este líder radical se destacó en su provincia, desde donde tuvo proyección nacional. Sus seguidores reivindican su gestión en salud, educación y promoción social; al final de su vida, fue distinguido por José Manuel De la Sota, Juan Schiaretti y la Unión Cívica Radical de Córdoba, que lo nombró Presidente Honorario del partido.
Fue el primer gobernador de la recuperación democrática en 1983 y se mantuvo en ese cargo por dos períodos más.
Angeloz nació el 18 de octubre de 1931 en Río Tercero, en el seno de una familia radical. Desde chico se radicaron en el barrio de Nueva Córdoba, en la capital de la provincia, donde estudió y se recibió de abogado.
Fue presidente de la Juventud Radical en 1953, titular del Comité Capital en 1963 y senador provincial en ese año. En 1972 fue designado presidente del radicialismo de Córdoba, cargo que ocupó hasta años después de la recuperación democrática.
Fue senador nacional en 1973 hasta el golpe militar de 1976. Durante la dictadura, fue funcionario de la Organización de Estados Americanos (OEA).
En las elecciones del 30 de octubre de 1983, Raúl Anfonsín ganó la presidencia de la Argentina mientras que la fórmula Eduardo Angeloz-Edgardo Grosso se impuso por poco margen ante el candidato peronista Raúl Bercovich Rodríguez. De ahí en más, Angeloz construyó un fuerte liderazgo que no sólo alcanzó a su partido sino también a otros factores de poder, como la Justicia, los gremios, los empresarios, la Iglesia y sectores castrenses, entre otros.

Anuncios