Guillermo Aicheler asumirá en EMSA portando el espíritu cooperativista como matriz de organización y funcionamiento. Llega desde la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo, que logró sanear sus cuentas. El gobernador Passalacqua le ofreció el cargo el martes, en la Residencia Oficial. Sus pasos por la política lo llevó a ser concejal y en 2007, viceintendente de Montecarlo, por un partido vecinal no renovador.

Montecarlo (Domingo, 19 de noviembre. Enviado especial). Guillermo Aicheler asumirá entre el martes y miércoles como nuevo presidente de Emsa. “El Gobernador quiere una empresa eficiente”, apuntó al revelar la charla que mantuvo el martes pasado con Hugo Passalacqua cuando en una reunión, celebrada en la Residencia Oficial, le ofreció la Presidencia de la empresa. Decidió aceptar después de tomarse toda la semana para pensar el desafío que asume.
Es presidente de la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo desde mayo pasado, aunque viene participando de las distintas comisiones directivas desde 2008 cuando el grupo “Enchufate” ganó las elecciones y luego de la intervención se hizo cargo de la entidad eléctrica de esta ciudad. Entre 1999 y 2003 fue concejal. En 2007 asumió como viceintendente, por un partido vecinal que llevó a la intendencia a la socialista Elba Ausmendi. Cargo que ejerció hasta 2011.
En una entrevista exclusiva con nuestro periodista Alejandro Spivak, realizada ayer aquí, confirmó ofrecimiento del Gobernador y se refirió a sus objetivos al frente de la entidad eléctrica provincial

-¿Usted asumirá en los próximos días cómo presidente de Emsa. ¿Qué impronta desea darle a la entidad eléctrica provincial?
-Primero debo interiorizarme de la situación en la que se encuentra Emsa. Por lo que sé su situación económica y financiera no es muy fácil, máxime la deuda que mantiene con Cammesa (se habla de unos 400 millones de pesos) y las deudas que las cooperativas mantienen con la empresa de energía provincial (se ubicaría en torno a los 300 millones de pesos). También hay una falta de inversión reconocida por el propio gobernador Hugo Passalacqua y, por tal motivo, debemos ver cómo realizamos inversiones para mejorar las líneas; postes, etcétera, porque hay zonas donde Emsa brinda el servicio que se pueden calificar como críticas. También apuesto a formar un equipo dentro de Emsa con gente de la propia organización interna, la participación del gremio y la concurrencia de los funcionarios del Gobierno que tienen responsabilidades, como la secretaría de Energía, la de Obras y Servicios Públicos y Hacienda, que pueden dar soluciones a algunos requerimientos que son urgentes. Logrando eso y encaminando, las soluciones van a ser graduales.

-¿Qué le pidió el Gobernador cuando le hizo el ofrecimiento?
-El gobernador Passalacqua me habló de lo que debería ser Emsa a futuro. Emsa es un importante ente prestador de servicios que debería cooperativizar su accionar. Estas fueron las palabras del propio Gobernador. De ahí es que surge que una persona del cooperativismo pueda acceder a la presidencia de Emsa. Deseamos que Emsa pueda estar inserta en la sociedad misionera con la aceptación que corresponde. La opinión sincera que me dio el gobernador me movió a aceptar la propuesta.

-El sindicato de Luz y Fuerza es uno de los gremios más fuertes del país. ¿Cómo plantea la relación con este gremio?
-Al igual que lo hacemos en la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo, estaré abierto al diálogo. Al sindicato de Luz y Fuerza lo voy a invitar a que forme parte de mi equipo.

-El usuario está muy sensible debido a los aumentos tarifarios que no son impuestos por Emsa sino por la Nación; pero la gente culpa a la prestataria provincial….
-Debemos estar abiertos a la comunicación. Cada uno de los aumentos debe estar bien explicado; deseo tener un contacto semanal o quincenal con la prensa. Primero deben estar los intereses de la provincia por sobre los demás. La lucha debe estar puesta en otro lado y necesitamos del fuerte acompañamiento de los legisladores nacionales por Misiones, más allá del partido al que pertenezcan; deben pensar que primero debe estar Misiones.

