Economistas recomiendan a los turistas utilizar la tarjeta de débito en el exterior para garantizarse el cambio oficial en el consumo. A pesar de la libertad que existe para operar en el mercado la cotización del dólar tiene una brecha entre la oficial y el blue.

Posadas (viernes, 5 de enero). Muchos misioneros eligieron las playas del Brasil para el verano. ¿Conviene llevar dólares, tarjeta, pesos o reales?
Como ya es habitual muchos misioneros eligieron las playas del Brasil para ir a veranear. Después de la devaluación del real el año pasado y la sobrevaluación que mantiene el peso, los precios son accesibles a la clase media. Desde los años de la tablita cambiaria de Martínez de Hoz, que abarató el dólar en la Argentina, sin llegar al “deme dos” de entonces, a pesar de los ciclos económicos que en nuestro país alterna ajustes neoliberales y expansiones populistas, la sobrevaluación del peso genera asimetrías, que por un lado castigan la producción y al comercio en la Argentina pero al mismo tiempo favorece el poder de compra de los argentinos. Una de las explicaciones son los salarios calculados en dólares. En la Argentina, a partir del 1° de enero, salario mínimo es de 9.500 pesos, que al cambio oficial a 18,96 (valor a las 9:30 pizarra del Banco Nación) representa 501 dólares. En Brasil, el salario mínimo es de 290 dólares.
De todos modos, Brasil no estará tan accesible como las temporadas doradas de los 90. A los problemas argentinos hay que sumarle que con respecto al año pasado el costo de vida en Brasil está alrededor de un 20 por ciento más alto.
Tras el deslizamiento cambiario de fin de año, que llevó la cotización de 17,60 el 10 de diciembre a 19,50 el 30 de diciembre, la duda de muchos de los que se van ahora es qué moneda conviene llevar y cómo afrontar los gastos en la playa.
Las opciones son pagar con tarjeta de débito o crédito; llevar reales; llevar dólares; llevar pesos o sacar de un cajero automático en el país vecino, si es que el Banco lo permite.
A pesar de que se advierte cierta reacomodación del mercado del dólar en Argentina, después de la escalada de fin de año (los expertos dice overshooting”) las casas de cambio no acompañaron y mantienen el “blue” elevado. Cambios Mazza, aquí en Posadas, para la venta cotizaba a 19,60 pesos por dólar a la misma hora que el Banco Nación cotizaba a 18,96. Es la primera vez en la era Macri que se establece un brecha tan considerable entre ambas cotizaciones.
Es así que muchos economistas recomiendan, primero cambiar pesos por reales en la Argentina, pero lo mínimo para gastos de desplazamiento y una vez en la playa, pagar con tarjeta de débito. Explican que de esa manera se opera con el tipo de cambio del día, que se puede consultar con el banco emisor de la tarjeta (online, se ve al momento), pero no con la crédito porque el tipo de cambio será el de cierre de la factura, más adelante, y no se puede saber con exactitud su variación.
La tarjeta de débito en Brasil se puede usar prácticamente en cualquier lugar, incluso los vendedores de milo tienen posnet y es más seguro que andar con mucho efectivo.
Una advertencia para desprevenidos: en Brasil está prohibido que se lleven la tarjeta al cobrar porque en el pasado hubo casos de clonaciones; así que siempre hay que asegurarse de que la transacción se haga delante de uno.

Anuncios