Organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos no quieren a la Administración para el Control de Drogas actuando en la región. Desde el Gobierno de Misiones aseguran que solo vienen a capacitar a fuerzas provinciales y federales en la lucha contra el narcotráfico.

Posadas (Sábado 10 de febrero). Fuerte rechazo de organizaciones sociales y políticas locales generó el anuncio de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que autorizaron la actuación en Misiones de fuerzas operativas de la Administración para el Control de Drogas (DEA, en su sigla en inglés), la agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos que supone la lucha contra el contrabando, el consumo de drogas y el lavado de activos en los Estados Unidos de Norteamérica.
Bullrich hizo el anuncio este viernes desde la ciudad de Washington, capital de los Estados Unidos de Norteamérica y confirmó que la base de trabajo para el nordeste argentino contra el crimen internacional y el narcotráfico estará asentada en Posadas.
De inmediato, el Espacio de Derechos Humanos conformado en Posadas repudió la autorización al comando de fuerzas especiales al que habilitarán a actuar en la región, comandados por la DEA, tal como lo anunció la ministra Patricia Bullrich.
“Sobrada evidencia en el mundo existe de la violación a los derechos humanos que estos efectivos realizan contra las poblaciones locales, amparados en distintas formas de inmunidad diplomática”, dice el comunicado que además “rechaza toda injerencia estadounidense en nuestra patria, ya que sabido es que con el argumento de controlar el crimen organizado y actividades de terrorismo, se esconde la intención colonizadora y de sometimiento que, por donde pase, viola los derechos humanos dejando excluidos, hambre, miseria y violencia”.
En el comunicado suscrito por distintas organizaciones sociales, solicitan al ministro de gobierno de Misiones, Marcelo Perez, que defina la situación con claridad, al tiempo que le reclaman “la suspensión inmediata de todo tipo de acuerdos y compromisos que faciliten la injerencia de estas fuerzas en Misiones”.
El comunicado recuerda que “Latinoamérica es zona de paz, libre de conflictos bélicos” y ratifica que no admitirán “la penetración militar del imperio en la región”. Instan también a todos los sectores de la sociedad a pronunciarse “ante este nuevo intento de militarizar la triple frontera, con absoluta ilegitimidad”.
Según una publicación del diario Clarín, la creación de este grupo no tendrá carácter permanente sino para objetivos específicos donde, a instancia de las Argentina, “buscan colaboración estadounidense para revitalizar un centro de análisis en la triple frontera (el área de frontera comprendida entre Argentina, Brasil y Paraguay) para poder determinar cuál es el alcance real del Hezbollah en esa zona”.
El Hezbollah es una organización islámica musulmana chií libanesa compuesta por un brazo político y otro paramilitar.
Bullrich anunció además que el grupo que estará integrado por la Argentina y la DEA estará asentado en Posadas, donde “entre cinco y seis analistas reunirán y analizarán información para diagramar acciones” ya que para el Gobierno argentino “es importante tener una mirada más profunda sobre lo que está ocurriendo en la triple frontera”, máxime que el país será sede, este año, del G20”, según explicó el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman.

Pérez: “sólo capacitarán; no van a actuar en la zona”

Desde Misiones, el ministro de Gobierno, Macelo Pérez, explicó que la DEA “no actuará en la provincia porque no corresponde”, y admitió que si capacitará y formará a un grupo seleccionado entre las fuerzas provinciales y federales, que combatirán el narcotráfico, con información de la DEA.
Este grupo que recibirá capacitación de la Administración para el Control de Drogas norteaméricana estará compuesto por cerca de treinta personas, integrantes de la Policía de Misiones, la Prefectura Naval Argentina y la Gendarmería Nacional.

“Rechazamos la presencia de la DEA”

“Es total nuestro repudio a esta decisión. El año pasado pedimos informes al Gobierno de Misiones para saber si conocía la posibilidad de que se instalara una base militar norteamericana en la zona y respondieron que desconocían que hubiera algún acuerdo al respecto”, dijo a través de un comunicado de prensa el diputado provincial Martín Sereno, del Partido Agrario y Social.
El legislador rechazó el anunció de la ministra Bullrich por los “resultados desastrosos que conocemos en todos los países donde intervino la DEA, organización de la que sospechamos es la principal fomentadora del narcotráfico a gran escala”, aseveró.
El comunicado precisa que tanto el Pays como el Movimiento Evita Misiones, “expresan su absoluto repudio a este avance para la soberanía argentina y misionera, que impulsa el Gobierno Nacional”.
Sereno enfatizó además que la instalación de una base militar en el país, “debe ser autorizada por el Congreso, ya que el Ejecutivo Nacional no tiene potestad para hacerlo, como pretende la cuestionada ministra de Seguridad”.
Tanto desde el Pays como desde el Movimeinto Evita, “con la instalación de esta base vislumbramos la llegada de presencia parapolicial y paramilitar que generan violencia. Creemos que va a pasar lo que sucedió en Colombia, en México, y en todos los lugares donde interviene la DEA: más violencia y mafias; por eso nuestro repudio absoluto a estas políticas de injerencia en la soberanía misionera y argentina que ejecuta el Gobierno Nacional de Cambiemos, demostrado que impulsa la entrega de nuestro país al poder político, militar y económico de Estados Unidos”, expresó Sereno.

Anuncios