-Ustedes, junto a los demás integrantes del Consejo de Administración, lograron sanear la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo. Hoy no tienen deudas. El saneamiento les llevó diez años de trabajo (el grupo Enchufate al que pertenece Aicheller ingresó a la Ceml en 2008). ¿Se puede realizar el mismo proceso de saneamiento en Emsa?
-Por supuesto que sí. Cuando el grupo Enchufate recibió la Cooperativa de Montecarlo en 2008 (venía de una intervención provincial) estábamos al borde de la quiebra. No creo que Emsa esté en esa situación. Hay posibilidades de negociación porque los elementos rígidos nunca duran muchos. Además, hay muy buena voluntad de la Provincia para sacar adelante esta entidad y, esa voluntad, se debe trasladar a la Nación porque esta es la única manera de tener una entidad saneada y productiva. Si una cooperativa como la de Montecarlo no hubiera pensado hacia adentro para luego pensar hacia afuera, no hubiéramos llegado a donde estamos hoy. Se debe controlar cada peso que sale. Además la pelea es con el valor agregado de distribución. La mayoría de las cooperativas eléctricas de la provincia están con dificultades por ese tema. Tanto las cooperativas denominadas grandes como las pequeñas deben millones.

-Las cooperativas eléctricas la deben mucho dinero a Emsa (tres ejemplos: fuentes consultadas aseguraron que entre las cooperativas de Eldorado, Oberá y el Alto Uruguay, la deuda con Emsa suman unos 235 millones de pesos; de los 300 millones que la totalidad de las cooperativas le adeudan a la entidad eléctrica provincial). ¿Analizará un plan de regularización de deudas?
-Ya tuve una charla con el presidente de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Misiones (Fecem), Ángel Kuzuka; le dije que mi presencia en Emsa le tiene que dar tranquilidad porque las cooperativas son parte de la generación del servicio de energía.

-Algunos hablan de cooperativizar zonas de concesión donde brinda el servicio Emsa, como ser Iguazú y Andresito… ¿Impulsaría la creación de cooperativas eléctricas en esas zonas, por ejemplo?
-Soy cooperativista. Tengo mucha experiencia en este tema. He participado en la recuperación de cooperativas no sólo eléctricas. Si no hay convencimiento de la sociedad de que en una cooperativa todos deben tirar en forma pareja la intención puede ser buena, pero fracasa. Si Iguazú quiere formar una cooperativa deberá convencerse, primero, que no hay ningún patrón; decidir que juntos pueden; ser humildes; respetuosos; honestos y honorables.

-El pedido de conformación de cooperativas de distribución de energía en el interior se debería a que Emsa tiene un servicio muy deficiente en estas ciudades…
-Tanto Emsa como las cooperativas si logran el valor agregado de distribución; más allá de los aumentos que genere la Nación, Emsa podrá cambiar postes; instalar cables de ensamblado y limpiar líneas. El otro tema es que hubo comentarios de que algunas cooperativas pasarían a manos de Emsa; esto lo niego rotundamente.

-Más allá de los aumentos de tarifas. ¿Qué otros puntos hicieron que muchas cooperativas estén casi en la quiebra?
-Los subsidios que se otorgaron durante más de una década llevaron casi a la quiebra a las cooperativas porque no supieron generar el ámbito de responsabilidad interna de una administración donde todo debe servir para poder hacer inversiones. Montecarlo pudo hacer las inversiones necesarias en muchos casos con recursos propios. Hoy, al ser una cooperativa eficiente y saneada, los bancos nos abren las puertas para créditos, inclusive blandos. Otras cooperativas podrían hacer lo mismo, lo que sucede es que debe haber una decisión de querer sanear la cooperativa. Lo mismo sucede con Emsa.

-Insisto con la pregunta. ¿Se va a sentar a dialogar con las cooperativas que le adeudan a Emsa?
-Las deudas están en el freezer. No sé si en algún momento el Gobierno provincial o Emsa tomarán la decisión de recuperar eso fondos. Desde la Fecem creemos que cada cooperativa está en condiciones de salvarse haciendo los deberes hacia adentro. Se le debe dar la oportunidad a las cooperativas para que intenten sanear sus deudas; porque no creo en la privatización de las cooperativas porque una empresa privada lo único que le interesa es ganar dinero. Tal es el caso de lo que le sucedió a la cooperativa del Alto Uruguay que en un momento privatizó secciones y luego de un tiempo las tuvo que recuperar. Se debe seguir ayudando a esas cooperativas de parte del gobierno provincial. Desde la Fecem se está abierto al diálogo; hay pluralismo como lo hay en el gobierno provincial porque el gobernador Passalacqua sabe bien que yo no soy un hombre que llega a Emsa no con el pensamiento de un partido político sino cooperativista.

¿El objetivo es hacer que Emsa se transforme en una cooperativa?
-Yo no digo hacer que Emsa se transforme en una cooperativa. Yo lo que planteo es que su accionar sea el de una cooperativa. El gobernador Passalacqua dice a diario que se debe trabajar para estar cerca de la gente y, eso es lo que me convenció para aceptar la propuesta de ser el presidente de Emsa.

Anuncios