Un informe técnico del presidente del Iprodha descubrió detrás de números concretos el grado de dependencia que tiene la Provincia de los recursos nacionales. A la vez de poner sobre la mesa las tensiones estructurales entre Nación y Provincia descubrió el espíritu federalista de los diputados de todas las expresiones partidarias.

Posadas (Martes, 12 de septiembre) Las tensiones que existen entre Nación y Provincia más allá del mutuo espíritu constructivo de los gobiernos quedaron hoy de manifiesto en la exposición del presidente del Iprodha en la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. Santiago Ros no tuvo pelos en la lengua para afirmar que la Nación no cumple con el envío de los recursos comprometidos para las inversiones en programas que tienen acuerdos legislativos y políticos, además de retener fondos que son de las provincias. Por eso en un diseño presupuestario hiperrealista, las proyecciones presupuestarias para 2018 se elaboraron en base a la estimación de una caída del 23,5% de los recursos de Origen Nacional para el Instituto, mientras que todo el esfuerzo recae en el Tesoro Provincial que aumenta las proyecciones de inversión en un 60,7%. Ante este cuadro de situación, con la decisión política de superar la paralización de las obras, el gobierno de la Provincia se vio obligado a tomar el primer crédito en 15 años por 400 millones de pesos y de esa manera cubrir el déficit generado por la caída de las remesas de la Nación.
Paradojalmente, Ros, que es considerado un funcionario más bien técnico, con los números que develan cosas concretas envolvió hoy su exposición de un clima político al despertar, incluso en diputados del oficialismo nacional, un espíritu federalista.
Las deudas que tienen los organismos nacionales con el Instituto generaron esa reacción, digamos misionerista, de todos, sobre las buenas noticias que anunció Ros, también desde un abordaje político. Había reconocido, que aplaudía la decisión del gobierno nacional de cambiar el paradigma de financiación de los planes de vivienda y dirigirlos a los sectores más humildes de la sociedad, es decir al 30 % de las personas que viven con ingresos por debajo de la línea de la pobreza. Son las políticas que apuntan a la entrega de lotes con los servicios básicos de cloacas y luz además de viviendas de madera de 30 metros cuadrados para atender las emergencias de esa población. Anunció Ros que cuando se terminen las obras de las 3 mil viviendas tradicionales que se destinaban a clase media, la Institución dejará de construir ese modelo de casas.presupuesto ros 2
Pero las “efectividades conducentes” como decía Yrigoyen, llevó a los diputados a poner la atención en esa tensión Nación – Provincia y las fortalezas que se tiene desde Misiones para definir sus propias políticas independientemente de las bajadas de línea de la Nación. Jorge Ratier Berrondo, que además de ser presidente del Pro Misiones se caracteriza por sus intervenciones medidas y lejos de cualquier especulación o chicanas, rescató el cambio de paradigma peguntó por las condiciones del crédito, pero a la vez se interesó en los márgenes de libertad que tendría la provincia para definir sus propias políticas de vivienda. Hugo Escalada, de Vanguardia, desocultó el matiz político de la exposición de Ros al subrayar que en el fondo lo que pone en discusión es la potestad de la provincia para definir cómo se distribuyen los recursos que siempre son escasos. Y se interesó también en las facultades que otorga el crédito para la toma de decisiones. Marcelo Rodríguez, que como presidente de la comisión se reserva habitualmente el rol de coordinador también marcó la tensión Nación – Provincia que fue el hilo conductor del informe de Ros, que hablaba de números, pero a la vez de política. Destacó el contador Rodríguez que el cuadro de situación, definido por las deudas y retenciones indebidas del gobierno nacional ya había estado presente en el informe de ayer del presidente de Vialidad Provincial y aprovechó para enviar un mensaje al subrayar que las caídas de los ingresos con origen en la Nación son compensados con esfuerzo propio de la provincia que tiene recursos gracias a la política fiscal que opera también como herramienta de distribución secundaria del ingreso.
Cuando el debate político parecía encausarse en la comunión del espíritu federalista, Ros con el arte de la diplomacia aprovechó una pregunta concreta de Darío Pietroski, un gran defensor de Almafuerte y su zona sobre el programa nacional Plan Más Cerca, que tiene un presupuesto de 45 millones de pesos para hacer una advertencia a los diputados de Cambiemos. “El Plan Más Cerca está un coma 4” contestó con una figura para enfatizar que en sus 30 años de funcionario ligado a la ejecución de obras, vio fracasar estos planes ideados por todos los gobiernos, y reiteró “todos los gobiernos” que quisieron saltear las provincias y acordar directamente obras con los municipios. Sostuvo que es imposible que desde una oficina en Buenos Aires se puedan atender las demandas de más de 2 mil municipios que hay en la Argentina.

La ilusión de 6 mil millones

Ros abundó detalladamente en los programas y en el origen de los recursos. De todos los datos preciso que dio vale destacar que el total e recursos presupuestados, en los que se incluyen programas que pueden no tener después contrapartida de recursos de la nación, como viene ocurriendo, es decir lo previsto es de 6 mil millones de pesos en números redondos. Esto representa un incremento del 7,7% para 2018 sobre lo presupuestado para este año, durante el cual se sub-ejecutó el 30% de lo previsto, alrededor de mil millones de pesos. Como otros funcionarios que pasaron por la comisión explicó que muchas veces se incluye en la ley de presupuesto un programa que después puede no tener la contrapartida de los recursos. Pero no es un ejercicio inútil sino una necesidad administrativa para poder imputar los eventuales gastos. Pero son 6 mil millones la ilusión del Iprodha. De esos recursos más de la mitad, el 57,6% son de Origen Provincial por 3.540 millones de pesos y 2.584 de Origen Nacional, que tienen una previsión menor a la de este año en 23,5%. Para sostener la inversión y un cierto grado de autonomía en el manejo de los planes la Provincia tiene pensado tomar otro crédito por 1.100 millones en el Fondo Fiduciario para la Inversión Regional.presupuesto ros 3

Anuncios