“No hay que tener miedo de enfrentar el modelo neoliberal de endeudamiento que descarga todo el costo sobre los trabajadores y jubilados”, exhortó hoy desde Eldorado, el secretario general del Sindicato de la Industria de la Madera. Criticó también la apertura comercial que acusa, destruye trabajo nacional, aunque admitió que en 2017 la crisis se sintió menos gracias al Repro y subsidios que otorga el gobierno provincial.

Eldorado (Martes, 9 de enero). El secretario general del Sindicato Obrero de la Industria de la Madera de Eldorado (Soime) Aureliano Sánchez reveló hoy que el año pasado la crisis se sintió fuertemente en el sector del terciado, aunque consideró que en forma generalizada no fue tan grave como el año anterior. “No registramos tantos despidos como temíamos, hubo menos cantidad de paros y a pulmón se soportó esta crisis que comenzó en 2016”, pero subrayó que “para el gobierno nacional una vez más la variable de ajuste son los empleados y los jubilados”. El Soime tiene su sede central en Eldorado, pero abarca todo el norte de la provincia, abarcando además San Pedro y San Vicente.
El gremialista afirmó que “la mayor dificultad estuvo en las empresas de la rama del terciado y, en este marco, lo más crítico se manifestó en un establecimiento emblemático de Montecarlo, la empresa Henter ICSE SA con 156 empleados quienes con el acompañamiento de todos recibieron al programa, Repro por un año, otorgado por el Ministerio de trabajo de la Nación, así como también subsidios en monto fijo otorgado por el gobierno provincial a través del Ministerio de Trabajo y Empleo”.
“Otra empresa afectada de la misma rama, fue Coama Sudamérica SA, ubicada en Eldorado, que despidió a 80 trabajadores. También se sumó a otra empresa, que fue afectada por la desmedida importación: Tierra Roja Sociedad anónima dedicada a la fabricación de pisos de madera, despidió a 12 trabajadores (sobre un plantel de 50)y además llamó a concurso de acreedores, con lo cual los empleados quedaron trabajando sólo media jornada”.

Importación desmedida

“Todas estas medidas castigan nuevamente a los trabajadores y sus familias. Y, estos son los casos más graves que surgieron como consecuencias de la importación desmedida implementada por el gobierno nacional. Tampoco podemos dejar de mencionar que los empresarios, conjuntamente con las cámaras del sector, ante cualquier situación como las que mencionamos, lejos de buscar alternativas reducen jornadas laborales o practican despidos a bajo costo”; denunció el Secretario General del Soime.
Sánchez dijo que “por nuestra parte, estuvimos alertas y activos para resolver las emergencias y las crisis puntuales, logrando asistencias de todo tipo gracias ingentes trámites y gestiones que tuvimos que hacer ante organismo provinciales, nacionales y municipales, para paliar la situación de los trabajadores en algunas empresas conflictivas. Esto también gracias a la fluida relación que mantenemos con los funcionarios competentes de áreas claves como Ministerio de Trabajo, Desarrollo Social, Salud Pública, Educación, no tanto por nuestra insistencia sino porque hay un derecho adquirido; ya que el Soime y la Usimra tiene bien ganada la consideración pública. Esto es así porque estamos donde hay que estar colaboramos cuando hay que hacerlo, mostramos disposición y compromiso en las cuestiones sociales de todo tipo. Sabemos que no es el mejor momento, pero permanecemos atentos a casos particulares de cada trabajador y también estamos presentes en los conflictos sectoriales apenas se enciende alguna alerta naranja”.
El gremialista hizo un reconocimiento a la obra social Ospín, “que una vez más y con otra crisis económica a cuestas (reducción de jornada laboral en casi todo el país y sumado a eso los empresarios oportunistas que siempre se quedan con los aportes de los trabajadores), a pesar de todo jamás faltó la prestación médica a los trabajadores madereros y sus familias, tanto como urgencias o alta complejidad”.

La variable de ajuste

Sánchez pidió que no se le tenga miedo “al debate ni al enfrentamiento al modelo liberal que el gobierno nacional actual quiere imponer desde su reforma laboral. Lo hemos dicho hasta el cansancio, en todo momento y lugar, porque nuestro olfato nos lo estaba pre anunciando. Otra vez los trabajadores y los jubilados son la única variable de ajuste para pagar la deuda que sigue creciendo. Ese mismo mecanismo ya demostró en los años ´90 su inutilidad. Los patrones que grandes beneficios de reducción de aportes, que debían blanquear a sus obreros, no blanquearon ni regularizaron a nadie y, lejos de crear fuentes de trabajo, las empresas cerraron. Eso mismo exigen a los gobernadores que hagan en sus territorios, y estas a su vez les bajan como consigna a los municipios. Esto viene en picada y los sectores populares serán los que pagarán esa deuda. En un país normal debieran acordar con cada sector según su realidad”; consideró por último.

 

Anuncios