Gobernadores de 22 provincias firmaron hoy un pacto fiscal en la Casa Rosada que si bien determina la baja en ingresos brutos y sellos tiene compensaciones automáticas en la coparticipación. Mientras se enfatizaba que es la primer vez que un pacto de este tipo no avasalla derechos federales, Passalacqua exaltó la atmósfera de diálogo político que en sí supera el propio acuerdo y abre caminos de consensos.

Buenos Aires (Jueves, 16 de noviembre) Después de horas de febriles negociaciones los gobernadores firmaron con el Presidente de la República el Pacto Fiscal articulado a las reformas, tributaria y previsional. Si logra convertirse en ley en el Congreso, como parece previsible, modificará cuantitativamente la distribución primaria de la coparticipación federal de impuestos, pero lejos está de constituir un cambio de modelo fiscal como el que alentaba el gobierno nacional en los primeros meses de gestión cuando se hablaba del IVA provincial y otros cambios de fondo.
Los gobernadores que estuvieron reunidos por horas ayer y esta mañana, trabajaron para llegar a una redacción de un acuerdo que por un lado e mantenga en los lineamientos trazados por el gobierno nacional y el mismo tiempo no afecte recursos ni autonomía en las provincias. Por eso, después de la firma en Casa Rosada, el gobernador de Misiones exaltó la atmósfera de diálogo que se respiró en las reuniones entre provincias y nación, lo que a su criterio supera, desde un enfoque político institucional, al propio acuerdo. Más allá de los posicionamientos ideológicos, lo que se rescata en la construcción conjunta entre opositores y oficialismo.
“No somos Suecia sólo por firmar este pacto”, observa Passalacqua, pero resalta que abre un camino de consensos para trabajar por años.
Pone así la mirada más en el mediano y largo plazo porque sostiene que queda mucho por recorrer y entiende que habrá otros acuerdos, también más bilaterales. Lo concreto es que Misiones y las provincias no obstaculizan el desafío político que encarna Macri y aceptan que ahora, con la baja de impuestos los privados se convierten en protagonistas de dar empleo y mejoramiento calidad de vida de nuestra gente.
Sellar el acuerdo demandó intensas negociaciones aunque en una sintonía ajena a la lógica del toma y daca, según palabras de los propios funcionarios nacionales, Marcos Peña, Rogelio Frigerio y Nicolás Dujovne, que hoy, después de la Cumbre de los gobernadores con el Presidente, dieron una conferencia de prensa junto a Hugo Passalacqua, Gerardo Morales y Rosana Bertone.
La gobernadora de Tierra del Fuego resumió el ánimo de los gobernadores en forma contundente: “el acuerdo es un logro. Es la primera vez que sentimos que no perdemos ante un pacto, muchas veces resignamos recursos y federalismo” Computó como valor la unanimidad del respaldo y que todos pudieran firmar y el diálogo que en búsqueda de consensos como objetivo desactivó lo que a su criterio puede ser una bomba cuando tratan de acordar, peronistas, radicales, de otros signos políticos y el gobierno nacional. “Todos hemos quedado satisfechos”, remarcó.
Aparte de las explicaciones técnicas o referidas a las precisiones de las reformas, Morales como los ministros Frigerio y Dujovne, afirmaron que las provincias no pierden recursos y que tampoco ceden autonomía en la toma de decisiones a pesar del compromiso de ir reduciendo gradualmente los Ingresos Brutos, que en una primera etapa liberaría a las exportaciones.
Desde este punto vista, aunque los acuerdos están articulados con los proyectos de reforma tributaria, previsional y laboral, que están en debate en el Congreso, hay tres cuestiones centrales para la provincia:
– Reforma de la ley de impuesto a las ganancias: se eliminará el artículo 104 de la ley que creó el Fondo del Conurbano. El cambio implica que los gobernadores aceptaron la demanda de Buenos Aires a cambio de la distribución del resto de lo recaudado por Ganancias entre las provincias. De este modo Misiones se saca de encima la lápida del juicio por el Fondo que reclama Buenos Aires que a valores de hoy significaba un drenaje de 3 mil millones de pesos por año de aquí a la eternidad.
-La rebaja gradual de los Ingresos Brutos y Sellos se compensa con la coparticipación de la recaudación del Revalúo Impositivo.
-Se incluirá el financiamiento del déficit del IPS.
-Juicios: Los gobernadores accedieron a retirar las demanda s contra la Nación a cambio de compensaciones con bonos a cobrar en 10 años.
En la conferencia de prensa, el jefe de Gabinete definió el acuerdo como “histórico”. En sintonía con las apreciaciones de Passalacqua, resaltó el diálogo institucional: “es un antes y un después en nuestra democracia en materia de lo que se puede trabajar y acordar. Sin desconfianza, ni aprietes; sin látigo ni chequera”, dijo el funcionario.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, destacó que “la provincia de Buenos Aires se compromete a dar de baja el reclamo del Fondo del Conurbano Bonaerense y, como contraprestación, alcanzar un camino gradual hasta llegar a lo que dice la ley, que la provincia reciba el 10 por ciento del impuesto a las ganancias”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios