Por Ley, la provincia regulará la instalación de sistemas que controlan la velocidad. Los municipios deberán adherir a la Ley para poder montar los sistemas que van desde un radar laser hasta un lomo de burro.

Posadas (Viernes 29 de septiembre). La Legislatura provincial aprobó la ley que regulará las condiciones de instalación de los reductores de velocidades en las rutas misioneras, conocidos como Controlador Electrónico con sistema Tutor, radares tipo láser, controladores de velocidad pasivos tipo totem y lomo de burro, resaltos y lomadas.
Estos equipos que los municipios deberán solicitar autorización para instalarlos, podrán ser automáticos o manuales, fotográficos o no, fijos o móviles, siempre que se garantice que la información que proporcione no pueda ser modificada. La normativa abarca desde lomos de burro -excluyendo los tradicionales- hasta radares láser y otros instrumentos electrónicos, los que deberán ser homologados por los organismos correspondientes. La decisión fue aprobada por los diputados en la sesión de esta semana del Parlamento provincial.
Las comunas misioneras deberán adherir a la ley para ser autorizadas a instalar y utilizar sistemas de control inteligentes de infracciones. Los organismos encargados de la aplicación de la norma son el Ministerio de Gobierno y la Dirección Provincial de Vialidad.
El diputado Aníbal Vogel presentó el proyecto con el acompañamiento de sus pares Ignacio Nemeth y Carlos Rovira. El legislador explicó que es necesario “dictar normas que protejan a los ciudadanos y que tengan como efecto controlar mínimamente estas situaciones de riesgo”, y dijo también que la finalidad de la ley es unificar criterios respecto de la construcción de reductores de velocidad.
Además, afirmó que con esta medida buscan “lograr mayores medidas de seguridad tanto para peatones, como ciclistas, motociclistas y automovilistas”.
La medida busca bajar la cantidad de siniestros viales y muertes por accidentes de tránsito en las rutas de Misiones donde, entienden, la velocidad es una de las causas más frecuentes junto al consumo de bebidas alcohólicas, impericia, negligencia pero también, explicaron la propia colocación de reductores de velocidad en forma indiscriminada y sin regulación.
En ese sentido, en los fundamentos del proyecto consigna que cualquier elemento que se coloque sobre la vía de transito “debe contribuir a prevenir accidentes y minimizar los errores que puedan cometer los conductores” pero no incidir en la pérdida del control o deterioro de los vehículos.
“La colocación de los reductores de velocidad debe efectuarse a conciencia y con los estudios técnicos necesarios a los fines de que cumplan con la finalidad de reducir la velocidad y evitar accidentes”, indican.
Esta ley pretende mayores medidas de seguridad para peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas, a través de un diseño adecuado, señalización y advertencias acerca de la existencia de los reductores.

Anuncios