Tomó Estado parlamentario el proyecto de Presupuesto para 2018. Estima recursos por 54 mil millones con distribución privilegiada a Educación, Salud y Desarrollo social con el 57%. La caída de la actividad económica afecta los ingresos pero hay una firme determinación de Passalacqua de no tomar deuda.

Posadas (Sábado, 26 de agosto) La máxima del Gobernador “el futuro de Misiones se libra en el aula” se refleja en la distribución de los recursos del Estado misionero. El proyecto de Ley del Presupuesto General de la Provincia para 2018 elaborado por Hugo Passalacqua, vuelve a privilegiar a la Educación en la distribución de las erogaciones. De un total de 54,7 mil millones de pesos previstos por el total de Recursos, se destinan a la finalidad Educación 16,7 mil millones, lo que representan 31%. Esta inversión sumada a las prevista en las áreas de Salud y Desarrollo social alcanzan casi al 57% de todos los recursos.
El proyecto de Presupuesto tiene estado parlamentario desde el jueves pasado y será sometido al debate parlamentario con la participación de 36 funcionarios responsables de las áreas que ejecutan los gastos.
En el mensaje del Gobernador que acompaña el proyecto de Ley se explicitan con claridad las tensiones que están siempre presentes en la toma de decisiones. En momentos de crisis y restricciones económicas hay menos margen para el error en la evaluación que se hace para distribuir los recursos. Después de describir el escenario económico cruzado este año por las elecciones, el gobernador Passalacqua precisa que “son las circunstancias que nos toca vivir” y en las que hay que formular un proyecto de Presupuesto “serio, responsable, cumplible, coherente con nuestro pensamiento y teniendo en cuenta las perspectivas que, se estima, presentará la economía del país en el año 2018”.

Pensamiento propio

Pero ese anclaje en la realidad no sume al proyecto de Passalacqua en un pragmatismo desideologizado. Con todas las letras subraya que la “renovación expresa claramente un sentido misionerista; no estamos encolumnados con ninguno de los partidos políticos de raigambre nacional; tenemos pensamiento propio, independiente, defendemos “los nuestro”, lo que les interesa y preocupa a los misioneros”.
Este posicionamiento, digamos autonomista, destaca Passalacqua “es conocido y respetado a nivel nacional, tanto por el Gobierno nacional, como por la oposición; con quienes tenemos relaciones de mutuo respeto y cordialidad”. No elude el interrogante que queda flotando y explica para disipar cualquier duda “siempre damos garantía de gobernabilidad; apoyamos las políticas que consideramos correctas y marcamos nuestras diferencias cuando pensamos distinto, pero siempre respetamos las reglas de la democracia”.
Agregan también los fundamentos del proyecto que desde su creación en 2003, “nuestro proyecto político siempre fue bendecido por el apoyo del pueblo y todos los días trabajamos para que los misioneros nos sigan apoyando con su voto”.
Afirma seguidamente que “estamos en los 75 municipios diariamente escuchando las necesidades y aspiraciones de la gente”. Desde esa escucha señala el objetivo del Presupuesto “es garantizar la continuidad de la normal prestación de los bienes y servicios que el Estado brinda a la comunidad; continuar ejecutando todas las políticas públicas que venimos desarrollando en salud, educación, vivienda, energía, seguridad y con la ejecución de las obras que tenemos iniciadas, honrando todos los compromisos que como Estado hemos asumido”.

Caída de la actividad económica

El objetivo de formular un proyecto de presupuesto cumplible necesariamente debe aceptar la realidad económica que para los misioneros tiene dos aspectos:
el político dado por el rumbo de las políticas macroeconómicas que se definen desde la Casa Rosada, y
el fáctico dado por la actividad de la economía, su repercusión en el empleo, en el consumo y en la recaudación.
En lo referente al modelo económico, Passalacqua se limita a describirlo como parte de una realidad inexorable, que no lo dice pero está implícita en el reconocimiento a la legitimidad del gobierno nacional consagrado por elecciones libres en 2015.
De todos, para encuadrar la formulación del Presupuesto de Misiones subraya que “es necesario tener en cuenta que hacen escasos 18 meses que nuestro país ha experimentado un cambio del gobierno nacional que planteó un profundo cambio del modelo de gestión –fundamentalmente en lo económico- que si bien está siendo valorado y muy bien considerado por las autoridades y personalidades de los principales países del mundo, aún no logra causar efectos que puedan percibirse en la economía real; todavía no logra incrementar la inversión productiva, generar empleos, aumentar el consumo de las familias, producir un crecimiento económico visible, que pueda ser sostenible en el tiempo y ser percibido en la vida diaria, aumentando el bienestar de la población”.
Lejos de negar lo que se afirma desde el gobierno nacional, admite el Gobernador que “si bien hay sectores de la economía nacional que están experimentando un importante nivel de crecimiento, como el campo; la construcción fundamentalmente la pública; la siderurgia y el sector financiero, hay sectores –subraya Passalacqua- que todavía no han logrado detener su caída para iniciar un proceso de crecimiento, tales como el textil, el lácteo entre los productos alimenticios, y principalmente las economías regionales en las cuales sus productos exportables han perdido totalmente competitividad debido a la excesiva apreciación del peso”. Hay que señalar en este sentido que el proyecto fue presentado el 31 de julio. Es decir que ya se había iniciado la corrida cambiaria que aflojó después de las elecciones del 13 de agosto.
De todos modos, el gobernador Passalacqua sostiene que la “Argentina está cara en dólares” razón por la cual nos provoca un doble daño por las asimetrías con los países vecinos. Esto más allá de otras consideraciones afecta la recaudación, es decir genera una caída en los recursos.
Explica que el descenso de la actividad económica ha provocado una disminución de los recursos provenientes de la coparticipación, tanto en 2016 como en 2017, como de los recursos que recauda la DGR.

Distribución de los Recursos

Este es el contexto que determina la toma de decisiones. Ante todo, siguiendo el principio de equilibrio fiscal, aplicado ya por Carlos Rovira desde 1999 y que instituyó como eje para la administración, principio que fue arrebatado de la ortodoxia para sustentar la presencia de un Estado de Bienestar.
La distribución porcentual de los Recursos por Finalidad está resumida en el siguiente cuadro:PRESUPUETO 2018 por finalidad CUADRO
Como destaca el Gobernador, el Presupuesto es el instrumento en el cual se plasman las políticas públicas de desarrollo económico y se servicios a la comunidad poniendo en cifras las actividades a desarrollar en todas las áreas del Estado. Por eso mismo, el diputado Juan Marcelo Rodríguez, que preside la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Representantes decidió sostener el principio democrático de poner en debate el proyecto convocando al Parlamento a los 36 responsables de las áreas del Ejecutivo que tienen firma para determinar gastos. Fue una decisión profundamente democrática ya que con las elecciones a menos de dos meses había argumentos suficientes para determinar la concurrencia limitada a los dos máximos responsables de cada columna, la de Recursos y la de Erogaciones, como hace la Nación. Además, es consciente de que habilita una tribuna que puede perder el sentido y aprovecharse para la campaña. Una fuerte apuesta a la racionalidad.

jmrodriguez
Juan Marcelo Rodríguez (Presidente de la Comisión de prespupuesto, impuestos, hacienda y asuntos económicos, de la Legislatura misionera)

 

Anuncios