Sábado 13 a las 9 Hs. desde el Club Pyra Pitá de Posadas hasta el Club de Río en San Ignacio.

Si el Riachuelo es tango, y el Uruguay gualambao, sertaneijo o candombe, el Paraná es definitivamente chamamé como dice el nombre de esta propuesta que se repite por sexto año.
Encabezado por Joselo Schuap, el tradicional raid náutico que zarpará desde Posadas y pasará por el Club de Río, planea desembarcar el jueves 18 en aguas correntinas para participar de la 28va Fiesta Nacional del Chamamé.
Joselo los recibirá con un show seguido de almuerzo con todos los navegantes. Hacia la tarde, y con el Teyú Cuaré como testigo, habrá chamameceada flotante en la playa para finalizar con el regreso a Posadas en horas del atardecer.
La relación entre la música y las embarcaciones siempre fueron estrechas. Los gondoleros cantan (Como lo hace el actor Cesar “Chechy” Duarte en la obra Venecia, versión misionera); Fellini puso sopranos cantando ópera en la sala de máquinas de un barco, en su obra Y la nave va, denunciando el elitismo de esa rama del arte.
En esta experiencia lo que Schuap quiere destacar, lo que parece querer poner en primer plano protagónico es al río. Ya el arte nos regaló una obra genial con esa fórmula: Sudeste, libro de Haroldo Conti, cuyo personaje principal no es otro que el rio Paraná. El gran camino que camina.
El personaje del libro 1900 de Alessandro Baricco nunca había bajado del barco, hijo de marinero y trabajadora del crucero, no se animaba a descender y se la pasó tocando el piano en el salón de fiestas durante 25 años. Trauma contrario al de Eveline, una chica irlandesa de un cuento de James Joyce, huérfana de madre y acosada por el padre, que planea irse con su novio a vivir a Buenos Aires, pero se paraliza en el muelle y es incapaz de subir al barco.
Entre los barcos que caracterizaron a Misiones se destacan el de Victoria Aguirre con el cual llegó a Iguazú, el completamente hundido de la Héller; otros fenómenos que nunca llegaron a ser atractivos turísticos como el semi hundido en la costanera zona ex puerto; y los que sí lo fueron como el innovador Mburucuyá conection que se desplaza llevando contingentes y festejos sin alejarse mucho de Posadas y mientras navega las aguas del Paraná cercano, hace de escenografía de un programa de entrevistas; más la reciente recuperación de los ferrys abandonados. Las viejas lanchas que cruzaban a Encarnación antes del puente también son patrimonio de la memoria naval de la ciudad.
Ahora desde San Ignacio, El luchador es el nombre de la vieja embarcación de Schuap donde confluyen el músico y el río.
El Paraná es Chamamé 2018 es organizado por Joselo Schuap y Prensa Para Artistas. (PPA) y el itinerario tentativo es el siguente:

Sábado 13: Club del Río, San Ignacio
Domingo 14: Posadas desde las 17 escenario flotante al pie del monumento de Andrés Guacurarí. En caso de lluvia se pasará para el lunes o martes, “o cuando el tiempo dé tregua”.
Lunes 15: Ituzaingó, Corrientes.
Martes 16: Itá Ibaté, Corrientes
Miércoles 17: Paso de la Patria.
Jueves 18: Playa Arazaty / Fiesta Nacional del Chamamé.

En la bio de su página web dice que Joselo Schuap nació en Oberá, en 1973, trovador más popular de Misiones y es considerado un morocho de apellido alemán. Ha compartido escenario o realizado grabaciones con músicos como Raúl Barboza, León Gieco, Fontova, Luis Salinas, Mario Bofill y el sacerdote Julián Zini, entre otros. Conocido por sus canciones que relatan la vida del hombre del lugar, los personajes de la tierra, el cuidado del medio ambiente y los derechos humanos, y la defensa de la cultura popular como un bien colectivo y tan rico como la biodiversidad de la provincia de Misiones, tierra del agua de las Cataratas del Iguazú, en la triple frontera con Brasil y Paraguay.
Ferviente militante de la unión latinoamericana, a través de proyectos como “4 Banderas”, creado para reivindicar al Paraguay, tras la Guerra de la Triple Alianza, o integrando la “Orquesta del Río Infinito”, proyecto de Manuel Obregón, (ministro de cultura y juventud de Costa Rica), que navega los ríos de América Latina, buscando raíces y culturas de las orillas, y concientizando sobre el cuidado del agua. De la navegación correspondiente al río Paraná, se desprende una película de cuatro capítulos, donde Joselo Schuap conoce a Pepe Tobal, quien dirige el rodaje del documental, y luego lo convoca para filmar “La 40”, para la televisión nacional y pública de Argentina.
En la edición 2014 del Festival de Cosquín, fue premiado por su lucha y canciones relacionadas con la naturaleza, asegurándose un lugar entre las figuras más importantes de esta generación en la música popular y folclórica argentina.
En el mes de agosto de 2015, realizo la travesía “DE BERNARDO DE IRIGOYEN A USHUAIA” para actuar en el festival del chamamé del fin del mundo.

Anuncios